Ovación

El ascenso sojero fue obra del Chaucha

El entrenador José María Bianco llevó al Nacional B a Agropecuario de Carlos Casares, club del empresario agrícola Bernardo Grobocopatel. El DT asumió apenas 5 meses atrás

Miércoles 31 de Mayo de 2017

José María Bianco atiende el celular desde la plaza de Carlos Casares. La tranquilidad que se vive en ese lugar contrasta con los interminables llamados que recibe el Chaucha desde que conquistó el torneo Federal A con Agropecuario y subió al Nacional B el último fin de semana. Cinco meses después de asumir en el club que preside su fundador, Bernardo Grobocopatel, proveniente de una familia poderosa dedicada al negocio de la soja, el entrenador consiguió un nuevo ascenso en su carrera. "Es algo inesperado por lo rápido que se dio", manifestó Bianco, que antes llevó a Tiro Federal a la primera división, en 2005, y a Guaraní Antonio Franco al Nacional B, en 2014.

   A los 55 años, el técnico rosario asumió en Agropecuario, ya clasificado para la fase 2, luego de lograr él lo mismo con Gimnasia y Tiro de Salta. Con el conjunto de Carlos Casares, avanzó al pentagonal final por el ascenso, que conquistó con 10 puntos. En la última fecha, el equipo conocido como El Sojero quedó libre y Gimnasia de Mendoza (7 unidades) no lo pudo alcanzar al perder en su visita a Gimnasia y Tiro por 1 a 0. Bianco prefirió no ver este enfrentamiento por televisión, ni enterarse de lo que sucedía hasta una vez finalizado.

   Agropecuario fue fundado en 2011 por Bernardo Grobocopatel y se convirtió en el club más joven en ascender al Nacional B. Bianco ya ingresó en su corta historia.

¿Cuáles son las sensaciones tras el ascenso?

Es algo inesperado por lo rápido que se dio. Llegué el 5 de enero. El torneo tenía fecha de inicio el 29 de enero y por todos los problemas que hubo de los futbolistas con la AFA (por los atrasos salariales) comenzó mucho tiempo después. Eso me permitió trabajar con todos los jugadores durante más tiempo. Llegamos a hacer varios amistosos, uno con la reserva de Newell's que dirige Juan Pablo

Vojvoda. Fuimos haciendo un equipo muy unido, muy fuerte. Hubo momentos en los que no lucimos futbolísticamente, pero ante las adversidades sabíamos levantarnos. En el fútbol, lo más importante es si psicológicamente estás bien. Es como en la vida, si estás bien de la cabeza podés superar cualquier obstáculo y aprovechar cualquier oportunidad que se presenta.

¿Por qué aceptaste la propuesta de Agropecuarios?

Venía de dirigir durante 29 meses en Guaraní Antonio Franco, donde ascendimos (al Nacional B), y después me fui 19 meses a Gimnasia y Tiro de Salta. Fueron 4 años lejos de mi ciudad, de Rosario, y de donde está mi familia, en Avellaneda. En ese interín de que me voy de Salta, salió la posibilidad de dirigir en Carlos Casares. Escuché al presidente, cual era su pensamiento y su proyecto, y me entusiasmó. También me convenció porque estaba cerca de Avellaneda, a 320 kilómetros, y a casi la misma distancia de Rosario. Aprovecho los fines de semana para irme a uno u otro lado.

¿Cómo seguiste el partido entre Gimnasia y Tiro y Gimnasia de Mendoza

del que dependía el ascenso

de ustedes?

Estuve en Rosario, con mi familia, y me enteré del ascenso cuando prendí el celular a las 2.10 de la tarde, cuando ya sabía que había terminado el partido. Cuando me entraron un montón de mensajes y llamados, me di cuenta de que algo había pasado. Miré una de las páginas de ascenso por internet y supe que había ganado Gimnasia y Tiro.

¿No te quisiste enterar de cuál era el resultado durante el partido por alguna razón,

por nervios o ansiedad?

Me fui de Gimnasia y Tiro con el equipo clasificado (a la fase 2) un mes antes. Conocía a los jugadores y sabía que ellos podían resolver el partido. A ese equipo lo habíamos armado para ascender. Por más que jugaron los que no venían siendo titulares, sabía que le iban a hacer fuerza porque estaban todos en un mismo nivel. Por eso decidí no mirarlo y esperar el resultado. Después sí, lo pude ver tranquilo y me dio una satisfacción muy grande la alegría que me dieron esos jugadores con los que compartimos 19 meses.

Tenés una trayectoria extensa, pasaste por varios clubes y lograste ascensos ¿Representa algo en particular el

que conseguiste ahora?

Como entrenador vale muchísimo. Cuando un entrenador se va de una institución, a lo mejor pasan un mes, dos meses o un año hasta que lo vuelvan a llamar. Yo estuve 29 meses en Posadas, me fui y a los 5 días me llamaron para ir a Salta. Y a los 3 o 4 días que terminé con Gimnasia y Tiro estaba arreglando con Agropecuarios. Es algo totalmente impensado para un entrenador, y lo hice con éxito en estos clubes. Pensaba que este ascenso se iba a dar un poco más adelante. Pero, como dije antes, las oportunidades en el fútbol hay que aprovecharlas cuando aparecen.

Agropecuario es la concreción de un deseo de Grobocopatel, que la mayoría de los hinchas del fútbol desconoce de que se trata.

Es una institución muy joven, que en un año consiguió dos ascensos, del torneo Federal B al A y del Federal A al Nacional B. En cuanto a infraestructura, siempre hay algo nuevo. Falta bastante todavía. El presidente tiene clarísimo eso. Me lo dijo cuando nos contrató, que éste era un proyecto a largo plazo, pero que si estaba la oportunidad de ascender ahora, que la aprovecháramos. Hay mucho para organizar y para hacer, pero sobre todo hay una persona pujando para que se pueda lograr.

¿Existe una tranquilidad económica que no todos

los clubes tienen?

Con el cuerpo técnico han cumplido con todo lo conversado. Y también con los jugadores y empleados. Estamos bien, a diferencia de como pueden estar muchos clubes del fútbol argentino.

¿Te adaptaste a la vida

en Carlos Casares?

A mí no me sorprende mucho. Tengo familiares en San José de la Esquina, un pueblo a unos 100 kilómetros de Rosario de donde salieron jugadores como Theiler, Lunari y Raymonda. Conozco la vida de pueblo porque me crié mucho en el campo. Ahora estoy haciendo esta nota con vos desde la plaza, donde los fines de semana toda la gente se convoca. Alrededor de la plaza está la comisaría, la Municipalidad, la iglesia. Es como en todos los pueblos, y no me resulta desconocido.

¿Tuviste que tocar el plantel?

El plantel ya estaba armado. Trajimos solamente dos jugadores que había tenido en Guaraní Antonio Franco, Cristian Barinaga y Maximiliano Zbrun. A nosotros nos tocó la parte más importante del torneo y el presidente nos convocó por nuestra experiencia en ascensos, no sólo la mía sino la de Germán Noce (ayudante) y el profe Gustavo D'Ambrosio, que tiene seis ascensos. Toda nuestra experiencia la volcamos y le dimos tranquilidad al equipo.


¿Tu continuidad ya está definida para el Nacional B?

Ya está arreglada porque habíamos hablado en su momento de un proyecto a largo plazo, y si estaba dentro de las posibilidades aprovechar esa oportunidad. Ahora hay que tratar de armar algo bueno para jugar en una división tan importante como es el Nacional B. Estos jugadores tienen experiencia porque el torneo Federal es muy desgastante, físico y mental, con viajes muy largos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS