Fútbol

Cumbre del Mercosur y algo más por el fútbol

El presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez, puso a disposición de los jefes de Estado el protocolo sobre las recomendaciones médicas para la vuelta al fútbol

Viernes 03 de Julio de 2020

No es habitual ver disertando a un presidente de alguna federación deportiva en medio de una cumbre de jefes de Estado. La historia marcará que Alejandro Domínguez fue la excepción. El máximo mandatario de la Conmebol participó como invitado especial por el mandamás de Paraguay, Mario Abdo Benítez, quién ejerció hasta ayer la presidencia pro-témpore del organismo, en la que traspasó la misma al uruguayo Luis Lacalle Pou. El cónclave se realizó por primera vez en forma virtual como consecuencia de la pandemia. El referente del deporte más popular y pasional del mundo fue claro y contundente cuando hizo uso de la palabra. Puso a entera disposición de todos los gobiernos el celoso protocolo sobre las recomendaciones médicas que diseñó la casa madre para la vuelta al fútbol en esta parte del continente. La intención de la casa sudamericana es ofrendar una sincera contribución al retorno seguro de la disciplina, poniendo siempre como prioridad a la vida y salud de los jugadores, árbitros, entrenadores y de todas las personas involucradas en los torneos que están bajo su órbita.

   “Agradecemos el estudio del documento por parte de los gobiernos. Desde Conmebol ponemos a disposición este protocolo para la vuelta al fútbol en nuestro continente con total seguridad, cuando las autoridades sanitarias de los respectivos países lo consideren oportuno”, fueron las palabras que exteriorizó el presidente Domínguez en el prólogo de la charla y resaltando la enorme labor realizada por el cuerpo médico convocado en su momento por la casa madre.

   Eso marca además que la pelota seguirá en algunos vestuarios durante varias semanas más, pese a que en algunos países comenzará a rodar. Según trascendió, los documentos presentados fueron concebidos como los primeros pasos de un proceso gradual, que se iniciaría eventualmente con partidos disputados sin público.

   Ante este cuadro de situación, Domínguez fue categórico. “Llegará el día en que los riesgos se reducirán y será posible reanudar actividades hoy paralizadas. Desde la Conmebol queremos estar preparados para ese momento. Por ello, un equipo de expertos especialmente convocados por nuestra institución elaboró un protocolo para los entrenamientos, viajes y competiciones, así como un manual operativo de llegadas y salidas de vuelos de delegaciones de fútbol y a los aeropuertos civiles y/o militares que serán utilizados”, indicó el paraguayo contemplado las diversas variables estudiadas.

   “Esta propuesta no supone plazos ni fechas. Se trata de un aporte para el retorno responsable, planificado y coordinado de las competencias internacionales a nuestro continente. Estamos a las órdenes para aclarar cualquier duda y debatir las medidas contenidas en estos documentos”, aseguró ante la firme atención de los jefes de Estado, entre los que estaba Alberto Fernández, quien además de ser un futbolero de ley, tuvo su primera cumbre del Mercosur como presidente de los argentinos.

   Cabe destacar que desde el inicio de la pandemia a causa de covid-19, la Conmebol tuvo clara su prioridad. Y así lo ratificó el propio Domínguez. “Lo más valioso, lo que debemos proteger por encima de todo, es la vida de jugadores, técnicos, árbitros, asistentes, hinchas; en fin, de todas las personas involucradas en el fútbol”, respondió con determinación.

   El plus es que la casa madre del fútbol sudamericano suspendió toda actividad ante el avance del coronavirus. Se amalgamó de manera natural a las decisiones que fueron adoptando la mayoría de los países, pese a que en algunas naciones no se tomaron medidas radicales. Y así están padeciendo las consecuencias hoy en día.

   “Una de las muchas lecciones que nos deja la pandemia es que un mundo sin deportes, un mundo sin fútbol es un mundo triste, un mundo gris. Es sabido que el fútbol es un alivio de las tensiones y ansiedades sociales. Nuestros pueblos han hecho grandes sacrificios y esfuerzos, sometiéndose a severas cuarentena. El fútbol puede convertirse en uno de los bálsamos para lograr el envión anímico que en el futuro próximo necesitarán nuestros países para recuperarse de este duro golpe”, auguró el presidente Domínguez, quien destacó con optimismo que el deporte “puede ser un bálsamo necesario para todo lo que necesitarán nuestros países para recuperarse de este duro golpe”. Sin dudas, esta fue una particular Cumbre del Mercosur y algo más.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario