OVACION

Diego Latorre sacó a la luz el arreglo de un partido para dejar afuera a River

El ex jugador confirmó una sospecha de hace 30 años cuando Boca jugó a empatar ante Oriente Petrolero para dejar afuera de la Libertadores a su eterno rival.

Miércoles 07 de Abril de 2021

El mundo del fútbol está lleno de suspicacias y hechos que si bien no se pueden comprobar, es algo que ya se da por hecho adentro del ambiente. Por eso, cuando se sostiene que todo es sano, la realidad marca que no es tan así por diferentes razones. Justamente este martes se cumplieron 30 años de aquel mítico partido de Copa Libertadores entre Boca y Oriente Petrolero en el cual ambos equipos firmaron la igualdad y en consecuencia el que terminó eliminado del torneo fue River. Hasta ahora muy pocas veces hablaron protagonistas sobre aquel hecho más allá de las versiones, pero el que decidió contar todo fue Diego Latorre, ex jugador del xeneize y ahora periodista.

Latorre rememoró aquel hecho y confesó que en la previa todo el plantel xeneize vivió una semana especial, con una apretada directa por parte de la barra. “En la semana previa hubo algo con el Abuelo. Yo no lo sufrí tanto en carne propia porque me llamaba con un tono conciliador”, comentó en el programa ESPN FC, donde actúa como panelista.

A continuación agregó: “Cada vez que jugábamos contra River o teníamos un clásico levantaba el teléfono y escuchaba su voz: «¡Nene, mirá que el domingo hay que ganar». Yo tenía 20 años, y le decía que sí. Pero en este partido en particular, que fue un viernes, nos llamó el Abuelo, con un tono más allá del cordial, más allá de la sugerencia. Fue con un tono intimidatorio. «Miren que el viernes hay que dejar afuera a River. Tienen que empatar porque si no se pudre todo». Ese fue el mensaje. Ese partido ya íbamos condicionados”, aseguró.

Embed

En su relato Latorre dejó en claro que el entrenador de aquel entonces no tuvo nada que ver. “Yo puedo garantizar que Tabárez no sabía nada de nada. Es más, yo arranqué en el banco. Como el partido estaba trabado, me hizo ingresar para ganarlo. La primera que toqué fue al palo. Yo sabía todo. Y me miraron. Entré para ganar el partido. Vino un compañero y me dijo: «Nene, la p... que te p... Quedate al lado mío, no te muevas porque te voy a cagar a trompadas»”, confesó.

Nada era simple en ese entonces, sobre todo por la convivencia que el plantel debía tener con el Abuelo, líder de la barra. “Veníamos de momentos bravos. La 12 había entrado un par de veces al vestuario. No con armas de fuego, pero sí a apretar. El domingo te pinchaban la rueda o llamaban a tu familia”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS