Opinión

Con o sin VAR, el fútbol necesita mejores arbitrajes

Los errores por acción u omisión fueron minando el juego, por eso la Premier League readecuará la tecnología a criterios más sensatos. Conmebol y la AFA deberían tomar nota

Martes 03 de Agosto de 2021

Los errores arbitrales se repiten sin interrupción en el fútbol argentino. No obstante la AFA y la Liga Profesional postergaron una vez más la implementación del VAR (video asistente referí) por cuestiones económicas. No obstante el criterio arbitral con el que se está usando en los torneos de la Conmebol, produjo distorsión u omisión del reglamento en una forma más obscena. Porque la equivocación se tiñe de mayor sospecha. Y como todo invento tecnológico que fue pergeñado por el hombre para optimizar formas y sistemas, muchas veces terminó generando el efecto contrario también por la acción del hombre. En esos procesos de construcción y deformación, es indispensable corregir. Por ello constituye una buena señal los cambios que aplicarán en la Premier League para evitar que se siga desvirtuando la esencia del juego. Un ejemplo a imitar.

En Inglaterra cambiarán las líneas del VAR, serán más anchas, para evitar que se anulen goles por posiciones adelantadas de márgenes mínimos, casi imperceptibles.

Y el otro cambio para 2021/22 estará vinculado con los penales, porque los directivos de la Premier League pidieron criterios más estrictos y claros para cobrar una falta dentro del área, ya que percibieron una marcada deliberación de los atacantes en forzar situaciones para disponer de la ventaja de la ejecución desde los 12 metros.

La cantidad de goles invalidados por posiciones adelantadas milimétricas ya que las franjas del VAR tienen un píxel de ancho provocaron la revisión y modificación de estas variables, como así los 125 penales que fueron sancionados en la temporada pasada en la liga inglesa por situaciones en las que los jueces cobraron infracciones en las que los atacantes obligaron los contactos a propósito.

Es por ello que el máximo responsable arbitral del fútbol inglés, Mike Riley, anunció los cambios que realizarán en el VAR, tanto en lo tecnológico como en los criterios, para evitar que las determinaciones sigan atentando contra el espíritu del juego.

"Son 20 goles que fueron anulados la temporada pasada a través de un escrutinio muy forense. Son las uñas de los pies, las narices de jugadores que la temporada pasada estuvieron en fuera de juego. Esta temporada, estarán habilitados, porque la medición será más razonable”, dijo Riley. Y con relación a los penales afirmó: "Los árbitros buscarán el contacto y establecerán un contacto claro, luego se preguntarán: ¿este contacto tiene alguna consecuencia? ¿El jugador usó este contacto para intentar ganar una penalización? Así que no se trata solo de decir, 'Sí, hay contacto y cobrar el penal”.

Es imprescindible que Conmebol replique estas modificaciones en su sistema de video de asistencia arbitral como así el criterio, porque ya demasiada controversia provocó con aquellos jueces que demoran muchos minutos revisando imágenes para cazar un detalle, y hasta induciendo a fallos equivocados por un análisis de una cámara lenta o de trazados indebidos de líneas.

Y que el fútbol argentino no tenga el VAR es sólo por una cuestión económica, porque las autoridades arbitrales ni siquiera se plantean si con las capacitaciones alcanzará para subsanar con la tecnología las omisiones y los errores conceptuales que jornada tras jornada están cometiendo. Algunos ya groseros y notorios.

Sin VAR o con VAR, la AFA y la Liga Profesional tendrán que implementar una política deportiva arbitral que reduzca considerablemente los errores que están cometiendo los jueces principales y asistentes. Porque más allá de que por conveniencia para perdurar hayan acordado suprimir los descensos hasta el 2022, sin importarles el deterioro de la competitividad, de no remediar esto el fútbol argentino terminará de sucumbir en el infierno del descrédito.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario