Ovación

Copa América: Messi, por amor a la camiseta

Juegue bien, regular o mal. Ganando o perdiendo. Cualquiera sea el marco, Lionel Messi siempre estará como centro del análisis fino. Sucedió cuando en las dos primeras presentaciones la estrella...

Viernes 15 de Julio de 2011

Juegue bien, regular o mal. Ganando o perdiendo. Cualquiera sea el marco, Lionel Messi siempre estará como centro del análisis fino. Sucedió cuando en las dos primeras presentaciones la estrella de Barcelona no rindió como se esperaba y todos le cayeron encima; y también tras la goleada contra Costa Rica, donde todo fue elogios. Ayer el rosarino habló en conferencia de prensa y dejó algunas frases interesantes. "Vengo a la selección porque lo siento y siempre quiero jugar", dijo en alusión sobre la especulación por una eventual renuncia futura por las críticas recibidas. "A nadie le gusta que lo silben ni lo puteen. Dolió mucho, pero nos ayudó", replicó respecto a la cruel despedida del equipo en el empate ante Colombia.

"No es la primera vez que pasa. Lo que digan los medios no me preocupa y no me hará cambiar", desafió el rosarino, elegido por Fifa como el mejor jugador del mundo las últimas dos temporadas.

El crack admitió, en cambio, que las reprobaciones del público tras los dos primeros partidos de Copa le habían "dolido" y confió en que "la gente va a estar con la selección" durante la segunda fase. "Todos nos fuimos mal por cómo se dieron los partidos tanto en La Plata (1-1 con Bolivia) como en Santa Fe (0-0 ante Colombia). Lo que pasó, pasó. Ahora empieza otra Copa", se esperanzó.

"Me gustó lo del otro día en Córdoba", apunto en relación al caluroso recibimiento que tuvo el equipo y él en particular porque, insistió, "a nadie le gusta que lo silben ni lo puteen". Y agregó: "Somos los primeros que queremos hacer las cosas bien. A veces las circunstancias no se dan, pero no porque no queramos".

Leo también hizo un referencia puntual a cómo se sintió desde lo futbolístico y porqué en los dos primeros encuentros le costó más que en el último. "Al jugar por el medio (frente a Bolivia y Colombia) no encontraba mucho espacio, en cambio al salir hacia afuera pude jugar sin tantos rivales alrededor", explicó.

Como no podía ser de otra forma, hizo alusión Uruguay, el rival en cuartos de final. "Viene de ser cuarto en el último Mundial. Es una selección muy fuerte y tiene delanteros muy peligrosos como (Diego) Forlán, que conocemos muy bien", expresó.

La comparación con Barcelona es inviable

Después de los dos partidos del seleccionado argentino en los que Lionel Messi no alcanzó el nivel que está en condiciones de brindar aparecieron no sólo las críticas, las conjeturas acerca de porqué en Barcelona rendía de una determinada forma y con la camiseta argentina de otra. En ese sentido el rosarino fue contundente. “No se puede comparar ni en lo individual ni en lo grupal. Barcelona es un equipo con jugadores que trabajan juntos desde hace mucho tiempo”. De la misma forma aclaró que la autocrítica que realizó después de los partidos ante Bolivia y Colombia “es la misma que la que hago cuando no juego bien en Barcelona, porque no es la primera vez que juego mal. Cuando me pasa eso trato de sobreponerme y esperar el siguiente partido para cambiar”. Y agregó: “Tuve la suerte que con Costa Rica las cosas fueron distintas y ojalá suceda lo mismo ahora contra Uruguay”.

El equipo que gana y gusta, no se toca

El entrenador argentino Sergio Batista confirmó ayer mediante su cuenta en la red social Twitter que no hará cambios para enfrentar mañana a Uruguay en Santa Fe. “Estoy muy conforme con el rendimiento del equipo frente a Costa Rica. Por eso pienso repetir la misma alineación”, escribió el DT.
Con tal aseveración, Argentina irá en busca de las semifinales de la siguiente manera: Romero; Zabaleta, Burdisso, Milito y Zanetti; Gago y Mascherano; Agüero, Lionel Messi y Di María; Gonzalo Higuaín.
En la práctica realizada ayer en Ezeiza, Batista había dispuesto el mismo equipo titular durante cuarenta minutos. Luego del entrenamiento habló con los once jugadores en el círculo central de una de las canchas.
El equipo entrenará hoy nuevamente en el predio de la AFA y a las 19 viajará en un vuelo chárter rumbo a Santa Fe, para quedar alojado en el hotel de Colón. A las 21, Batista hablará a la prensa.

Con Cáceres y Victorino

Uruguay, el rival de Argentina mañana en los cuartos de final, presentaría dos cambios respecto de los 11 que superaron a México en la última presentación.
Martín Cáceres, quien ya cumplió su fecha de suspensión por la acumulación de dos tarjetas amarillas reingresará como lateral izquierdo, mientras que el zaguero Mauricio Victorino ingresará por Sebastián Coates, inhabilitado también por la suma de dos amonestaciones. En este contexto, Cristian Cebolla Rodríguez sería el que dejará el equipo titular, mientras que Alvaro Pereira pasaría de lateral a carrilero, siempre por izquierda, para conformar una defensa de cinco.
Diego Forlán se retiró ayer anticipadamente del entrenamiento por una molestia muscular, aunque su participación ante Argentina no está en duda.
Si bien ayer el entrenador Oscar Tabárez dijo que aún no está programado quiénes serán los titulares, el equipo sería: Muslera; Maximiliano Pereira, Diego Lugano, Victorino y Cáceres; Alvaro González, Diego Pérez, Arévalo Ríos y Alvaro Pereira; Diego Forlán y Luis Suárez.

Más ajedrez que fútbol

El DT del seleccionado de Brasil, Mano Menezes, aseguró que el partido contra Paraguay, el domingo por los cuartos de final, “será un choque más táctico”, a la vez que le confirmó la titularidad al lateral derecho Maicon.
  “Tengo muy claro que ante Paraguay será un choque eminentemente táctico. Desde ahora ya no hay recuperación posible, una derrota es el pasaje a casa”, explicó Menezes en conferencia de prensa tras el entrenamiento de Brasil en el Sofitel de Los Cardales.
  “La presión es mayor y se dice que los equipos con mayor tradición son los que mejor sobreviven porque ya tienen la experiencia —agregó—, pero eso habrá que comprobarlo en el campo”.
  Menezes, además, adelantó que Maicon seguirá como titular en el sector derecho de la defensa: “Estoy conforme con el trabajo que hizo ante Ecuador”, apuntó el entrenador.
  La decisión del DT implica que Dani Alves, el talentoso lateral de Barcelona, volverá a estar en el banco de suplentes.
  Aunque no lo confirmó, es probable que Menezes disponga, justamente, la misma formación que le ganó 4 a 2 a Ecuador el miércoles en Córdoba, resultado que le permitió ganar el Grupo B.
  Los 11 serían: Julio César; Maicon, Lucio, Thiago Silva, André Santos; Lucas Leiva, Ramires; Neymar, Ganso y Robinho; Pato.
  “Lo que viene ahora no es una competición nueva: es la segunda parte del mismo torneo. Del mismo modo que ante Paraguay, el de Ecuador también era un partido decisivo. Si perdíamos quedábamos eliminados”, amplió Menezes respecto del futuro del certamen.
  “Paraguay será un rival muy duro en nuestra idea de llegar a las semifinales, que es el próximo objetivo que nos planteamos”, dijo.
  El plantel verdeamarelho volvió a Buenos Aires en la madrugada de ayer y hoy volverá a entrenarse ya de cara al choque contra Paraguay.

Al trabajo con trabajo

Convencido de que tiene que ajustar muchas cosas, Paraguay reanudó ayer sus entrenamientos con miras al choque con Brasil, por los cuartos de final de la Copa América. “Fuimos inconsistentes (en la fase de grupos), esa es la verdad. Para mejorar tenemos que evaluar todo, lo que hicimos bien y lo que hicimos mal”, dijo el capitán y arquero paraguayo Justo Villar poco después de finalizar la práctica en el estadio Gimnasia y Tiro de Salta.
  El arquero del Valladolid resaltó que reina “el buen ánimo” en el equipo guaraní y se mostró confiado que en los cuartos de final “verán el verdadero potencial” de la albirroja.
  El defensor Darío Verón, por su parte, manifestó que le es indiferente volver enfrentar en la siguiente fase a Brasil, con el que ya igualaron 2 a 2 en la primera ronda.
  “Todo comienza de cero nuevamente, de aquí en adelante todos los juegos son duros, el que pierde se va a casa”, indicó. Y agregó: “Si tiene algo de bueno (enfrentar una vez más al equipo verdeamarelho), es que ya nos conocemos y difícilmente su juego nos tome por sorpresa”.
  El equipo paraguayo tiene previsto viajar en las primeras horas de hoy rumbo a Buenos Aires, donde entrenará de cara al choque del domingo, que será en el estadio Ciudad de La Plata.

Borghi, sin dudas

Lejos de jugar al misterio, Claudio Borghi, entrenador del seleccionado chileno, ya adelantó el equipo que pondrá en cancha en el partido frente a Venezuela, por los cuartos de final de la Copa América. Así, tras confirmar que mantendrá su 3-4-1-2, reveló que no modificará la defensa y que en el mediocampo hará ingresar a Arturo Vidal (jugará por la izquierda) en lugar del suspendido Jean Beausejour. Así, Carlos Carmona estará en la contención junto a Gary Medel, con Mauricio Isla por la derecha.
  La única duda es quien será el armador, debido a que Matías Fernández no está recuperado. La opción más clara es insistir con Luis Jiménez. Después, en el ataque, pese a las críticas por la falta de gol, el Bichi Borghi volverá a confiar en el centrodelantero Humberto Suazo, a quien otorgará la cinta de capitán en una clara muestra de respaldo hacia el jugador.
  “Suazo está poniendo pases goles. Le falta meterla, cuando lo haga va a sentir más seguridad, pero no tiene ninguna posibilidad de salir. Para mí es un jugador muy importante”, aseveró.
  Los once serán: Bravo; Silva, Ponce y Jara; Fierro, Carmona, Medel y Vidal; Jiménez; Suazo y Paredes.
  En la fase regular Chile empató con Uruguay y derrotó a México y Perú. Por eso el Bichi Borghi lejos está de meter mano en un equipo que viene marchando por la buena senda.

Para Fedor será "de vida o muerte"

El delantero Nicolás Miku Fedor, autor de uno de los goles de Venezuela en el vibrante empate 3 a 3 frente a Paraguay, consideró que a partir de ahora los partidos de la Copa América “serán de vida o muerte”.
  “La siguiente fase será muy aguerrida. Y el que quiera ganar tendrá que dejar todo dentro de la cancha, si no se lo van a comer”, manifestó Fedor, quien aseguró que su país “dejó de ser sorpresa hace años. Ya no es más la cenicienta como muchos la calificaban. Lo ha demostrado durante la primera fase de la Copa y ahora va por más”.

Colombia no cambia

El seleccionado de Colombia presentará mañana ante Perú la misma formación que venció por 2 a 0 a Bolivia en el último partido de la fase de grupos, según se desprendió del entrenamiento de ayer llevado a cabo en Santa Fe.
  Aunque el entrenador Hernán Darío Gómez todavía no lo confirmó, Colombia formará con: Luis Martínez; Camilo Zúñiga, Amaranto Perea, Mario Yepes y Pablo Armero; Fredy Guarín, Carlos Sánchez, Abel Aguilar y Dayro Moreno; Adrián Ramos; Radamel Falcao García.
  El plantel colombiano se entrenó nuevamente en la tarde de ayer en el estadio de Unión y, a diferencia de las últimas dos jornadas, fue a puertas cerradas para la prensa.
  Sin embargo, allegados al entrenador confirmaron que Bolillo Gómez ensayó con los 11 que fueron titulares ante Bolivia.
  Los jugadores pasarán la noche en un hotel céntrico de la capital provincial y hoy harán un trabajo regenerativo, desde las 9, antes de partir hacia la ciudad de Córdoba al mediodía.
  Colombia fue en la fase de grupo uno de los equipo más regulares, aunque para Yepes los candidatos al título “son otros”. De todas formas el defensor apuntó que les darán “pelea a todos”.

El Zonda los expulsó

La práctica que el seleccionado de Perú desarrollaba ayer en Mendoza debió ser interrumpida minutos antes de su finalización como consecuencia de fuertes ráfagas del viento Zonda, que afectó a la capital cuyana.
  El equipo del uruguayo Sergio Markarian pensaba efectuar su último entrenamiento antes de emprender vuelo hacia Córdoba, donde mañana jugará ante Colombia, pero el ensayo desplegado en el predio del Banco de Mendoza, en la zona de Chacras de Coria, no pudo concluir.
  Mientras ejecutaban labores de pelota detenida, los jugadores se vieron sorprendidos por vientos de más de 75 kilómetros por hora, por lo que el cuerpo técnico dispuso la interrupción de la práctica.
  En lo futbolístico, Markarian deberá elegir al reemplazante del suspendido Giancarlo Carmona, mientras que es casi seguro que volverán a la titularidad los defensores Alberto Rodríguez y Walter Vílchez, más el delantero Paolo Guerrero, goleador del equipo con dos tantos.

Zonceras del Fóbal

(Por Alfredo Montenegro / La Capital). _ "Después de pasar horas y días pateando, no puede ahora desperdiciar una pelota así", suele oírse de bocas de plateístas maduros cuando el delantero pierde una pelota de gol. "No tiene otra cosa que hacer en la vida más que patear a la pelotita y le pega como un matungo", remarca mientras va creciendo en bronca.

Pero desde la tribuna suelen salir a veces voces más enfurecidas, terribles calificativos brotan ante esas brutalidades que suelen y pueden cometer los deportistas.

Sucede que si un jugador ya pasó por seis clubes, si volvió del exterior tras temporadas en las que no brilló y al llegar dijo que estaba "contento" en la institución, es para sospechar que ese profesional sólo viene a jugar al fútbol y no a romperse el alma por la camiseta, el barrio, la historia y los viejos, como la popular lo requiere.

Si cobran millones y los pintan como superhéroes en propagandas y comentarios, si parecen llegar para salvarnos del papelón y ser campeones de todo con ellos, no puede pifiarla como cualquiera en un picado. Errar es humano, pero ellos son estrellas.

La super comercialización del deporte, con sus inversiones millonarias y el tráfico de jugadores que se cotizan en cifras incomprensibles, provoca que sea comprensivo y, hasta atinado, que desde la popular se les exija que salten unos cuatro metros, corran a 90 kilómetros por hora y hagan pases milimétricos.

Al iniciar el partido el apoyo es total, pero al rato la ilusión se transforma en silencio y comienzan los abucheos y lluvias de objetos contundentes. La hinchada empieza a putear con dedicación a sus jugadores, y de seguidores pasan a ser perseguidores. "Jugadores, la estirpe de sus madres, hay que poner más huevos, que no juegan con nadie" se escucha en muchas canchas mientras los profesionales se retiran mirando al piso.

Hasta la selección nacional también recibió insultos, silbatinas y se coreó el nombre de Diego para reprochar a Batista y los suyos cuando empató con Bolivia en Santa Fe. Aunque por lo visto en la cancha era un buen resultado no salir derrotados, los atletas admiten que "la bronca se comprende", aunque ningún hincha se sintió un incomprendido. u

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario