Ovación

Córdoba lo aprovechó en el final

Venció a San Martín por 2-1 y quedó a un punto del líder Argentino (Q).

Lunes 01 de Junio de 2015

Tablada estalló. Justo en el momento en que la angustia estaba copando la escena. Porque cuando el partido se moría Central Córdoba cantó victoria. Así, agónicamente, logró un triunfo clave sobre San Martín de Burzaco por 2-1 en el Gabino Sosa que lo dejó a un punto del líder Argentino de Quilmes, que el sábado empató con Excursionista. Entonces, el saldo de la 15ª de la Primera C fue altamente positivo para el local.  
A los 88’ el mediocampista Lucas Moya fue el encargado de desatar el delirio charrúa tras marcar el gol del triunfo. Pero hasta ese momento en Tablada se respiraban aires de frustración por cómo se había dado el partido. Es que a los 26’ el delantero Fernando Resler (la figura) había abierto el marcador, a los 43’ el árbitro Damián Rubino miró para otro lado cuando debió sancionar penal para el charrúa, a los 45’ el arquero Juan Leguizamón se comió el gol que significó el empate transitorio y luego el local generó varias chances pero no estuvo fino a la hora de definir.  
Esta vez Central Córdoba ganó y lo mereció. Simplemente porque fue el que hizo el gasto. Al principio le costó encontrarle la vuelta a un rival que manejó bien la pelota. Pero con el correr del partido ajustó las marcas, maniató al de Burzaco y comenzó a encontrar los caminos hacia el arco rival.
La apertura del marcador llegó con una jugada preparada. La ejecución de un tiro libre desde la derecha encontró en el segundo palo al defensor Alfredo Resler, que le bajó la pelota de cabeza a su hermano mellizo para el 1-0.
Córdoba había tomado el rumbo de la victoria. Y podría haber  confirmado ese norte si le hubieran cobrado un claro penal sobre el atacante Resler. Pero no fue así. Y para colmo de males, Leguizamón protagonizó un verdadero blooper a los 45’, cuando el volante Ricci hizo un tirito al arco desde afuera del área y la pelota se le filtró por abajo. Fue el empate.
Lejos de acusar el golpe, el local fue por la victoria. Llevó peligro una y otra vez sobre el arco rival pero sin poder quebrar la resistencia del arquero Scurnik, que tuvo mucho trabajo desde los 76’ debido a que su equipo se quedó con un hombre menos. Pero cuando el empate sobrevolaba Tablada, Resler habilitó a Moya para que a los 88 marque el tanto del triunfo y el Gabino explote de alegría.

“Hicimos todo para ganar”

“Fue un triunfo sufrido pero merecido. Hicimos todo para ganar. No merecíamos sumar un solo punto”. Así se despachó el delantero Fernando Resler, quien marcó el primer tanto charrúa y fue la figura del partido. Además, destacó “la paciencia que tuvo el equipo para sacar adelante el partido. No se nos estaba dando el gol por virtud del arquero de ellos, que tuvo un par de tapadas muy buenas, pero después llegó el gol y conseguimos un triunfo merecido”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS