Rusia 2018

Con una sola camiseta, los rosarinos dieron el presente en Moscú

Varios hinchas con camisetas de Central y Newell's se llegaron al estadio del Spartak. La emoción supera las divisiones y los une en un solo sentimiento.

Sábado 16 de Junio de 2018

Los hinchas argentinos copan la parada en el imponente estadio del Spartak Moscú. Se los ve tranquilos pero también denotan ansiedad. Envueltos en sus banderas, con las máscaras de los jugadores colocadas sobre sus cabezas, con camisetas de los clubes argentinos. Los gorros, las banderas y las vinchas.
Pero los rosarinos también tienen cosas para decir. Matías, el hincha de Newell's, y Federico, el de Central, se ponen a dilalogar con el enviado de La Capital y coinciden en que "en Rosario esto no lo podemos hacer". Lo que no pueden hacer es caminar por la peatonal Córdoba vestidos así. Ni hablar de ir a la cancha juntos. Están en el estadio esperando con emoción y esperanza.
La misma que se aprecia en las tribunas, con la camiseta celeste y blanca puesta, empapada de esa emoción de la previa del inicio de un Mundial a flor de piel, con los cánticos de siempre para descargar tensiones y los ojos húmedos de expectativa, más los bombos y las banderas, completan la síntesis de lo que es un hincha argentino a 15.000 kilómetros de su hogar, "dejando todo" por alentar "a Leo Messi" y compañía en Rusia.
Después, desperdigadas entre tanto Independiente, Boca, River, Estudiantes, Independiente, aparecen otras casacas viejas y no tanto del canalla y de la lepra. Todos saludan a las cámaras, todos están pendientes y ansiosos. "¡¡Argentina... Argentina!!!..". Es lo único que sale...
El universo de hinchas argentinos copó ayer el centro de Moscú y al mejor estilo de los hinchas leprosos le metió un banderazo a los rusos en pleno día. Esa fue la previa, como la de los pibes antes de ir al boliche.
Hoy, en las tribunas, las banderas de Rosario, Capitán Bermúdez y la ese grupito de locos lindos de Maciel, más algunas otras localidades, más los trapos apoyando a Messi, le fueron dando color y calor a esa previa que pareció interminable.
No faltaron los trapos que sólo alentaron a Messi, como si hubiera que apoyarlo solamente a él. Pero el hincha lo sabe: la ilusión de romper el maleficio se alimenta apoyando a todos. "Somos uno", diría Axel. Y hoy un país está pendiente. Los jugadores están en la cancha, calentando. Los hinchas están afuera, calentando también. Las gargantas, los brazos, el corazón, el alma... Ya está... Ya no queda más lugar para las especulaciones... ¡¡Argentina.. Argentina!!... Es lo único que sale...

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});