Ovación

Dirigentes y organismos de seguridad confían en que el clásico entre Central y Newell's será en paz

El operativo contará con 900 efectivos policiales: 700 apostados en el estadio y en resto en puntos sensibles de la ciudad. El Gigante de Arroyito abrirá sus puertas a partir de las 14.

Domingo 14 de Febrero de 2016

Las condiciones están dadas para que la fiesta del clásico no se empañe con hechos de violencia. Al menos todas las partes que trabajaron para la seguridad del partido de esta tarde coinciden en que se tomaron las medidas acordes. El operativo que se diagramó contará con la participación de 900 efectivos policiales. La idea es que 700 trabajen en el Gigante y alrededores y los restantes en puntos estratégicos de la ciudad, donde podría abrirse algún foco de conflicto. El estadio abrirá sus puertas a las 14 y los hinchas deberán sortear tres cacheos previos antes del ingreso.

Por supuesto, uno de los momentos más complejos será la llegada y la salida del plantel de Newell’s. En ese sentido se desplegará una manga hasta la puerta del micro rojinegro, tal como ocurrió en los últimos derby jugados en el Gigante. Una vez en el estadio, los dirigentes leprosos serán trasladados al palco 20 (intersección de la platea baja del río y la popular de Génova).

Desde los organismos de seguridad hicieron mucho hincapié en el uso de la pirotecnia, advirtiendo a los hinchas que podría haber sanciones para el club. Los propios dirigentes canallas se hicieron eco de ese pedido. Por ese motivo y por las demás medidas de seguridad es que los simpatizantes canallas deberán sortear tres cacheos antes de ingresar al estadio. Eso tiene que ver también con el control especial que se hará, ya que no hubo ni habrá venta de entradas. Los socios podrán ir a la popular y a la platea, pero sólo aquellos que hayan adquirido el abono correspondiente. Además, podrán ingresar con la cuota de enero.

En el sector del estadio en el que se hizo hincapié fue en la zona de camping, donde habrá un vallado especial para que los simpatizantes no puedan tomar contacto con las ventanas (ya fueron cubiertas) del vestuario visitante.

Está claro que el comportamiento de los hinchas es lo que hace a la efectividad de un operativo. Desde la policía y la dirigencia de ambos clubes coinciden en que debe ser un clásico en paz.

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario