Ovación

Con suplentes, Newell's perdió 2-0 ante Católica y se quedó sin la Copa

Si los amistosos de pretemporada ubican todas las conclusiones en el improductivo terreno de la relatividad, la cuestión pierde aún más consistencia cuando la apuesta pasa por un equipo alternativo. Anoche Newell’s utilizó sólo tres jugadores que fueron titulares...

Lunes 24 de Enero de 2011

Si los amistosos de pretemporada ubican todas las conclusiones en el improductivo terreno de la relatividad, la cuestión pierde aún más consistencia cuando la apuesta pasa por un equipo alternativo. Anoche Newell’s utilizó sólo tres jugadores que fueron titulares el viernes ante los peruanos (Peratta, Lema y Dolci) y el resto fue una puesta en escena que apenas sirvió como caprichosa evaluación para los que conforman el pelotón de soporte de la primera división. Así, con un mix repleto de juventud, se entienden los marcados claroscuros que mostró el elenco de Roberto Sensini en la derrota 2-0 ante Universidad Católica, en el cierre de la Copa Ciudad de Rosario, que finalmente cayó en manos de Alianza Lima.

Fue un ensayo de verano. Ni más ni menos. El calor insoportable y la ansiedad de la parcialidad leprosa por ir orejeando algunas pautas del equipo que enfrentará el Clausura con renovadas condiciones de exigencia le agregaron una pizca de atractivo a un duelo chato, plagado de errores, que mostró dos equipos que flaqueaban en sus propuestas porque les costaba mucho terminar lo que insinuaban. Sólo Roberto Gutiérrez se animó a hacer algo distinto a los 32’, giró sobre Machuca, ridiculizó al defensor en el corazón del área chica y mostró categoría para abrir el tanteador con un toque suave y seco al lado del palo izquierdo de Peratta. Y a los 81’, Leandro Díaz le sirvió en bandeja el segundo a Calandria para ponerle moño a un triunfo ajeno que provocó desconcierto en el parque Independencia.

Es que el karma leproso se repitió. El gol se volvió a negar y hasta jugó indolente con ironías. Es que al minuto de juego Dolci (uno que siempre es opción pero le cuesta mucho transformarse en certeza) envió un centro desde la derecha y un desvío en un marcador chileno provocó que la pelota se estrellara en el travesaño. Ni así pudo Newell’s cortar su racha. Cuatro minutos más tarde, Cobelli la empujó al gol entrando por el segundo palo tras un tiro libre, pero Maglio lo anuló por posición adelantada. La mano siguió torcida.

El local tuvo dos chances más antes del entretiempo. El pibe Tonso se animó de lejos a los 10’ y el remate se fue alto. Y a los 39’ Cristian Díaz lanzó un centro que encontró sólo a Borghello, que no pudo conectar de cabeza en las barbas de Toselli.

En el complemento, Sensini movió el banco con evidente vocación ofensiva. Mantuvo el dibujo táctico y mandó munición gruesa a la cancha con Sperduti, la Pulga Rodríguez y Faravelli. Eso tampoco alcanzó para torcer la suerte. A los 9’, Henriquez sacó un disparo de Dolci en la línea de sentencia. A los 16’, Sperduti no estuvo claro y desperdició un mano a mano. Y a los 26’, Rodríguez la pifió abajo del arco y se fue por encima del travesaño. La falta de poder de fuego terminó de pasar factura con la conquista decisiva de Calandria en el epílogo.

Más allá de haber sido un encuentro de preparación, Newell’s ayer no tuvo la columna vertebral que define su identidad colectiva y por eso fue un equipo más frágil, ciclotímico, peligrosamente inofensivo, entregado a las corajeadas de los pibes y a las inspiraciones ocasionales. Sufrió atrás cuando lo zarandearon y volvió a demostrar que arriba pide a gritos algún refuerzo de calidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario