Ovación

Dilma aseguró que organizará la mejor Copa Confederaciones y el Mundial 2014

"Vamos a ser la mejor y más alegre organización", sostuvo la presidenta de Brasil durante el sorteo de la Copa Confederaciones. Y le pidió a Luiz Felipe Scolari "el jogo bonito que hizo pentacampeón" a su país.

Domingo 02 de Diciembre de 2012

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, afirmó ayer en San Pablo que su país será "el mejor" organizador de la próxima Copa Confederaciones 2013 y el Mundial 2014, aunque reconoció que la primera será un test donde deberán cumplir con todo. "Vamos a ser el mejor organizador de todos los tiempos", aseguró la mandataria durante el sorteo de los grupos de la Copa Confederaciones que se jugará en seis ciudades brasileñas en junio próximo, acto en el que también le metió presión al nuevo DT de la selección, Luiz Felipe Scolari, a quien le dijo: "Brasil tiene la responsabilidad de presentar sobre la cancha el juego bonito que lo hizo pentacampeón".

La defensa de Rousseff no es casual, ya que la organización del Mundial 2014 fue jaqueada por informes de veedores de la Fifa sobre el atraso de las obras, a tal punto que otros países avisaron que están en condiciones de ser sede.

Según aseguró la primera mandataria en el Centro de Convenciones Anhembí, la cita del próximo año por la Copa Confederaciones 2013 demostrará que Brasil "tiene todas las condiciones" de organizar un excelente Mundial 2014 porque "somos un país democrático, en paz con sus vecinos, con una economía fuerte y que luchó y obtuvo la inclusión social de millones de personas", afirmó, antes de prometer que, en el próximo año su país realizará la Copa Confederaciones "mejor organizada y más alegre de todos los tiempos".

"Para nosotros ganar la Copa Confederaciones dentro del campo será una misión, pero tenemos también la misión de ganarla afuera, cumpliendo con todas las condiciones para celebrar una Copa inolvidable. Nuestras seis sedes estarán listas para recibir a las selecciones", enfatizó. Y reiteró que Brasil tiene la "capacidad de organización para celebrar un gran escenario deportivo" en función de la Copa Confederaciones y el Mundial. "Para nosotros es una misión ganar también afuera de la cancha a través de una organización inolvidable que involucre la excelencia de los estadios y una cálida acogida a las selecciones visitantes", dijo.

Rousseff, una ex guerrillera que fue presa y torturada durante la dictadura militar, estuvo sentada al lado del presidente de la CBF y del comité organizador, José Maria Marin, político derechista que apoyó el régimen autoritario que gobernó entre 1964 y 1985.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario