Ovación

Con un pobre desempeño, Argentina sufrió demasiado para doblegar a Uruguay

El equipo de Sergio Hernández se impuso por un apretado 90-87 y consiguió el quinto triunfo en el Preolímpico de México. Mañana será el turno de medirse frente a Panamá.

Domingo 06 de Septiembre de 2015

El seleccionado argentino de básquetbol continuó esta tarde su camino victorioso en el Preolímpico de México al superar 90-87 a Uruguay, pero para lograr su quinto triunfo consecutivo sufrió demasiado, mérito en parte por el trabajo del rival, pero también a raíz de un pobre desempeño que mostró durante una gran parte de los cuarenta minutos de juego.

Nuevamente Luis Scola volvió a ser el máximo anotador del equipo, al conseguir 26 puntos; pero también resultaron valiosas las apariciones que tuvieron en distintos momentos Facundo Campazzo (15 puntos, 8 asistencias y una tapa, en el cierre a Bruno Fitipaldo, importantísima), Andrés Nocioni (22 puntos y 8 rebotes), Leonardo Mainoldi, y Nicolás Richotti.

Mañana el equipo que dirige Sergio Hernández afrontará un nuevo compromiso, cuando a partir de las 14, se enfrente a Panamá, buscando un triunfo que lo ponga a las puertas de las semifinales.

“Jugamos mal, ellos jugaron mejor y merecieron ganar”, con la sinceridad que lo caracteriza, Luis Scola definió mucho de lo que sucedió en el parquet del Palacio de los Deportes, porque la Argentina tuvo dos primeros cuartos para el olvido, se encarriló bastante en el tercero, y con mucha garra en el cuarto, cerró el juego.

Uruguay resultó mucho más rival de lo esperado (hasta acá habían ganado un sólo partido ante Brasil) en gran parte porque supo aprovechar todas las ventajas que le dio la Argentina durante los primeros veinte minutos.

Fitipaldo (15), desde la conducción, y Mathias Calfani (20) y Mauricio Aguiar (17), bajo los tableros, hicieron estragos en una Argentina que no podía hacer pie en defensa, y estaba confundida en ataque.

Los primeros veinte minutos cerraron con malos números (37-44 en el resultado, 3/18 en triples, 11-25 en rebotes, y 37 por ciento en tiros de campo), pero lo más preocupante fue que el equipo, con todos los movimientos que intentó Sergio Hernández, estaba jugando su peor partido del torneo.

La mala producción se extendió a los primeros minutos del tercer cuarto, cuando Uruguay se adelantó en el marcador 37-48. Fue en ese momento que el aro se abrió para los triples. Mainoldi y Richiotti, convirtieron dos cada uno, y Campazzo aportó otro para adelantar por primera vez a la Argentina en el marcador (55-54).

A partir de ahí el equipo continuó siendo irregular, pero Uruguay ya no volvió a tener la misma libertad para moverse y sus principales anotadores ya no tuvieron la misma facilidad para convertir.

Esa conjunción provocó, sin embargo, que el resultado cambiara de manos, y ninguno de los dos pudiera afirmarse en el juego para sacar la ventaja decisiva.

A 2 minutos 46 segundos para el final, el partido estaba igualado en 82, pero en el minuto siguiente Argentina logró estirar la ventaja a un triple (89-86). Sin embargo en la jugada siguiente Fitipaldo de despegó de su marca, se elevó para lanzar de triple, pero Campazzo viniendo de atrás le metió la tapa.

Lo que quedó a partir de ahí fue un libre de Nocioni, otro de Martín Osimani, y el sonido de la chicharra para decretar un nuevo triunfo de la Argentina. Quizá el más sufrido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS