Ovación

Desfile por laalfombra verde

Los directivos llegaron con mucha ilusión a presenciar un sorteo que resultó complejo

Jueves 21 de Diciembre de 2017

Los directivos llegaron con mucha ilusión a presenciar un sorteo que resultó complejo

Fue la primera vez que se realizó el sorteo en conjunto de las dos copas, Libertadores y Sudamericana, y ante esto la convocatoria fue enorme. Y como para entregarle mayor brillo a la ceremonia fueron invitados especialmente Diego Armando Maradona y Pelé. El Diez no pudo concurrir, pero envió un video con un saludo especial. El 10 de Brasil tampoco dio el presente y "no mandó ningún video", le contaron a Ovación encargados de la organización de la ceremonia. "Y encima se construyó una tarima especial para que pudiera ser subido en silla de rueda". Un detalle nada más, importante por supuesto para los dirigentes de la Conmebol, pero el foco de atención para los rosarinos estaba centrado en lo que podía pasar con los clubes de la ciudad: Central y Newell's. Que con los rivales que les tocó, San Pablo y Atlético Paranaense respectivamente, no resultó la noche soñada por la jerarquía de los rivales. De todas maneras es fútbol y todo es imprevisible.

La jornada por estas tierras lució lluviosa por la mañana y el resto del día transcurrió nublado, aunque lentamente el calor se fue haciendo presente como sucede habitualmente y castiga a los paraguayos en esta época del año.

Los unos y los otros

Todo estuvo bien dividido. Por un lado, los directivos de los distintos clubes que participarán en la Copa Libertadores. Todos ellos se alojaron en un hotel cinco estrellas a metros nada más de la sede de la Conmebol. Un lugar imponente que agotó sus habitaciones ante tanta cantidad de gente que llegó para seguir de cerca el sorteo. Y en otro lugar, también un hotel importante, pero a cinco minutos en auto de la sede, fueron ubicados los dirigentes de las entidades que disputarán la Sudamericana 2018. Es por eso que el presidente de Central, Raúl Broglia, y el mánager Mauro Cetto estuvieron alojados en el mismo sitio que el titular de Newell's, Eduardo Bermúdez, y el prosecretario Juan José Concina. "Todo fue ocupado rápidamente, por eso hubo que dividir a los dirigentes en dos hoteles", le manifestó a Ovación Gonzalo Belloso, quien anduvo de un lado para otro atendiendo y cubriendo cualquier necesidad que apareciera.

Antes de las 19 los representantes de las entidades de la ciudad arribaron a la Conmebol para participar de un ágape y prepararse para las 20 esperar expectantes que salieran las bolillas con los nombres de Newell's y Central y conocer los rivales que les iba a tocar en suerte. Con una cierta ansiedad de saber si el debut tenía que ser con uno de los clubes importantes u otro un tanto más accesible para intentar superar la primera fase.

Personalidades

Primero pasaron por una larga alfombra verde, por donde circularon todas las personalidades dedicadas al fútbol. Y en ese recorrido, valla mediante como en la entrega de los Oscar, fueron dialogando con los periodistas apostados en el lugar. Por supuesto que Bermúdez y Broglia no sólo lo hicieron con Ovación, sino que fueron requeridos por otros medios de distintos países.

En la reunión de casi una hora, con sándwiches de por medio y una bebida refrescante, los dirigentes de los dos clubes charlaron con pares de otras entidades con el fin de focalizar vínculos, más en una etapa de búsqueda de refuerzos, y también la posibilidad de vender a algún jugador.

Unos segundos después de las 20 se inició la transmisión televisiva a cargo de Fox Sports y comenzaron a evaporarse las expectativas. Llegó el momento de la realidad, de conocer los rivales de Central y de Newell's en el partido de ida y vuelta a simple eliminación. Había ansiedad y recién en el sorteo número 14 apareció el primer nombre de uno de los clubes de la ciudad. Cuando el reloj marcó las 20.28 salió a escena Newell's para jugar de visitante primero y definir en casa frente a Atlético Paranaense. Un rival de Brasil, siempre difícil, aunque resolverá la clasificación en el Coloso.

Tres minutos más tarde, en el sorteo de la desgracia, el número 17, hizo honor a ese mote porque apareció en escena Central para jugar primero en el Gigante de Arroyito. Pero no resultó beneficiado porque el rival será nada menos que el copero y siempre difícil San Pablo. Otro brasileño para enfrentar a los rosarinos.

Todos los partidos son difíciles, nada es sencillo. Claro que cuando aparece enfrente un rival sin tanto recorrido quizás las chances sean mayores. A Newell's y Central les tocará dirimir el pase a la siguiente fase con equipos de Brasil, con lo que eso significa. Aunque al canalla, tal vez, le tocó quizás el más complicado de todos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario