Ovación

El abogado de Pillín confirmó que el barra gestiona su vuelta a Sudáfrica

Carlos Varela confirmó este mediodía a La Capital.com.ar que el hincha deportado inició trámites para intentar regresar al país africano. Además su cliente busca recuperar lo invertido en el frustrado viaje al Mundial.

Miércoles 09 de Junio de 2010

El abogado de Andrés "Pillín" Bracamonte confirmó este mediodía a La Capital.com.ar que el barra canalla está gestionando su retorno a Sudáfrica. Además dijo que su cliente busca "recuperar lo invertido en el frustrado viaje al Mundial".

"Eso se está gestionando en Buenos Aires", apuntó Carlos Varela, abogado de "Pillín" Bracamonte. Si bien no dio precisiones sobre este trámite, sí admitió que se estudia la posibilidad de que el barra pueda retornar a Sudáfrica.

"Además, Bracamonte busca un resarcimiento de las pérdidas sufridas por el viaje, ya que los pasajes los pagó él", agregó el abogado del jefe de la barra brava canalla, quien fuera deportado por la policía sudafricana cuando intentó ingresar a ese país para presenciar el Mundia de Fútbol.

El líder de la barra brava de Rosario Central, Andrés Pillín Bracamonte, se encontraba este mediodía en los tribunales de Rosario junto a sus abogados cumpliendo con un requisito legal que le había sido impuesto por la Justicia, y que era el de presentarse apenas pisara suelo argentino.

Adrián Fernández, otro de los abogados del barra canalla, explicó la presencia de Pillín en Tribunales: "Simplemente vino a cumplimentar con las obligaciones que tenía para con este tribunal, que era presentarse semanalmente para comprobar que estaba en la ciudad", afirmó. Además sostuvo que a su cliente "no se le brindaron explicaciones de por qué no se lo dejaba ingresar", y negó que Bracamonte haya participado de incidente alguno durante el vuelo a tierras sudafricanas.

Bracamonte regresó anoche al país a última hora al no permitírsele el ingreso a ese país por cuestiones legales. Esta mañana se negó a hablar con los periodistas y se presentó en la Fiscalía número 1, a cargo de Esteban Franicevich, tal cual se le había exigido cuando se lo autorizó a viajar a Sudáfrica. En estos momentos, su esposa permanece en aquel país. 

En tanto, los primeros diez barrabravas deportados de Sudáfrica arribaron anoche al Aeropuerto Internacional de Ezeiza y uno de ellos, Sergio Flay Roldán, quedó inmediamente detenido por haber violado la libertad condicional. En tanto Pillín Bracamonte y Bebote Alvarez gritaron a los periodistas y les destinaron gestos obscenos.

A Roldán, jefe de la barra de San Martín de Tucumán, se lo llevó la policía portuaria directamente desde la pista.

La situación de Roldán es particular porque al salir de la Argentina se excedió en el uso de su libertad condicional, ya que en su momento recibió una condena de ochos años, la que se le había dictado por una tentativa de homicidio.

La aparición de los otros nueve deportados en el hall de la estación aérea fue caótica, ya que intentaron en todo momento evitar el diálogo con los periodistas y ser captados por los reporteros gráficos y las cámaras de televisión.

Al moyanista jefe de la barra de Independiente, Pablo Bebote Alvarez, se lo vio disfrazado con una peluca de color albiceleste y con el rostro oculto tras una careta.

El grupo que fue expulsado de Sudáfrica mientras corría hacia los vehículos para dejar cuanto antes el aeropuerto argentino gritaba que los periodistas carecían de autorización para entrevistarlos o filmarlos.

A Andrés Pillín Bracamonte, el líder los violentos de Rosario Central, se lo vio subir al mismo auto que Alvarez, quien antes de partir bajó la ventanilla y les destinó un gesto obsceno a los cronistas.

Mientras eso ocurría, Gustavo y Rodrigo González, abogados de los barras de Huracán, anticiparon que sus defendidos le harán una demanda al Estado ya que consideran que sufrieron privación ilegítima de la libertad.

Los violentos fueron expulsados del país organizador de la Copa del Mundo en una medida que tomaron las autoridades sudafricanas basándose en los antecedentes que desde la Argentina les remitió la Subsef.

El grupo de los pesados tribuneros había emprendido el viaje de retorno el lunes a las 10.12 hora local (15.12 de la Argentina) en un vuelo con escalas en Luanda (Angola) y Río de Janeiro.

Si bien iban a emprender el obligado regreso por “inadmisión”, tal cual la definición técnica, por parte de las autoridades sudafricanas, varios de los barras habrían estado alcoholizados a la hora de la partida con lo cual en su momento un comandante de vuelo se negó a trasladarlos.

Junto a los tres capos de barras, también fueron deportados Pablo de Respinis, Emiliano Tagliarino, Luis Tucci (los tres de Huracán), Julio César Navarro (de Central), Mariano González, Diego Gómez y Juan Duarte (de Lanús).

La nave de la aerolínea brasileña debía haber llegado a Ezeiza a las 20.40, pero lo hizo con una pronunciada demora.

Por otra parte, durante la jornada del miércoles se espera el arribo de otros dos barras de Godoy Cruz, Daniel Aguilera y Armando Travacio, quienes también resultaron repatriados por resolución de las autoridades sudafricanas.

En tanto, otros 42 barras, muchos de ellos de una de las facciones de Boca Juniors, fueron advertidos por la Pack Force, el grupo de choque de la Policía Sudafricana, que no podrán asistir a los estadios los días de partidos y ni siquiera acercarse a un kilómetro a la redonda de las canchas donde se jueguen los encuentros.

Para completar el informe, en el puente sobre la autopista Ricchieri que se halla próximo al complejo habitacional y deportivo de la AFA se observó una pintada que tuvo como destinatario al jefe de la barra de Independiente.

“Bebote comprate un plasma”, firma la Doce, el grupo boquense, burlándose por el regreso forzado de Alvarez.

Habló el abogado de Pillín

"Hablé con Andrés en una escala, pero es lo único que sé", se excusó Carlos Varela, el abogado de Andrés Pillín Bracamonte, el jefe de barra brava de Rosario Central, al cierre de esta edición, en diálogo con La Capital.

"Los hinchas fueron interceptados en el aeropuerto de Johannesburgo merced a una lista que fue entregada por las autoridades argentinas a las fuerzas de seguridad sudafricanas hace un par de días", reveló Varela.

El letrado les apuntó a "la Subsecretaría de Seguridad de Espectáculos Futbolísticos (Subsef) y a la enorme trascendencia mediática que tiene el Mundial".

Varela negó que se haya incurrido en el ocultamiento de una condena a dos años de prisión que recaía sobre el hincha expulsado de Sudáfrica. "No es cierto (que se haya ocultado esa causa), el acceso a la información prontuarial surge informáticamente", señaló el letrado. La referencia es a la condena dictada en 2007 por la jueza Carina Lurati, quien estableció una condena efectiva por coacción agravada a un empleado de Rosario Central. El fallo fue apelado posteriormente en la Cámara.

Pillines en la embajada. En la mañana de ayer, los pillines jugaron su última carta para intentar retener en Sudáfrica a su líder, Andrés Pillín Bracamonte. Un grupo de barras de Central se presentó en la embajada de nuestro país para exigir una vana intervención "por los pibes deportados", informó anoche la página web canchallena.com.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS