Ovación Grip

Confirmaron la durísima sanción

El motorista Claudio Garófalo quedó suspendido por tres años por reincidente

Lunes 16 de Marzo de 2020

El domingo 6 de setiembre de 2015 Ramiro Galarza tocaba el cielo con las manos. Después de más de un centenar de participaciones en el TC Pista, subía por primera vez a lo más alto del podio. Y en Rafaela, donde años antes había sufrido su peor accidente corriendo en los zonales. Era el mayor de los premios para el piloto de Acebal, ya entonces director de su equipo, el mismo que hace la base del Rus Med Team en la actualidad. Pero, festejo en el podio incluido, a las horas recibió la peor noticia: el motor de su Dodge, el que le había entregado Claudio Garófalo, estaba excedido en cilindrada. Ese antecedente precisamente fue el agravante para la durísima sanción que le impuso la ACTC al motorista de Quilmes: 3 años afuera y una multa de 1,5 millón de pesos por lo ocurrido en Viedma.

Garófalo había asumido la culpa entonces de haberle dado a Galarza un motor de apuro. En cambio ahora en su descargo habría señalado al encargado de los carburadores de los impulsores de Germán Todino y Marcos Landa, 1º y 3º en Viedma, como el responsable de que estuvieran fuera de reglamento.

La ACTC escuchó el descargó, tuvo en cuenta la apelación que realizó Garófalo para Neuquén pero en la semana fue contundente: la sanción no se mueve por reincidencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario