Ovación

Dentro de lo malo, los resultados no apretaron más a Central

La conclusión de la 16ª fecha del torneo Clausura (35ª de la temporada) arrojó, obviamente, un saldo negativo para Rosario Central. Paradójicamente, por culpa de Central mismo, porque lo único que le vino bien al equipo de Miguel Angel Russo fueron los resultados registrados en otras canchas. 

Lunes 01 de Junio de 2009

La conclusión de la 16ª fecha del torneo Clausura (35ª de la temporada) arrojó, obviamente, un saldo negativo para Rosario Central. Paradójicamente, por culpa de Central mismo, porque lo único que le vino bien al equipo de Miguel Angel Russo fueron los resultados registrados en otras canchas. Pero en el juego de las sensaciones, después de tragarse la bronca por la derrota ante Independiente el sábado, inmediatamente después del partido llegaron noticias que no profundizaron las heridas y que por eso mismo insuflaron un poco de optimismo en medio del pesimismo general. Eso, y un receso que cayó como anillo al dedo, al menos bajaron las revoluciones para pensar la mejor manera de volver al triunfo ante Argentinos Juniors, algo indispensable.

Repetir qué implicancias tuvo el 1-3 que le propinó el Independiente de Montenegro, no haría más que picar sobre la roncha de la decepción canalla. En todo caso, como no se puede trabajar sobre el efecto sino sobre la causa, volver una y otra vez sobre los errores que llevaron a la debacle será tarea de Russo, para trabajar sobre lo anímico pero también sobre lo futbolístico, un aspecto mucho más influyente en las derrotas que el primero.

Además de no sumar, Racing se le escapó un punto más y le lleva ahora 5 a Central. Pero bien valió ese costo, porque gracias a ese empate Gimnasia La Plata no emparejó la línea canalla, lo cual hubiera sido aún más desestabilizador. El Lobo de Madelón ahora achicó la brecha, pero sigue detrás, a 2 puntos, y ahora le toca dos paradas bravas de visitante, en Santa Fe y La Bombonera.

Descendido Gimnasia de Jujuy, el otro Gimnasia sigue atrás y lo mismo San Martín de Tucumán, que volvió a perder y por goleada, que no es menor tampoco. Precisamente, hubiera sido preocupante que le empatara a Boca, y grave si le ganaba, porque tendría apenas 2 milésimas menos que los canallas. No ocurrió, se dio como precisaba Central y fue un gran alivio. Por supuesto, con los tucumanos hay que seguir muy atentos porque de sumar todo lo pasará.

Central quedó más atrapado en la promoción, pero si un resultado le devolvió esperanza fue la segunda derrota seguida de local de Godoy Cruz. Si bien los mendocinos serán inalcanzables con 3 puntos, con 2 o menos quedarán a tiro de los auriazules, que lo recibirán en la última fecha. Y el Tomba ahora visitará a Estudiantes, que seguramente pondrá titulares pese a que juega la Copa porque si no su equipo estaría 20 días sin jugar hasta la revancha ante Defensor Sporting, y luego recibirá a River, que aunque no venga muy bien, siempre es un grande.

Claro que nada será posible si no se gana. Si suma todo lo que le queda, Central zafa del descenso directo y, tal vez, de la promoción, aunque si cae en ella llegará al menos más confiado. Sigue teniendo un fixture accesible en la comparación y, ahora sí, hay que levantarse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario