Ovación

Diego Osella no tocaría mucho el equipo para su debut como DT leproso

Newell's sólo tendría una variante ante Unión con el ingreso de D'Angelo por el lesionado Ezequiel Unsain. El resto del equipo sería el mismo del sábado con Boca.

Jueves 25 de Febrero de 2016

Y ayer llegó el día de la presentación oficial ante los medios, más allá de que ya había tomado el mando del equipo el día anterior. Diego Osella habló en horas del mediodía, después del primer entrenamiento, y a la tarde completó el doble turno, en el que comenzó a diseñar la posible formación que pondrá en su debut como DT de Newell’s enfrentando en el Parque a Unión, a las 19.15 y con arbitraje de Pedro Argañaraz. En principio, todo indicaría que no haría demasiados retoques y respaldaría a los jugadores que venían teniendo rodaje. Primero porque recién toma la posta que dejó Juan Pablo Vojvoda tras la renuncia de Bernardi y segundo porque hasta ahora sólo tuvo dos días de trabajo.
  El nuevo entrenador hizo diversos trabajos tácticos con el fin de ir inculcando su idea, más aún con la necesidad de Newell’s de volver a sumar de a tres en casa después del duro golpe recibido en La Bombonera frente a Boca. Además, no puede seguir dejando puntos en el camino si pretende buscar cierto protagonismo en el campeonato. No tiene demasiado espacio para continuar resignado puntos porque de los doce que disputó sólo cosechó tres, por eso está urgido de triunfos para empezar a escalar posiciones.
Por lo pronto, todo indicaría que el DT sólo tocará lo justo y necesario. Una modificación obligada estará en el arco por la lesión de Ezequiel Unsain (fue dado de alta, aunque estará casi dos meses afuera de las canchas) y el ingreso de Sebastián D’Angelo.
  El resto de las piezas permanecerían en la formación principal, de acuerdo a los datos recogidos tras la práctica vespertina de ayer en Bella Vista. Es decir con un 4-4-2 flexible y con la Fiera con mayor libertad de sumarse a la línea ofensiva, pero con menos obligaciones en el retroceso. Al menos eso es lo que se desprende de las propias palabras del DT, que ayer señaló: “Maxi es un jugador del que necesitamos que tenga la pelota donde pueda lastimar al rival, no hacerle hacer recorridos largos”.
  Osella aclaró que no es misterioso a la hora de anunciar los equipos y tampoco de sorprender demasiado a último momento. Por lo tanto, seguramente hoy habría una confirmación del once con el que se presentará en el Parque frente al Tatengue.

El temple
Si hay algo que está trabajando Osella en lo personal es en la cuestión del comportamiento dentro de la cancha durante los partidos. Desde sus inicios como entrenador se lo observó vivir cada cotejo de manera intensa, correr, gesticular, gritar. Algo que para el exterior puede resultar divertido, aunque para otros —sobre todo jugadores— muchas veces estas cuestiones no caen del todo bien. Más aún cuando hay un reclamo intenso sobre un futbolista.
También, en ciertos casos, este tipo de acciones es mirado y tildado de manera despectiva. Uno de esos ejemplos es Ricardo Caruso Lombardi. En la nómina se puede agregar con este estilo de seguir con los nervios alterados las alternativas de un juego a Darío Franco, técnico de Colón.
  Osella entiende que estas acciones a veces son contraproducentes para sus dirigidos, por eso reconoció que está intentando corregirlas. De todas formas, todo depende de la personalidad y si eso está incorporado muchas veces puede resultar difícil de cambiarlo. En las prácticas se sigue mostrando de esa manera, habrá que ver cómo reacciona mañana en su debut como DT del rojinegro en el Coloso Marcelo Bielsa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario