Ovación

Con la magia de Messi, Argentina ganó su segundo partido de la era Sabella

El seleccionado argentino venció por 3 a 1 a Nigeria con un gol de Gonzalo Higuain, el tercero fue casi todo de Pipita pero finalmente la empujó en contra Uwa  Elderson, y uno de Angel Di María, en tanto Chinedu Obasi descontó para los nigerianos. El genio rosarino fue el gestor de los dos primeros goles argentinos y estuvo bien secundado en el juego por Sosa e Higuaín, en el partido jugado en Bangladesh.

Martes 06 de Septiembre de 2011

El seleccionado argentino venció por 3 a 1 a Nigeria con un gol de Gonzalo Higuain, el tercero fue casi todo de Pipita pero finalmente la empujó en contra Uwa  Elderson, y uno de Angel Di María, en tanto Chinedu Obasi descontó para los nigerianos. El genio rosarino fue el gestor de los dos primeros goles argentinos y estuvo bien secundado en el juego por Sosa e Higuaín, en el partido jugado en Bangladesh.
 
Los de Alejandro Sabella, con el rosarino Messi como atracción excluyente, fueron ampliamente superiores a los africanos, que mostraron más fuerza que fútbol. Y uno de los que más sufrió la rusticidad de los nigerianos fue Messi, quien sufrió un corte en la cara por un 'hombrazo' de un rival.

Precisamente Messi fue, además de gran figura argentina, principal partícipe en las jugadas de los dos primeros goles.
En el primero habilitó con una enorme precisión a Higuain para que este rematara de derecha y en el segundo apiló a cuatro nigerianos, su remate fue desviado por el arquero rival y Di Maria la empujó al gol.

En el comienzo del segundo tiempo, Nigeria madrugó al equipo argentino y antes del minuto consiguió el descuento
No obstante, los argentinos continuaron como amplios dominadores del encuentro, que en el segundo tiempo bajó en intensidad

Un segundo gol de Higuain estiró la diferencia y le permitió redondear a la Argentina un buen triunfo
De esta manera, Argentina sumó su segundo triunfo en la gira asiática ya que en el primer encuentro le había ganado por 1 a 0 a Venezuela con gol de Nicolás Otamendi.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario