Ovación

De León recuerda aquel del gol en la Bombonera

El ex delantero canalla le confesó además a Ovación: "El tema del descenso me pegó muy duro como jugador y como hincha. Tanto es así que no nunca volví al Gigante"

Sábado 20 de Octubre de 2018

Adrián De León era uno de los tantos pibes que terminaron poniendo la cara dentro de la cancha cuando el descenso hizo sucumbir la vida deportiva e institucional de Central en mayo de 2010. Pocho es el mismo juvenil al que le tocó marcar su primer gol en el profesionalismo en la Bombonera, ocho abriles atrás. La misma tarde que el canalla quebró dos décadas sin victorias en el emblemático estadio xeneize. La misma tarde que terminó significando el último triunfo por parte de los de Arroyito. "Cuando se acerca el partido ante este rival todos me preguntan por ese gol. Ese que no pude disfrutar realmente en su momento como se debía por la presión que teníamos", sostuvo el atacante con cierta sorpresa y dosis de impotencia mientras abre el diálogo con Ovación en la previa del partido entre "auriazules", por la 9ª fecha de la Superliga. "Ojalá que se corte la racha y que le ganemos allá como lo hicimos nosotros", clamó el punta, que hasta hace poco defendía la camiseta de Atlético Carcarañá. El mismo jugador, de 29 años, que no pudo ir al Gigante "nunca más, porque me pegó muy duro el tema del descenso".

¿Sabías que el último triunfo de Central en la Bombonera fue el día que hiciste tu primer gol en primera?

Sí, suena extraño porque pasaron ocho años de aquella tarde maravillosa. Ganamos 2 a 1 en el arranque de ciclo de Madelón. Aunque debo confesar que en ese momento, al haber estado tan complicados con el tema del promedio, es como que no lo pude disfrutar. En cambio, ahora que pasó mucho tiempo, siento que ese momento fue realmente muy fuerte desde lo personal. Lógico que es algo lindo que se acuerden de uno por aquel gol y por el triunfo que conseguimos con un equipo en el que había muchos pibes del club. Pero a la vez me gustaría mucho como hincha que esa racha se corte mañana (hoy). Sobre todo porque no es lindo para Central tener esa estadística en cancha de Boca.

¿Te nombran ese gol cuando jugás algún partido en ligas del interior?

Me pasó muchas veces, sí. "Vos sos De León, el mismo que le hizo un gol a Boca en la Bombonera", me dijeron más de una vez en distintos clubes de la región. Por ahí con el paso del tiempo tomó más dimensión. De hecho, ahora mismo me estás haciendo una nota para el diario La Capital por ese gol. Desde lo personal, todo eso me reconforta.

¿Qué hiciste con la camiseta que usaste ese día?

La tengo guardada. En realidad mi vieja me la colgó y cuidó siempre. Haber debutado en el Gigante ante Independiente en 2009 y haberle hecho ese gol a Boca es algo tremendamente gratificante y reconfortante. Imposible de olvidar además.

Esa tarde también marcó otro juvenil como Caraglio.

Claro, justo ese día formamos dupla con el Gordo, quien hizo el 2 a 1 en el segundo tiempo. El mío fue en el primer tiempo.

¿Qué recuerdos tenés de cuando saliste y pisaste la Bombonera?

Nosotros estábamos mal. Habíamos cambiado de entrenador, ya que antes estaba Ariel (Cuffaro Russo) y encima estábamos lidiando con el descenso. Esa es una cancha muy difícil, pero ellos a la vez venían con problemas internos. Si mal no recuerdo se habló la semana previa de que había pasado algo entre Riquelme y Palermo. Nosotros salimos a jugarnos la vida porque estábamos realmente muy necesitados de puntos. No teníamos mucha gente de experiencia, pero nos terminó yendo muy bien al obtener una gran victoria. Aunque como no había tiempo para relajarse, enseguida pensamos en el próximo partido. No teníamos tiempo para relajarnos un instante lamentablemente.

¿Y qué te acordás de tu paso por Central?

Tuve la mala suerte de haber vivido el descenso. Como jugador e hincha fue muy doloroso. Pero lo más lindo de todo fue haber experimentado lucir esa camiseta y disfrutado salir al Gigante y ver cómo explotaba de gente. Son los mejores recuerdos. Claro que desde lo futbolístico me tocó una fase complicada desde que pude debutar hasta irme. Sin embargo, prefiero quedarme con que cumplí el sueño de jugar en la primera de Central. Con mi familia habíamos dejado nuestro pueblo (General Arenales) para que pudiera hacer las inferiores y ver si llegaba. Y llegué.

¿Te pesaba o les pesaba salir a la cancha sabiendo que tenían la soga del descenso al cuello?

Sí, era muy duro salir a jugar cada partido. Sabías de antemano que si perdías bajabas más en los promedios. Eso te jugaba en contra terriblemente en la mente. Era como que te condicionaba, porque encima éramos casi todos muy pibes. Salvo Lucho (Figueroa), después el resto debutamos prácticamente ese año. No teníamos experiencia. Fue complicado para el grupo, pese al esfuerzo que hacíamos día a día para revertir la situación.

¿Te arrepentís de haberte ido cuando llegó Pizzi o pensás que los que se fueron al descenso se terminaron llevando la peor parte por malas gestiones de las respectivas dirigencias?

No sé si me arrepiento de haberme ido, pero sí me hubiese gustado totalmente tener otro final en el club. Quizá si teníamos más referentes podríamos haber evitado el descenso porque haber perdido la categoría fue un dolor muy grande para todos los centralistas. Pero es verdad, luego se terminaron yendo el resto de los chicos a otro lado. Eso tiene que ver también con la presión que hay en el fútbol, que es muy grande por cierto.

Entonces te quedó como una espina clavada.

Y, en parte sí. Me hubiese gustado haber dejado otra imagen. Demostrar lo que realmente considero que era como jugador en ese momento. La verdad es que me pegó muy duro el tema del descenso. Tanto como jugador como hincha del club que soy. No por casualidad luego no tuve mucha continuidad. De hecho, me terminé yendo de Central cuando Pizzi me bajó junto a varios chicos más del plantel, antes de que todos se fueran a Necochea para hacer la pretemporada. En ese entonces tenía 21 años.

La presión los condicionó por completo.

Creo que sí porque no podés demostrar todo como jugador cuando además sos tan joven o no tenés experiencia. En mi caso, y me hago cargo de la parte que me toca porque en este tema tampoco hay que apuntar a nadie, jugué diez partidos en reserva y luego salté a la primera. Suena hermoso pero el contexto no era nada favorable. Y para un pibe que viene de abajo el salto de categoría es muy grande y cuesta adaptarse si encima los resultados no te acompañan para nada.

Se puede decir que después pareció que te perdiste del mapa.

En parte sí. De Central me sumé a Unión de Mar del Plata para jugar el Federal A. Pero al año decidí dejar porque estaba muy afectado. Lo del descenso me había pegado mal. De hecho, sentía que no podía estar bien. Me costaba. Por eso decidí hacer un paréntesis en el fútbol por seis meses. Estaba sufriendo el fútbol, es así. Pero a la vez, sufrí las consecuencias de la inactividad cuando volví a jugar, que lo hice en El Linqueño para disputar el Federal B. Ahí estuve un año, pero me costó la readaptación. Luego fui pasando por varios equipos más del Federal hasta que hace dos años jugué en Central Córdoba porque me había llamado Ariel (Cuffaro Russo), quien me hizo debutar en la primera de Central.

¿En algún momento pensaste en largar el fútbol al ver que se te hacía cuesta arriba?

Y, fue lo primero que pensé en ese momento. Sobre todo porque no era lo que había soñado ni para lo que tanto me había sacrificado. Lógico que amo el fútbol, pero lo del descenso fue como un mazazo. Es que ahora me doy cuenta de que no estaba preparado para enfrentar ese momento. No es un reproche hacia nadie. Sólo es una especie de autocrítica que hago en base a todo lo que me tocó vivir y experimentar. Es como que me pasó todo de golpe siendo un pibe. Más allá de eso, siempre le estaré agradecido a Central por haberme dado la mayor alegría de mi vida deportiva, haber debutado en el club que soy hincha.

¿Seguís jugando en Carcarañá?

Ya no. Tuve que parar porque decidí recuperarme de un problema que tengo en el pie. Hablé con los dirigentes para explicarles que no iba a seguir porque así no era justo. No estaba ciento por ciento y el club necesita que todos estén muy bien. No quería sentir que cobraba un sueldo sin poder rendir como realmente puedo hacerlo. Así que volveré en enero si todo va bien como pensamos. En Carcarañá o algún otro club. Pero la idea es seguir ligado al fútbol.

¿Hacés alguna otra actividad para mantenerte?

Por las mañana me dedico a la jardinería con mi papá. Es un trabajo que me gusta mucho. Si bien podría vivir del fútbol, lo cierto es que también me ayuda para poder darme algunos gustos extras.

¿Te pusiste a pensar que si Central no perdía la categoría o no parabas medio año el destino podría haber sido otro?

En algunos momentos lo hice. El famoso "qué hubiese pasado". Pero bueno, es lo que tocó y hay que asumirlo porque la decisión de dejar un tiempo fue exclusivamente mía debido a que estaba mal.

Está claro que el descenso te pegó mal de verdad.

Y, fue muy duro. Estaba sufriendo con el futbol cuando jugaba en Unión de Mar del Plata y por eso largué. Pero las cosas pasan por algo, así que hay que asumirlo. Sin embargo, hoy en día soy feliz con la vida que llevo. La vida del futbolista es hermosa pero a la vez también disfruto de mi trabajo.

¿Seguís en contacto con algún ex compañero?

Por supuesto. Estamos siempre en contacto con Peta Valentini, Martín Rivero, Jony Gómez y algunos más. Eso es lo más lindo del fútbol, las amistades que te deja.

¿Y con los que eran más grandes en aquel momento?

A Diego Chitzoff lo crucé varias veces y la mejor onda. Y a Lucho (Figueroa) o el Kily (González) no los volví a ver pero fueron dos grandes compañeros. Ellos trataban de asumir todo en ese momento.

¿Sos de ir a ver los partidos en el Gigante?

No, la verdad es que no puedo hacerlo. Desde que me fui de club, no fui más al estadio. No puedo.

¿Por qué?

Quizá sea por la sensación de bronca que me quedó del partido con All Boys. Me quedó una gran sensación de tristeza e impotencia por no poder revertir la situación. De chico tenía muchos sueños y no poder cumplirlo es como que me hizo mal. Es algo personal. De hecho, veo los partidos y me dan ganas de ir, pero es más fuerte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});