Ovación

Con poco tiempo y mucho por definir

Leo Fernández trabaja en el armado del equipo de cara al partido ante San Pablo. A la base que ya tiene, el DT analiza la posibilidad de sumarle algunos futbolistas que no están al ciento por ciento desde lo físico.

Lunes 09 de Abril de 2018

No es sencilla la tarea de Leonardo Fernández en los próximos días. La victoria frente a Belgrano trajo calma, tranquilidad y sobre todo confianza, pero la historia que se avecina es totalmente distinta. Lo que viene es copa internacional, frente a un rival con mucha historia pese a que su presente no es el mejor. En condiciones normales el DT canalla sólo debiera decidir en virtud de privilegiar la experiencia o apoyarse en el momento de algunos jóvenes. Pero hay algunos ingredientes más en el medio de esta historia que obligarán a Leo Fernández a parar la pelota y poner bajo la lupa la condición física y futbolística de varios de jugadores a los que les sobra experiencia pero les falta ritmo de competencia. E incluso hay algunas lesiones todavía traicioneras que hacen que las dudas se potencien. Encima ayer, cuando las pruebas debían comenzar, aparecieron algunos contratiempos en el entrenamiento (ver aparte). Un recorrido línea por línea.
Defensa
De los que estuvieron el sábado contra Belgrano tres repetirían, pero hoy no se puede dar nada por seguro. Paulo Ferrari se quedó afuera del último encuentro por una contractura en el isquiotibial derecho. El cuadro no cambió demasiado, aunque hay un optimismo pleno de parte del cuerpo técnico de que pueda llegar en condiciones. Su reemplazante ante el pirata fue Nahuel Gómez, quien de hecho hizo su debut en la máxima categoría. Por eso mismo es que le apuntan todo a un pleno con el Loncho.
   La otra gran incógnita pasa por Fernando Tobio (foto). Es una situación similar a la de Ferrari, con una contractura en el isquiotibial izquierdo que acusó en medio del partido del sábado y por la que pidió el cambio, para no arriesgar. Leo Fernández y sus colaboradores consideran que este inconveniente no debiera transformarse en un dolor de cabeza.
   Por las dudas hay un nombre que ya flota en el ambiente: el de Mauricio Martínez. La situación del ex Unión es particular, porque de ser alternativa para varios nombres y puestos bien podría sentarse en el banco. Desde el momento en que sufrió el desgarro en el gemelo (frente a Godoy Cruz), tanto él como el cuerpo técnico le apuntaron al choque con San Pablo. El tema es la falta de competencia que acarrea. Ese partido con el Tomba fue hace poco más de un mes. En el momento que volviera se lo pensó como en el puesto de Oscar Cabezas, pero es imposible pasar por alto el buen partido que tuvo el colombiano contra Belgrano, en el que, además, marcó el tanto que abrió el camino a la victoria. Si es por hacerle un lugar a Martínez, su aporte sería mucho mayor en la mitad de la cancha.
   Y un poco más a la izquierda Alfonso Parot parece número puesto. El chileno también viene de hacer un buen partido y a esta altura es claramente el dueño del puesto.
   En condiciones normales: Ferrari, Tobio, Cabezas y Parot.
Mediocampo
Si bien no hay que dar nada por seguro hasta que no aparezca la confirmación de parte del entrenador, es fácil suponer hoy que Maximiliano González (foto) y Federico Carrizo tendrían un lugar en el equipo. El volante central no jugó porque estaba suspendido. El Pachi no tuvo una buena actuación, pero desde hace un par de fechas que Leo Fernández le viene renovando la confianza en el sector que más rinde: por izquierda. El tema pasará por el acompañante de Maxi González en el anillo central. Leonardo Gil no estuvo en Paraná y tampoco contra Belgrano producto de una contractura en el isquiotibial y hasta el último día de entrenamiento de la semana pasada trabajó en forma diferenciada. De llegar en condiciones Leo Fernández no lo dudaría. Por la cabeza de más de uno se cruzó la idea de Martínez, pero como ya se dijo, la falta de ritmo hoy le juega en contra. Además, se sabe que Néstor Ortigoza tiene un mínimo de chance para estar a disposición del entrenador, pero nadie lo piensa como titular. Su aporte podría ser desde el banco. A la espera de una chance podrían estar Joaquín Pereyra y José Luis Fernández.
   No es un dato menor lo que compete al carril derecho. Un par de semanas atrás Leo Fernández y sus colaboradores tenían la firme idea de apostar por jugadores de experiencia. Y para ese puesto Washington Camacho picaba en punta. En contra del uruguayo hoy está el flojo partido que hizo frente a Patronato y que ni siquiera ingresó el otro día frente al pirata. ¿Si no quién? Joel López Pissano. El juvenil es notoriamente más tenido en cuenta que Nicolás Da Campo.
   En un contexto lógico: Joel López Pissano, Maxi González, Gil y Carrizo.
Delantera
Acá la historia se reduce a menos nombre y los razonamientos parecen más lógicos, amén de que muchas veces la lógica no cuenta. Salvo un imponderable, Fernando Zampedri será el delantero de área. Lo único que resta saber es su acompañante. Y los nombres en danza son dos: Maximiliano Lovera (foto) y Marco Ruben. Teniendo en cuenta el carácter del partido y el rival, el nombre de Ruben es más que tentador. Lo que ocurre es que viene de una larga inactividad y recién pudo volver contra Belgrano. Leo Fernández lo mandó al campo de juego cuando al partido le quedaban cerca de 30 minutos y lo que quedó en evidencia es que su condición física no era la ideal. Si bien las peleó a todas, dio la sensación de que se cansó rápido. Posiblemente no esté de la mejor manera para jugar desde el arranque, pero ese es el análisis fino que le compete al DT.
   Lovera sin dudas que también corre esta carrera. El hecho de haber sido titular en el último partido le hace un guiño. Aguantó bien desde lo físico (también venía de un largo parate) y no sólo eso, sino que fue el asistidor en el gol de Cabezas y quien envió un par de muy buenos centros a la cabeza de Zampedri.
   Lovera-Zampedri hoy parece la dupla más incisiva.


Una vuelta complicada

Central se puso rápidamente en movimiento, aunque las inclemencias del tiempo le jugaron al grupo ayer una mala pasada. La idea del cuerpo técnico de ver en acción a varios futbolistas que debían ponerse a trabajar con normalidad no pudo ser. La intención era que Martínez, Ortigoza y Herrera ya se movieran a la par del resto, pero la jornada matutina tuvo que ser suspendida por la fuerte tormenta eléctrica. Igual realizaron algunos trabajos en el gimnasio, donde estuvieron también todos aquellos que jugaron el sábado frente a Belgrano, aunque con una rutina más liviana, de corte regenerativo. Hoy sí el técnico Leo Fernández comenzará a evaluar el equipo, especialmente a aquellos jugadores que vienen de reponerse de lesiones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario