Ovación

Cuando el fútbol de la ciudad se vistió de luto

Se cumplieron 16 años del terremoto en Colombia que truncó la vida de Bihurriet, Montenegro y Campagna.

Viernes 30 de Enero de 2015

“Hallan sin vida a Bihurriet, Montenegro y Campagna”. El dramático título encabezó en el enero de hace 16 años la página 27 de la sección El Mundo, de La Capital. Un terremoto en Colombia había arrojado inicialmente un saldo fatal de 1.000 muertos, cifra que se agravó con sucesivas réplicas y llegó al menos a duplicarse. Entre las víctimas estuvieron tres deportistas ligados al fútbol de la ciudad: Rubén Bihurriet, Diego Montenegro y el representante de ambos, Darío Campagna. El fútbol de la ciudad se vistió de luto el lunes 25 de enero de 1999, por ese sismo que devastó la mitad de las ciudades de Armenia y Pereira, ubicadas a unos 300 kilómetros de Bogotá e integrantes del Eje Cafetero, una región económica y culturalmente importante del centro oeste del país declarada Patrimonio de la Unesco. Fueron unos 60 segundos de temblor y miles de vidas arrasadas.
  Según los primeros cables de prensa el terremoto se ensañó con esas localidades cafeteras a las 13.19 (15.19 hora local) con una magnitud de 6,4 grados en la escala de Richter (que mide con un máximo de 10). Y como la tragedia destruyó los cuarteles de policía, de bomberos y las dependencias de Medicina Legal y Defensa Civil no hubo inmediatamente un adecuado reporte del desastre ni del número de víctimas. La primera réplica a las 17.40 locales sumó más muertes, y otras tantas por peleas y atracos incrementó el número a unos 2 mil. Los cuerpos de las víctimas fueron llevados al auditorio de la Universidad de Quindío (departamento de Armenia), entre ellos los de los ex futbolistas de Newell’s y Central.
  Rubén Alfredo Emilio Bihurriet, el Pampa, tenía 27 años y había nacido en Trenque Lauquen. Jugó como volante ofensivo en la primera de Ñuls entre 1990 y 1992, cuando el equipo estuvo dirigido por José Yudica primero y luego Marcelo Bielsa (quien al momento de la tragedia dirigía la selección argentina). Luego fue parte del plantel de Central Córdoba, entre 1993 y 1994, y participó de la final por el ascenso que los charrúas perdieron con Gimnasia y Tiro de Salta. Pasó también por Aldovisi y Americano de Carlos Pellegrini.
  Diego Montenegro, de 24 años, había jugado en las divisiones inferiores de Rosario Central, luego emigró a Chacarita Juniors, Colegiales y Adeo de Cañada de Gómez.
  Y Darío Campagna tenía 33 años, había integrado el plantel auriazul, luego a mediados de los 80 se vinculó a Deportes Quindío, pasó a Millonarios de Bogotá en 1988, volvió a Talleres de Córdoba y luego regresó a Quindío. Cuando colgó los botines se capacitó como técnico y posteriormente se dedicó a representar jugadores de fútbol.
  Bihurriet y Montenegro habían llegado a Armenia 15 días antes del sismo, en compañía de Campagna. Iban a probarse en el club Deportes Quindío, dirigido entonces por el colombiano Eugenio Jiménez. Ya habían aprobado una evaluación del técnico y sólo les quedaban pocos días para firmar el contrato cuando el sismo los encontró en el hotel Armenia Plaza, el lugar donde tras remover los escombros fueron hallados sus cuerpos. Primero, Bihurriet y Montenegro (algunos periodistas aseguraron que estaban abrazados); horas después, Campagna.
  El presidente de Colombia era en ese momento Andrés Pastrana, quien ordenó el toque de queda y envió aviones y helicópteros a la zona, donde no se dejaban de acumular víctimas fatales. El epicentro del terremoto fue cercano a la ciudad de Pereira. Miles de habitantes de las poblaciones afectadas durmieron a la intemperie o velaron del mismo modo a sus muertos, aún cuando la lluvia cayó sobre la región a poco del desastre, “el más destructor ocurrido en Colombia desde 1994”. Así se refirió al terremoto la prensa colombiana.

Pesares. “A las 13.19, cuando se produjo la catástrofe, la cadena deportiva colombiana RCN Armenia estaba en contacto telefónico con Bihurret, quien se encontraba en la habitación con Montenegro y Campagna. La comunicación se cortó abruptamente, es más nosotros pensamos que era una falla técnica nuestra pero lamentablemente no fue así”, contó en esa oportunidad el periodista colombiano Jaime Serrano.
  Acá también algunas personalidades del fútbol expresaron su pena y perplejidad. La Capital publicó dos días después de la tragedia algunas voces: “Todavía no lo puedo creer. Me enteré por los medios. Parece mentira. Estuve hablando con Darío hace dos días”,  dijo Daniel Teglia, técnico de la reserva de Central en ese momento y ex compañero de Campagna en la primera canalla.
  Por su parte, José Yudica, entrenador que llevó a Bihurriet a primera, recordó: “Lo llevé a Corrientes con el equipo superior en el 90 cuando teníamos que enfrentar a Mandiyú. En ese partido entró unos minutos y rindió de acuerdo a lo esperado. Era un jugador explosivo que parecía frágil, por eso el padre se preocupaba y lo llevaba a un gimnasio para que se fortaleciera. Lo recuerdo como un chico educado, de muy buena conducta, que sin dudas hubiera merecido otro final”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS