Ovación

Descendió el Arse de los Grondona

Igualó con Chaca y perdió la categoría. Fin de ciclo del club de don Julio

Lunes 02 de Abril de 2018

Es el fin de una era. El descenso de ayer de Arsenal baja las persianas a 17 temporadas consecutivas en primera división y a la vez abre una página digna de ser abordada por los historiadores futboleros: habrá que examinar dónde constan otros ejemplos de un dirigente con la descomunal influencia en los destinos de un club como la que tuvo Julio Humberto Grondona.

Grondona (18-9-1931/ 30-7-2014), fue jugador, fundador y presidente de una institución, la del Viaducto de Sarandí, que nació como una noble aventura barrial y conforme pasaron los años creció hasta límites insospechados.

Crecer, lo que se dice crecer, en sentido estricto en el ámbito deportivo propiamente dicho, por cuanto el Arse nació a la sombra de los dos grandes de Avellaneda, de hecho condensados en los colores de su camiseta, y así ha persistido, con una exigua masa societaria y un estadio para 16 mil espectadores.

Los hermanos Grondona fundaron Arsenal el 11 de enero de 1957 —entre otros junto a Juan Carlos Urtasún , Juan Elena y Américo Besada— y se afiliaron a la AFA en 1961, ascendieron a la C en 1962, en 1986 a la B, a la B Nacional en 1992 y por fin a primera en 2002 tras sendos triunfos a expensas de Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay.

Llegaron entonces los años más luminosos, siempre sospechado de favores arbitrales jamás probados. Con la obtención de títulos locales e internacionales.

Tras la muerte de Grondona sobrevoló la creencia de que sin esa omnipresente protección el derrumbe sería inevitable y una sucesión de muy malas campañas selló ayer el segundo descenso de su historia, habida cuenta de que en 1984 había caído a la C. El empate en dos ante el funebrero le puso la lápida a su ciclo en primera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario