Ovación

Diablura inesperada

Independiente pidió con todo derecho postergar el partido ante Central y así el canalla podría perder nada menos que al goleador Zampedri para el clásico con Newell's porque ante Boca sumó la 5ª tarjeta amarilla

Jueves 30 de Noviembre de 2017

Independiente solicitó la postergación del partido del próximo sábado ante Central. Aunque en Arroyito argumentaron férreamente anoche "no saber nada de ese tema". Lo concreto es que hoy la mesa ejecutiva de la Superliga deberá analizar la solicitud del Rojo y luego aprobarla. Y si da el okey oficialmente como debe ser por reglamento, ya que tiene que afrontar las finales de la Copa Sudamericana desde la semana que viene, ahí podría haber secuelas en el Canalla. Porque el equipo de Leo Fernández entonces no podría contar para el clásico ante Newell's con el goleador Fernando Zampedri, quien ante Boca buscó acumular la quinta tarjeta amarilla para limpiarse ante el Diablo y llegar para la gran cita rosarina. Según confió un directivo auriazul, quien pidió reserva de identidad, "el error en todo caso fue de la Superliga, que nos aseguró que este partido no se podía posponer. Central actuó de buena fe". Esta novela promete ofrecer hoy un nuevo capítulo.

La dirigencia canalla estaba convencida de que si Zampedri sumaba una amarilla ante el xeneize, como finalmente sucedió, llegaba bien al derby contra Newell's en el Gigante, pactado para el domingo 10, a las 17. "Se perderá el partido en Avellaneda nomás, que se tiene que jugar porque así nos aseguró el propio CEO de la Superliga (Mariano Elizondo) cuando le consultamos por este tema", fue la frase que repitió una y otra vez la directiva auriazul en la previa del encuentro con Boca.

A tal punto que el lunes pasado al mediodía el vicepresidente Ricardo Carloni publicó un Twitter dando por seguro que el partido ante Independiente se iba a jugar. "Para aclarar algunas versiones periodísticas, Independiente en caso de llegar a la final de la Sudamericana por reglamento puede solicitar postergación del partido «intermedio» a las finales. Central jugará su partido el día sábado tal cual lo marca el fixture", había publicado el directivo, quien luego borró este mensaje.

Pero al surgir "una mala interpretación del artículo del reglamento", según trascendió, "la Superliga habló con AFA para hacerse cargo de haber asesorado mal a Central". Claro que tampoco nadie salió a expresarlo públicamente. Porque en Arroyito hubo una postura muy celosa para tratar este tema, a pesar también de haber sido cómplice en el error por no conocer la letra chica del reglamento.

La estrategia a plasmar a la brevedad es que Zampedri pueda estar en el clásico. ¿Cómo sería posible? Que le permitan cumplir la fecha de suspensión cuando deba jugar ante Independiente. No será sencillo, pero como en la Superliga y AFA todo puede pasar, no sería descabellado que el entrerriano, quien está que trina por esta situación, salga bien parado en esta oportunidad.

Por lo tanto, hoy será un día clave. Porque en Central aseguraron "no saber nada si el Rojo pidió la postergación", cuando en realidad ayer desde Avellaneda afirmaron sin temor ni excusas "que se pidió la postergación del encuentro del sábado ante Rosario Central, y mañana (hoy) deben hacerla pública".

Como dato extra hay que agregar que el entrenador Ariel Holan le confirmó al propio plantel del Diablo en el vestuario, mientras el grupo estaba eufórico por el pase a la final de la Sudamericana, que no jugaban ante Central. Por ese motivo es que ayer el equipo no entrenó. También hay que remarcar que recién se presentará por la Superliga ante Arsenal donde jugará con un equipo alternativo porque el 13 de diciembre deberá afrontar la final de vuelta .

Lo concreto es que este tema deja además al desnudo las falencias que persisten entre la AFA y la Superliga, que fue aprobada por el grueso de los clubes en su momento, pero a la vez hay temas puntuales e importantes que aún están siendo evaluados en la mesa del debate. Hay una clara disyuntiva entre las partes. Lo que marca además una precariedad absoluta por parte de algunos directivos que intervienen en la mesa de diálogo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario