Ovación

Daniel Vila: "Los dirigentes de los clubes grandes no quieren que nada cambie"

El ex presidente de Independiente Rivadavia, que enfrentó públicamente a Julio Grondona en 2011, recordó lo vivido en aquel entonces y se refirió a las escuchas que salieron a la luz.

Lunes 22 de Junio de 2015

El escándalo de corrupción en la Fifa salpicó a la AFA y a sus dirigentes. A través de escuchas que se dieron a conocer en el programa “La Cornisa TV”, la investigación que lleva la Justicia llegó al público en general y se desató un ida y vuelta de acusaciones que prometen no tener fin.
 
Para sorpresa, en una de ellas Grondona hace referencia a la “desaparición de tres o cuatro Ligas de Mendoza”. ¿Qué pretendía el presidente de la AFA con ello? Vengarse de Daniel Vila quien, siendo dirigente de Independiente Rivadavia, sacó a la luz varios manejos corruptos de la Asociación del Fútbol Argentino y se postuló para ser el máximo dirigente de la AFA y democratizar el fútbol en 2011.
 
El propio Vila, en diálogo con radio La Red de Mendoza, recordó aquel momento: “Había tres Ligas, la tuyunanina, la tupungatina y la de San Carlos. Supongo que Grondona se refería a ellas, que son las Ligas que me acompañaron en 2011 en la idea de democratizar el fútbol”.
 
El ex presidente de la Lepra amplió su relato y contó cómo sufrieron su enfrentamiento con Grondona, los futbolistas del equipo azul: “Era común en esa época, que los jugadores te pongan las quejas de lo que les decían los árbitros: ‘No se esfuercen que no van a ganar’. Hay muchos jugadores que lo padecieron y lo podrán contar”.
 
“Lo más grave es que, en algún momento, nos llegó a parecer que era normal que los árbitros inclinaran la cancha para un lado o para el otro. Perdimos noción de la normalidad y tomamos estos actos de corrupción como si fueran moneda corriente”, expresó Vila.
 
“Cuando arranqué como dirigente del fútbol, traté de empezar desde adentro. Hice congresos con dirigentes del interior tratando de llevar propuestas a la AFA. No tuvo eco así que cambié la posición y es por eso que me enfrenté al modelo. Así logré que 66 clubes me dieran su aval para presentarme en la elección en 2011. Después pasó lo que todos sabemos… y todo sigue igual”, recordó el empresario.
 
“Fueron 35 años de un poder concentrado, de autoritarismo, en donde los principales responsables son los dirigentes que callaron y permitieron eso. Son cómplices de esta situación”, acusó.
 
¿Qué puede pasar en octubre cuando se renueven autoridades de la AFA? “Falta poco y a su vez mucho. Estos hechos, que se empezaron a destapar por la Interpol y el FBI, marcaron un antes y un después. Los actuales dirigentes no quieren que nada cambie en Argentina. Van a tratar de seguir con la filosofía de Grondona; es decir ‘esperemos que esto pase y siga igual’”, respondió Vila.
 
Para el empresario, la iniciativa para una modificación no llegará por parte de la actual dirigencia “porque hay muchos que viven de esto, que hacen negocios”, por lo que es el “Gobierno nacional el que debería pretender que haya un cambio de verdad, que se democratice, se federalice y se haga transparente el fútbol, y no seguir apañando una situación que nos trajo tantos perjuicios a quienes amamos” este deporte.
 
Sergio Berni, en el Show del Fútbol, propuso la intervención de la AFA tras el escandaloso Superclásico que terminó con la eliminación de Boca de la Copa Libertadores. “La intervención puede ser un camino, no me parece malo”, opinó Vila. “Yo creo que el Gobierno tiene que meter mano en el fútbol. También se podría obligar a la modificación del estatuto a través de Persona Jurídica y que no sean los mismos de siempre los que elijan al presidente. Otro camino podría ser la sanción de una ley”, propuso.
 
“La lógica sería que, más allá de quien sea el Presidente desde diciembre, éstas sean decisiones que se tomen ahora. Mientras antes se tomen mejor, así que podría tomarlas este Gobierno”, dijo en relación al que preside Cristina Fernández.
 
Vila recordó además lo que vivió como dirigente de un “fútbol enfermo”. “Vi lo que pasaba adentro y como no tuve éxito en mis propuestas de cambio, decidí enfrentarlo. Al ver tanta mugre, me dije ‘esto tiene que cambiar’ pero los dirigentes de los clubes grandes tienen cero interés en que esto cambie”, insistió.
 
“También gran parte del periodismo hacía la vista gorda porque eran partícipes de este sistema enfermo”, agregó sin olvidar a periodistas cómplices de los grandes directivos.
 
En aquel momento, en 2011, para Vila “no había conciencia de lo que realmente pasaba”. “Esto cada vez está peor y más sucio. El fútbol se está muriendo y éste es un buen momento para empezar a limpiarlo”, dijo.
 
Como en otras oportunidades, al ser consultado sobre su posible retorno al mundo del fútbol, Daniel Vila afirmó que “no hay chances de que vuelva” y que “por ahora, no tengo intención de volver. La tarea más difícil, que es mostrar la podredumbre, ya está hecha”.
 
Por último, Vila le tiró un palito a la dirigencia del fútbol mendocino, fundamentalmente a quienes en aquel entonces manejaban la “Liga mendocina”. “Se negaron rotundamente a apoyar la democratización del fútbol obedeciendo, su presidente Gabriel Mostacchio, a los intereses de Grondona. Hay un mea culpa que tiene que hacer la dirigencia del interior. En ese momento quien era presidente de la Liga tuvo una gestión de cobardía. No cumplió la función para lo que lo eligieron que era defender a los clubes de Mendoza”, expresó con dureza. 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS