Ovación

Cuando no pierde sólo empata

Boca, que viene de quedarse afuera de la Copa, no pudo de local frente a Vélez y se mantiene en el penúltimo lugar del torneo.

Lunes 03 de Junio de 2013

Boca y Vélez, dos candidatos que no pelean desde hace varias fechas por el título, empataron anoche 1 a 1, en el partido que ambos celebraron en la Bombonera mientras esperan el final del torneo Final tras un pálido rendimiento que los dejó en los últimos lugares. Insúa marcó la ventaja parcial para el conjunto de Liniers, campeón del pasado certamen Inicial y protagonista de la Superfinal anual con el ganador del presente campeonato, pero luego Blandi puso las cosas en igualdad de condiciones.

El mejor valor del equipo de Bianchi, que a mitad de semana resultó eliminado de la Libertadores por Newell's, Juan Sánchez Miño, vio la tarjeta roja a los 37' de la segunda etapa por una agresión a Lucas Romero.

Boca, que reúne 14 puntos en la clasificación, fue superior en el desarrollo, de principio a fin. Mostró mayor verticalidad y profundidad en los 45' iniciales, pero su mejor prestación fue nítida a lo largo de todo el partido.

Vélez (15 unidades) se puso en ventaja en la primera chance clara que tuvo. A los 14' Insúa metió un tiro libre bárbaro, al ángulo de Orion, después de una innecesaria falta de Caruzzo sobre Ferreyra.

Pero Boca, a partir de un despliegue notable de Sánchez Miño, bien acompañado por Walter Erviti, empezó a acumular méritos como para empardar el marcador. A los 15', Erviti lo dejó solo al Burrito, quien pateó y permitió una buena respuesta del uruguayo Sosa.

El xeneize fue en busca de la igualdad, algo que se concretó a los 34' cuando Erviti desbordó y metió un centro perfecto desde la izquierda para que Blandi, con un cabezazo de pique al suelo, metiera el tanto del empate. Acto seguido, el arquero velezano sacó chapa de figura al detenerle muy bien un remate cruzado de Marín.

En la segunda parte, el dominio del local decreció, pero mostró mayor intención de victoria que su adversario. Un artero codazo de Fabián Cubero sobre Sánchez Miño no tuvo sanción ecuánime de Maglio, quien alternó fallos justos con otros que no lo fueron tanto.

El mediocampista xeneize continuó siendo la llave para armar juego, pero no pudo rubricar una muy buena actuación a partir de una agresión que consumó sobre Romero. El juez lo vio y dictaminó la expulsión de Sánchez Miño.

Boca tuvo sus chances (como un disparo de Erviti que controló bien Sosa), pero el vértigo le quitó claridad y ya no llegó con tanta asiduidad. Vélez, por su lado, tuvo una chance para ganarlo con un disparo de Insúa que controló Orion. No hubiese sido justo en un juego con empate redondo.

El Virrey confesó que la igualdad fue “lógica”

Carlos Bianchi no sólo habló de lo que dejó el empate de ayer, sino también de la eliminación de la Libertadores. “Me parece que el empate fue lógico”, declaró. Después, opinó: “Hicimos una Copa aceptable y el campeonato no es bueno”.

“Fui a saludar a Maglio porque antes me dijo que no le hubiera gustado dejar el arbitraje sin dirigirme. Se lo agradecí”.

Además, se refirió al cambio de Blandi que fue cuestionado ante Ñuls. “Lo que busqué era que no se desgarrara”, dijo.

Sobre el cierre, más allá de ser un DT ganador su continuidad no está asegurada. “Aún debo rendir cuentas en este club, donde el objetivo es salir primero”, sostuvo.

Riquelme se lo perdió por un cuadro de anginas

Juan Román Riquelme, capitán de Boca, no jugó ayer frente a Vélez por un cuadro de fiebre y anginas, según informó oficialmente el club. El jugador fue desafectado de la concentración y su lugar fue ocupado por Walter Erviti, recuperado de una contractura. Por su lado, Blandi era otro que estaba en duda pero finalmente fue de la partida.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario