Ovación

Cuando favoritos y figuras no aparecen

Las potencias y sus líderes aún no desarrollaron en la Copa América todo lo que se espera de ellos.

Viernes 19 de Junio de 2015

Los partidos de la fase inicial de la Copa América fueron cambiando opiniones, pronósticos y la confianza en suelo chileno. Las sensaciones no mutaron totalmente, pero sí se morigeraron.
Desde el preciso instante cuando se desembarca en el aeropuerto de Santiago, el marketing futbolístico recorre desde ahí a toda la vía pública, hoteles, restaurantes, centros comerciales y hasta colectivos. Y esa promoción dejó a las claras tres aspectos, el fuerte entusiasmo por la Roja, con Alexis Sánchez y Arturo Vidal, las candidaturas de dos potencias como Argentina y Brasil exhibida en mucha cartelería con Messi y Neymar. Y también Colombia, con James Rodríguez.
El viernes pasado la corriente de opinión aquí ubicaba a Chile, Argentina y Brasil como los únicos candidatos a quedarse con la copa y auguraban un paso firme de estas selecciones hacia los cuartos de final como primeros de sus respectivos grupos.
Pero el fútbol sigue siendo mágico porque más allá de la sociedad de los manipuladores vivos, este deporte conserva esa cuota de imprevistos que modifica proyecciones, o al menos las deja en suspenso.
La victoria de Venezuela sobre Colombia, que a su vez venció a Brasil y una nueva imagen de Perú abren un interrogante en las posiciones finales de esa zona. También el empate inicial de Argentina con Paraguay, más allá de lo intenso y emotivo que fue, y el ajustado triunfo albiceleste ante Uruguay, moderó la expectativa trasandina. Y las apretadas victorias de la celeste y de los guaraníes con Jamaica tampoco permiten asegurar cómo culminará dicho grupo. La igualdad de Chile con México y la victoria de Bolivia ante el decaído Ecuador no diferencia a este grupo A de los otros dos en cuanto a las pocas certezas.
Entonces lo que sería un paseo del seleccionado anfitrión, de Argentina y Brasil no se cumplió. Todo lo contrario. Se puede decir hasta ahora que esta Copa América es impensada por resultados y nivel de juego. Tan sorprendente como las situaciones que se viven en torno a los jugadores a quienes ya habían puesto en el podio antes de jugar, que si bien lograron mostrar flashes de su exquisito fútbol, no le pudieron dar la continuidad necesaria para ser merecedores de la distinción como los mejores del torneo.
Es que Vidal no sólo no deslumbró en cancha sino que además puso en vilo a Chile con un acto de indisciplina que pudo haber terminado muy mal.
Messi tuvo momentos de distinción pero no con la continuidad que esperan todavía aquí, ya que los chilenos esperan ver al Leo de Barcelona.
Y con Neymar, que jugó un buen primer encuentro ante Perú, contra Colombia pasó casi desapercibido si no fuera por la expulsión de la que fue partícipe cuando el partido concluyó.
Al contrario, en esos espacios donde aluden a las figuras no aparecen los nombres rutilantes y sí elogios para el uruguayo Ríos Arévalo, el paraguayo Ortigoza o el Kun.
Entonces los chilenos esperan el devenir de la última jornada de la fase de grupos para visualizar si sus deseos serán realidad, y fundamentalmente ver a su seleccionado en la final ante Argentina o Brasil, ya que se ilusionan con conquistar la Copa América venciendo a alguna de las dos potencias, quizás por ese afán de fortalecer su orgullo de pertenencia.

Chile buscará surfear el escándalo de Vidal

Chile tiene todo para clasificar primero en su grupo, el A, y esperar a uno de los terceros. Todo parece marchar sobre rieles en el aspecto estadístico, porque además enfrenta al segundo que no es ninguna potencia ni mucho menos: Bolivia. Quizás lo que más esté en juego esta noche en Santiago (declarada anoche en preemergencia ambiental) será saber si podrá surfear contra el escándalo inesperado que le presentó la indisciplina del hoy su gran estrella Arturo Vidal (chocó su flamante Ferrari en estado de ebriedad el martes en licencia). Inclusive, el técnico Jorge Sampoli puso en duda su inclusión, pero jugaría.
En medio de todo tipo de rumores, que hablaban inclusive de que Vidal podía ser excluido de la selección, hasta la otra estrella del equipo, Alexis Sánchez, debió salir a bancarlo, aunque a su manera le advirtió: "Le dije que ahora debe romperse el culo". Y el mismo DT casildense debió decir que "es un tema resuelto y debemos concentranos sólo en lo deportivo. Estoy tranquilo de que hice lo mejor (mantenerlo en el plantel)", pero como el delantero trasandino, también abrió el paragüas: "El tiempo dirá si fue así".
En ese clima Chile saldrá a la cancha. Puntero junto a Bolivia, tiene todo para jugar luego con el mejor tercero, pero hasta podría quedar 3º si pierde y México vence a Ecuador antes. Sampaoli se encontró con un problema increíble y se verá si tuvo muñeca para resolverlo con fútbol.
Chile jugará con el resultado puesto de México-Ecuador. El particular técnico azteca, Miguel Herrera, no anduvo con vueltas para decir que si pierden hoy "será un fracaso", mientras que su par ecuatoriano, el argentino Gustavo Quinteros, debió salir a desmentir la renuncia.
El único resultado clasificatorio sería una victoria de México (que al menos entraría como uno de los 2 mejores terceros). Un empate o un triunfo de Ecuador dejará a uno de los dos con 3 puntos, 3º del grupo A, y con grandes chances de despedirse.

Neymar: una fecha de sanción solo por ahora

Fue una jornada de mucha confusión ayer. Todo el mundo esperaba que saliera la sanción a Neymar por la expulsión frente a Colombia luego del final del partido, pero al final la Condefederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) sólo emitió la sabida: la correspondiente a las dos amarillas recibidas ante Perú y los cafeteros, y que ya suponían una fecha de suspensión. Pero como al astro brasileño lo echaron camino al vestuario, quedó pendiente y fue motivo de mucha polémica una medida disciplinaria extra. Finalmente, la Conmebol anunció que hoy emitirá un nuevo fallo y en medios del país vecino hasta especulan que no sólo podría perderse los cuartos de final sino el resto de la Copa América.
Neymar fue clave en el triunfo de apertura en el adicional ante Perú y menos importante ante Colombia, que supo como anularlo. Ahí quedó en evidencia la debilidad brasileña: sin su estrella no apareció nadie para suplantarlo. Y ahora, el domingo ante Venezuela, Dunga deberá armar el equipo sin él. Encima, si clasifica como todo el mundo espera, es muy probable que al menos para los cuartos de final tampoco lo tenga.
Las informaciones fueron cruzadas. Ningún medio aventuró la correcta hasta que anoche se supo que la Conmebol sólo sancionó a Neymar por las dos amarillas. Eso quiere decir que seguramente el jugador brasileño tendrá un castigo adicional, porque el tribunal ya considera de esta manera que las dos situaciones, por más que hayan ocurrido en el mismo partido, no se invalidan. El 10 brasileño entonces será suspendido por la roja que recibió de parte del chileno Ossés camino al vestuario, que fue por aplicarle un cabezazo a Murillo, de Colombia, luego de pegarle un pelotazo a Armero.
Precisamente, en el extremo del pesimismo, el diario deportivo Lance publicó anoche en su web que, de acuerdo al artículo 10 inciso B del reglamento de la Copa América, a Neymar podrían corresponderle 3 fechas adicionales, ya que agredió a un rival. Dicho artículo dice: "Suspensión como mínimo de tres partidos en la competición o por un período específico por conducta violenta o por agredir a jugadores, o a cualquier otra persona presente en el partido, excepto a sus oficiales".
Si le aplican ese artículo, Neymar se perderá el resto de la Copa América si es que Brasil logra llegar a la final. Pero otros medios especularon con que lo sancionen por tumulto, en cuyo caso penaría una fecha más. El panorama igual no es alentador para el 10 brasileño, mientras que el colombiano Bacca, también expulsado luego de empujarlo, espera sanción. Claro está, no es igual de decisivo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS