Ovación

Dezotti defendió su gestión como mánager pero reconoció que a lo mejor su salida "descomprime"

En una entrevista con Ovación, el mánager de Newell's, Gustavo Dezotti confesó que está tranquilo por e trabajo que hizo, defendió su tarea aunque avisó que no será un escollo para el club. La pobre campaña rojinegra pone su trabajo bajo la lupa y desde distintos sectores cuestionan su trabajo a conformar el plantel.

Lunes 17 de Octubre de 2011

“A lo mejor mi salida descomprime”. Con esa frase, Gustavo Dezotti reveló ayer su complicado estado de situación y dejó un interrogante planteado sobre sus chances de futuro en el rol de mánager. La crisis futbolística de Newell’s y la pobre campaña en el Apertura pusieron su trabajo bajo la lupa y el Galgo no esquivó los cuestionamientos. “Entiendo lo que pasa alrededor del club y estoy analizando todo, pero no estoy cerca de ninguna
decisión. Cuando la tenga, los primeros que la conocerán serán los dirigentes de la comisión directiva”, le confió ayer a Ovación.

Ante la efervescencia del reclamo, Dezotti trató de aislarse junto a su familia el fin de semana fuera de la ciudad y se animó a poner las cartas sobre la mesa, pero no sentó una postura definitiva. “Yo estoy tranquilo y entiendo que el fútbol es cuestión de resultados”, explicó con crudeza. “Cuando asumí para sacar a (Eduardo) López, que se había adueñado del club, arriesgué cosas cuando mucha gente ni se animaba a acercarse a Newell’s. Sabía que el margen de acción era chico y el de error muy grande. Siempre tuve en cuenta las posibilidades del club, la poca plata y conocía el reto. Pero igual asumí el desafío, sabiendo todo lo que me jugaba”, enfatizó.

El responsable del fútbol profesional leproso expuso su perfil interno a corazón abierto. “Yo no tengo inconvenientes con nadie. Si alguien no está conforme con mi trabajo lo podemos analizar el lunes (hoy) con la comisión directiva. Pero no soy soberbio, por eso tuve la carrera que tuve. Soy de hacer autocrítica y siempre fui muy consciente de las virtudes y los defectos que tengo. Soy muy realista y sé que puse la cara en el club sin ninguna necesidad”, comentó a manera de declaración.

“Yo nunca fui ídolo del club, ni me sentí ídolo. Pero a través de los años y una carrera larga me gané un lugarcito en la gente que siento que lo estoy perdiendo”, confesó. Dezotti no mira para otro lado y advierte la preocupación de los hinchas rojinegros. “Todo lo que está pasando me obliga a analizar mi trabajo. Y tengo que poner en la balanza las posibilidades con las que contamos. Gastamos poco en cada libro, clasificamos a una Copa y estuvimos cerca del título en 2009. Si tengo que medir lo deportivo y lo económico, el trabajo es bueno. Podríamos haber hecho lo de Colón y Boca, que se reforzaron con mucha plata, pero no podíamos apostar a eso por la situación del club”, graficó.

Sobre el presente del equipo que tomó Digo Cagna, el mánager trazó su diagnóstico. “Este equipo deja todo. Funciona por momentos, crea situaciones pero por determinadas cuestiones no logra anotar. La realidad es que los jugadores que trajimos, la mayoría no está funcionando”, concluyó.

Tres frases...

"Sé lo que pasa en el club, estoy analizando todo pero no estoy cerca de ninguna decisión”.

"Yo estoy tranquilo y entiendo que el fútbol es cuestión de resultados. No soy soberbio”.

"Si tengo que poner en la balanza lo deportivo y lo económico, el trabajo es bueno”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario