Ovación

Coudet piensa en Musto y Delgado como titulares en Central ante River

La práctica de fútbol que estaba prevista para ayer no se realizó. Igual Coudet piensa en Musto y Delgado en lugar de Barrientos y Colman para visitar el domingo a River.

Viernes 29 de Mayo de 2015

Aquel plan que se ideó en la previa de Lanús y que tuvo un respaldo inconcluso dentro de la cancha va camino a surtir efecto. Los cambios que Eduardo Coudet tendría pensado meter en el equipo son la muestra más acabada de que aquellos 90 minutos en el Gigante lejos estuvieron de dejarlo conforme. De allí la variante de nombres y hasta de esquema que se vendrían, siempre atendiendo, claro, que lo que se viene es nada menos que un entonado River, que acaba de sellar su pase a las semifinales de la Copa Libertadores de América. A la cancha iría Damián Musto. Al igual que César Delgado. “Los dos tienen muchas chances”, le confió a Ovación una fuente muy cercana al cuerpo técnico. De confirmarse, estarían ocupando los lugares de Fernando Barrientos y Gustavo Colman. Y todo lo que se maneja con el potencial tiene anclaje en el hecho de que la práctica formal de fútbol que estaba prevista para ayer finalmente no se realizó (hubo trabajos con pelota en espacios reducidos). En principio hoy será el turno del fútbol formal.
  No obstante, algunos indicios ya había dado el Chacho en el turno vespertino del miércoles, cuando en un trabajo táctico probó con Musto y con Colman primero y Delgado después. Ayer se esperaba que apareciera el equipo en cancha, pero nada de eso ocurrió. Es que el cuerpo técnico optó por trabajar algunas otras cosas. Es por esto que la confirmación por parte del Chacho lejos estuvo de aparecer. Igual, eso no les saca posibilidades a Musto y al Chelito. Más bien todo lo contrario. Hasta anoche lo que se pensaba en Arroyo Seco era apostar por ambos.
  Apenas finalizado el partido contra Lanús se pensó en que algo podía llegar a cambiar para este fin de semana. Básicamente por el lado de Barrientos, por quien el Chacho se la había jugado después de seis partidos mirando desde el banco (en cuatro había ingresado y en los otros dos estuvo lesionado). Ahora también presenta una molestia (ayer no trabajó debido a una contractura), pero Coudet ya tenía en mente buscarle un reemplazante. De allí la idea de apelar a Musto, quien recién el martes se reincorporó al grupo tras una licencia.
  Hay una lectura obligada que hacer y que tiene que ver con que a Coudet no le gustó el funcionamiento de la mitad de la cancha, donde Nery Domínguez tuvo que lidiar en soledad contra los volantes granates. De allí la intención para esta ocasión de intentar reforzar esa zona y lograr que el círculo central vuelva a transformarse en un verdadero dique de contención.
  Las condiciones físicas pero sobre todo futbolísticas que presenta Musto por ahora son una incógnita. Es que más allá de algunos entrenamientos aislados con los que cumplió junto al preparador físico Ernesto Colman, el volante perdió unos cuantos días de trabajo. La verdad quedará expuesta el domingo en Núñez, aunque si el Chacho decide darle pista es porque considera, junto a sus colaboradores, que está en condiciones de volver al equipo.
  Un capítulo aparte es lo que podría suceder con Colman, de flojísimo partido ante Lanús. En la cabeza del técnico estuvo la idea de reemplazarlo mucho tiempo antes.
  Lo de Lanús fue un eslabón más en esta seguidilla de tres partidos en los que Colman viene siendo titular sin entregar la cuota de fútbol que de él se espera. ¿Qué podría ocurrir entonces? Que Delgado entre nuevamente en acción desde el arranque (contra Chicago estuvo lesionado y ante Lanús fue al banco e ingresó en el complemento). Pero la idea de Coudet es que el Chelito no se estacione en los metros finales, como ladero de Ruben, sino que se mueva con libertad en tres cuartos. De allí el 4-4-1-1 que se estaría poniendo en cancha, al menos desde el primer minuto.
  Por ahora simples conjeturas, aunque esas palabras acerca de que “los dos tienen chances” sonaron convincentes. Y si es así al equipo sólo le faltaría la confirmación de Coudet.

Los gritos como bandera

Hay muchas manera de entender el invicto que logró mantener Rosario Central a lo largo de las 13 fechas disputadas (también podría incluirse, si se quiere, en encuentro por Copa Argentina). Sin dudas el más importante es el potencial que tiene en cuanto a goles. El Canalla no es de los equipos con mayores galardones en ese sentido, pero sí cuenta con una condición insoslayable: en todos los partidos convirtió, lo que obliga al rival a pegar más de un grito para vencerlo.
  La frase de que en el fútbol “se gana con goles” es una verdad de Perogrullo. Pero del dicho al hecho no siempre hay una distancia corta. Y este Central hoy se mueve como pez en el agua en ese sentido. Se insiste, no es de los más goleadores del torneo. Boca, San Lorenzo, River y Unión hoy cuentan con una capacidad goleadora que los ubica un escalón por encima en el campeonato, pero la diferencia está en que sólo el equipo de Coudet fue el que pudo marcar en los 13 encuentros que se llevan disputados.
  Claro que no sólo los goles cuentan. Suele ocurrir que la solidez defensiva juega un papel preponderante. Porque un equipo que anota pero al que le marcan con demasiada facilidad hace que la ecuación no siempre cierre con un saldo positivo.
  A este equipo se le puede marcar como falencia que pocos jugadores pudieron convertir. Fueron sólo cinco (Marco Ruben, Franco Cervi, Franco Niell, Alejandro Donatti y Cristian Villagra). Y, se sabe, cuantos más futbolistas tengan la capacidad de llegar al gol más sencillas resultan las cosas. Pero a la vista de los resultados, por ahora con eso alcanza.
  Saber que enfrente habrá un equipo (en este caso Central) que cuenta con una eficacia goleadora en todos los cotejos hasta el momento no debería ser un dato menor para cualquier rival. Hoy le toca a River realizar el razonamiento de que, como mínimo, necesitaría dos goles para terminar con el invicto del conjunto canalla.
  Hay cientos de conjeturas para hacer con el afán de intentar dilucidar los verdaderos motivos de este presente. Pero ese mérito hoy es una realidad que le permite a Central utilizarlo como una acción de autosatisfacción y, si se quiere, casi como una razón de amedrentamiento hacia el rival que le toque enfrentar.

A un partido de la historia

El partido contra River será importante por sí solo. Es que de ganar, Central no bajará escalones en el lote de vanguardia, pero ese encuentro puede significar también que el equipo de Coudet alcance una marca histórica: la de llegar a los 16 cotejos sin derrotas, algo que sucedió hace 40 años, en 1975. El actual ciclo contempla un partido que fue dirigido por Hugo Galloni (ante Banfield) en la última fecha del torneo anterior. El resto fueron todas presentaciones bajo el mando del Chacho, que contemplan las 13 fechas del actual torneo, más el choque ante Deportivo Riestra, por Copa Argentina.
  Aquel antecedente, lejano por cierto, data de 1975 (torneo Metropolitano), con la racha que se inició después de la caída (0-1) contra San Lorenzo (V) el 30 de julio y que se cortó el 16 de noviembre del mismo año, cuando cayó por 2 a 0 ante Gimnasia y Esgrima de Jujuy (V), ya por el Nacional 1975. Esos 16 partidos fueron dirigidos por Ricardo De León (14 partidos) y Francisco Erausquin (2). Fueron 12 triunfos y 4 empates.
  Después de la derrota frente a Racing (18 fecha del torneo anterior) Central no volvió a perder. Y el domingo el equipo de Coudet tendrá la chance, si es que no pierde en el Monumental, de alcanzar una nueva marca histórica.

 

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS