Ovación

De referente a referido

Brian Sarmiento llegó con el deseo de ser el conductor de Newell's, pero sus rendimientos y el contexto de un equipo diezmado lo dejaron en un presente donde es aludido con cierta decepción.

Viernes 23 de Marzo de 2018

Brian Sarmiento llegó con el deseo de ser el conductor de Newell's, pero sus rendimientos y el contexto de un equipo diezmado lo dejaron en un presente donde es aludido con cierta decepción

Brian Sarmiento cumplió su sueño de jugar en Newell's, club del cual siempre dijo que fue hincha, y esa identificación automáticamente le otorgó un plus de empatía con los hinchas. Más aún cuando en la previa a su llegada en junio del año pasado, pasó por el programa televisivo de Marcelo Tinelli y desarrolló un show de marketing propio al que por añadidura sumó al club. Pero más allá del "Tamo Activo", de sus controversias posteriores y también de su silencioso y meritorio accionar benéfico, lo cierto es que de fútbol se trata. Y allí es donde el análisis debe residir para mensurar la productividad de este extrovertido rosarino que vino con el deseo de ser referente y hoy, a poco menos de un año, sólo es un referido. Es decir uno más cuyo rendimiento no convierte su continuidad en algo imprescindible, razón por la cual junio próximo, cuando concluya su vínculo a préstamo, podría marcar el fin de otro ciclo del volante.

Algo que el propio Sarmiento dejó entrever después del partido con Banfield el pasado 4 de marzo, cuando aseveró: "Estoy pasándola mal, triste. No es lo que uno espera. Llegué en un momento complicado a este club. No es fácil jugar en este Newell's. Si no renuevo, igual voy a estar feliz por haber cumplido un sueño".

Similar parecer habita entre los directivos rojinegros, que saben de antemano que además del poco convincente rol de Sarmiento, la precaria economía de la entidad que supieron conseguir convierte en un lujo asiático pagar 750 mil dólares por la opción para así establecer con el futbolista un contrato a largo plazo.

Más allá que desde la perspectiva de un análisis futbolístico Brian Sarmiento, por condiciones y antecedentes dentro del campo de juego, nunca será líder ni referente de un plantel, sí se esperaba que asumiera un rol más determinante al menos desde lo actitudinal para destacarse en un contexto de equipo carente de figuras.

Tal vez haya asomado como una pretensión exigente y desmesurada por parte de un sector del periodismo, como así de algunos hinchas, cuando vieron en la llegada de este histriónico jugador un eventual conductor en tiempos de cólera.

Incluso esa expectativa hoy dimensiona aún más ese sinsabor emparentado a la decepción que subyace con respecto a Sarmiento, en víspera de un momento muy complicado para Newell's en general, y Omar De Felippe en particular, ya que deben comenzar a definir la conformación de un plantel, hoy diezmado, y con escasos recursos económicos para dotarlo.

Sin dudas que las cuestiones extrafutbolísticas también gravitan en el momento de la evaluación, porque la caja de resonancia social que constituye este deporte puso en el ojo de la tormenta en más de una oportunidad a Sarmiento, donde se conjugaron comportamientos indebidos propios y ajenos, donde los rasgos culturales de una sociedad amplificaron una vez más aspectos de la vida privada que en ocasiones Brian de manera inconcebible hizo públicas.

No obstante estos daños colaterales, y haciendo foco en lo que realmente importa que es lo futbolístico, en caso de que Brian Sarmiento no continúe en Newell's sumará un nuevo eslabón a una carrera irregular y durante la cual no pudo echar raíces en ninguna de sus tan variadas estaciones.

Porque aquel joven que forjó su carrera en base a mucho esfuerzo, tuvo un trascurrir de club en club sin poder establecer un vínculo superior a los dos años.

Tras surgir de las inferiores de Estudiantes de La Plata, su destino promisorio fue España. Racing de Santander en 2007, Xerez en 2008, Girona en 2009, Salamanca en 2010.

Luego su regreso a la Argentina fue también resonante ya que se sumó a Racing en 2011, pero donde sólo pudo jugar cuatro partidos. En 2012 tuvo un paso fugaz por Arsenal y luego en All Boys. Para en 2013 emigrar a Brasil y estar casi una temporada en Ponte Preta, pero con apenas tres presencias.

En 2014 regresó al país para jugar en Quilmes y al año siguiente fue contratado por Real Garcilaso de Perú. En 2016 integró el plantel de Banfield, para el año pasado cumplir el sueño, como él mismo aseguró, de llegar a Newell's, el equipo de sus amores.

Este derrotero nómade de Sarmiento también deja traslucir la imposibilidad de radicarse en un lugar, donde sin dudas los rendimientos futbolísticos y sus excentricidades formatearon los argumentos que explican sus permanentes mudanzas.

Lamentablemente para sus sinceros deseos de radicarse en Newell's por más tiempo no parecen suficientes sus cuatro goles como tampoco las cuatro asistencias que derivaron en conversiones, guarismos que también mensuran su rendimiento.

Por eso habrá que esperar qué sucede en los próximos siete encuentros pendientes, donde el fútbol siempre ofrece imprevistos, y si bien difícilmente podrá ser referente, al menos que su rendimiento le permita mejorar la valoración cuando a él se refieren.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario