Ovación

"Confío mucho en la garra puma"

El ex medioscrum recordó el primer partido ante Inglaterra en un Mundial y habló del crucial encuentro del sábado.

Jueves 03 de Octubre de 2019

En la madrugada del sábado, Los Pumas enfrentarán a Inglaterra en un partido donde se juega parte de la clasificación. La parada es difícil, ante un rival con el que tiene un historial negativo tanto en mundiales como fuera de los ellos.

La primera vez que argentinos e ingleses se enfrentaron en un certamen ecuménico fue en el Mundial de Sudáfrica, en 1995. En esa oportunidad Los Pumas cayeron ante el equipo de la rosa 24-18 con una soberbia actuación de Rob Andrews, autor de todos los tantos ingleses y artífice de la victoria.

Los Pumas llevaron a ese torneo por primera vez en su historia un plantel bastante equilibrado entre jugadores de Buenos Aires y del interior, ya que éstos se habían ganado su lugar tras los Campeonatos Argentinos ganados por Tucumán, el buen proceso que tuvo el seleccionado de Rosario en esos años y el buen momento por el que atravesaban algunos jugadores mendocinos. Ese 27 de mayo de 1995, cuando enfrentaron a Inglaterra, Rosario estuvo representada en el fullback Ezequiel Jurado y en el medioscrum Rodrigo Crexell, quien recordó aquella jornada.

¿Qué recordás del partido que jugaste ante Inglaterra?

Lo primero que se me viene a la cabeza fue el primer penal que tuvimos y que fallé. Cuando Petra y Paganini dan el equipo varios días antes de jugar y me confirman como el medioscrum titular, me dicen que voy a ser el pateador del equipo. A partir de ese entrenamiento, me quedaba después de cada práctica cuarenta o cuarenta y cinco minutos con Liso (Lisandro Arbizu) practicando a los palos. Te aseguro que los últimos tres días cerraba los ojos y la metía de cualquier lado, creo que si pateaba de taquito, también lo hacía... Pero a los seis minutos de ese partido con Inglaterra, nos dan un penal desde una posición factible y cuando le pegué la pelota se fue al córner. Ahí empecé a entender lo que es la cabeza de un jugador con la camiseta argentina y lo que es la responsabilidad de un pateador en un Mundial.

¿Qué pasó después?

Se dio un partido muy cerrado, friccionado, con una Argentina totalmente protagonista, donde la historia hubiera sido otra si no fuera por Rob Andrews que tuvo una noche espectacular y embocó los 24 puntos (6 penales y 2 drops) del equipo inglés. Nosotros le metimos dos tries: uno donde la pelota pasó por toda la línea de tres cuartos después de unos continuados con los forwards y Arbizu apoyó bajo los palos, y el otro con la recordada “Gran Cacho”. Le habíamos hecho dos tries y ellos a nosotros ninguno, por eso cuando llegamos al vestuario y nos empezamos a mirar unos con otros nos queríamos matar. Íbamos como para comernos un carro con una Inglaterra muy poderosa y terminamos perdiendo el partido por apenas seis puntos, algo que nos dio mucha confianza. Después de ese partido los periodistas extranjeros empezaron a hablar muy bien de nuestro pack, que tenía una primera línea espectacular con Patricio Noriega, Federico Méndez y Matías Corral, de hecho fue elegida la mejor primera línea del Mundial. Luego perdimos con Samoa y con Italia, pero ya a esa altura estábamos afuera del Mundial.

¿Podés explicar qué era la Gran Cacho?

Fue una jugada que fue patentada en el club Buenos Aires, en nombre de Cacho Urbano, que era un pilar derecho muy fuerte que tenía Biei. Era como un scrum sin que los jugadores se tomen. El medioscrum habilitaba la pelota, se la daba al pilar, ese le pasaba la pelota al hooker y cuando éste la tomaba se juntaban todos lo jugadores y formaban como una flecha, donde toda la fuerza iba hacia el centro que era donde estaba quien portaba la pelota. Y en ese lugar estaba el Pato Noriega, un jugador que para sacarle la pelota del brazo había que dormirlo primero. Creo que los ingleses ese try lo sufrieron, y si ves el video, ves cómo se desparraman jugadores del pack de Inglaterra para los costados como si fueran bolos de bowling. Impresionaba ver la potencia y la inercia que tomaba el pack de forwards con esa jugada. Después de ese partido, la IRB, que había visto que la jugada era peligrosa y dañiña para la integridad física del adversario, decidió penalizarla. De hecho, ante Samoa, cuando todavía teníamos posibilidades de avanzar en el Mundial, faltando cinco minutos para que termine el partido, no nos querían dar un try penal y nos pateaban la pelota en los pies del octavo, al punto tal que nuestros mismos jugadores nos pedían a Salvat (el capitán) y a mí que hagamos la Gran Cacho, pero esa jugada nos la había prohibido el árbitro en el vestuario antes de comenzar el juego en una reunión donde sólo asistimos el Bebe como capitán y yo como medioscrum pero que nunca pudimos transmitirle a nuestros compañeros.

¿Qué conclusión sacaron de ese Mundial?

Que si Los Pumas no empezaban a ser profesionales nos íbamos a quedar siempre en la puerta de los cuartos de final. Después que terminó el partido con Italia nos juntamos en el hotel sólo los jugadores (no dejamos que entren ni los entrenadores ni los dirigentes) y hubo una reunión donde hablaron los más grandes, que en ese momento eran Diego Cuesta Silva, el Cheto Santamarina y el Bebe Salvat. Nos pidieron que votemos si queríamos que el próximo equipo argentino admitiera profesionales y la votación fue unánime. Todos levantamos el brazo. A partir de esa votación, casi diez jugadores partieron a jugar en el rugby profesional entre ellos Méndez, Noriega, Arbizu, Llanes, Martin y Pichot. No estábamos equivocados, de hecho en el Mundial de Gales, en 1999, Argentina se metió en cuartos de final. La prueba estaba muy clara, se veía venir que el rugby iba en ese camino.

Como ex puma, ¿qué opinión te merece la performance del seleccionado hasta ahora en Japón?

Tengo una sensación ambigua. Creo que la competencia de Jaguares le está pasando factura a este plantel. Veo un Nicolás Sánchez desconocido y mucho de esta performance de Los Pumas tiene que ver con su baja actuación. El tucumano es un crack, pero creo que le hizo mucho daño irse a Francia. Pienso que eso lo pudo haber desgastado o sacado del objetivo del Mundial. Para mí cuando él no funciona, el equipo no entra en ritmo y en su circuito habitual. Creo que si ante Inglaterra, Los Pumas tienen las mismas lagunas que mostraron en el primer tiempo ante Francia y en el segundo ante Tonga, la vamos a pasar muy mal, lo vamos a pagar caro... podemos sufrir una derrota dolorosa. Pero tengo mi lucecita de fanático, mi corazón puma, que cree que los chicos van a salir a dar todo. En esta no hay otra oportunidad. O ganamos o volvemos a casa. Confío mucho en la garra puma, en que se despierte el equipo y que no tenga esas intermitencia que tuvo en los primeros dos partidos.

¿Qué partido esperás ver el sábado?

Creo que va a ser un partido muy estudiado, muy clínico. Te diría que hasta que no se destrabe, va a ser un partido de ajedrez. Si fuera Ledesma (con todo respeto a él y todo su staff) yo le daría la pelota a Inglaterra, le patearía al fondo y que se vengan. Le daría la responsabilidad a ellos que me ataquen, porque sé que en esa Los Pumas se hacen fuertes. Los argentinos se hacen fuertes cuando lo tienen que ir a buscar adelante, se hacen fuertes en el uno a uno, con el pack de forwards. Este pack de Los Pumas me hace acordar mucho al del 95. Fijate que Tonga es un equipo muy físico y lo doblegaron sin problemas. Kremer cada vez que fue para adelante pasó y ganó metros, un Lavanini te rompe en cuatro pedazos al igual que Montoya o Creevy. Va a ser un partido de hacha y tiza que se va a definir en los últimos minutos. No me imagino ni me quiero imaginar un equipo argentino lagunero. Creo que van a estar con el cuchillo entre los dientes y van a salir a quemar todo lo que tienen en este partido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario