Pandemia

Cómo sería el reinicio de los deportes en Rosario

Adrián Ghiglione, secretario de Deporte y Turismo de la Municipalidad de Rosario habló de la pandemia, los protocolos y el reinicio de las actividades

Sábado 23 de Mayo de 2020

La pandemia obligó a los dirigentes deportivos a aguzar el ingenio y a las entidades gubernamentales a estar un paso adelante. El objetivo es frenar la circulación del coronavirus y evitar los contagios, por eso las normas son claras. En Rosario, el deporte en general debió suspender obligadamente todas sus actividades y ese tiempo de inactividad fue utilizado para reformular algunas cuestiones y ponerse a trabajar para que la vuelta a la actividad sea lo más segura posible. Adrián Ghiglione, secretario de Deporte y Turismo de la Municipalidad de Rosario, juega un papel fundamental en este contexto.

Al referirse al momento, Ghiglione destacó que "una de las ventajas que tuvo y tiene Argentina con respecto a la pandemia es venir como más atrasada en el tiempo, como observando la película sabiendo lo que viene, sobre todo por lo que está pasando en Europa”.

"Cuando arrancó todo esto empezamos a tener reuniones con las distintas asociaciones y federaciones. Estos dirigentes tenían mucha información de lo que estaba pasando afuera y empezamos a juntarnos para ir armando los protocolos. Seguido de eso, tuvimos reuniones con los clubes, en donde les dijimos que no hay fecha de comienzo de las actividades deportivas ni de actividad física, como sucede al día de hoy, pero que teníamos que ponernos adelante del carro y estar preparados para que apenas se dé el inicio aplicar el protocolo de la manera más rápida y eficiente posible”, contó el funcionario.

¿En qué fue lo primero donde hicieron foco?

Lo que nosotros teníamos que hacer era implementar el protocolo muy rápido para no perder tiempo y que esas acciones que hagamos con el protocolo no nos hagan retroceder en cuanto a todo lo que hemos logrados hasta el momento. Queremos que la actividad deportiva no sea una causante del retroceso en lo que es la pandemia.

¿Y a partir de ahí?

Con toda esa información, con todos los profesores y el personal de la secretaría, se dividió por Federación o Asociación y se empezó a hacer un trabajo en conjunto. Con los clubes pasó lo mismo. Lo que hizo la Municipalidad, desde el área de salud, fue ir con un protocolo general a tener en cuenta, con las medidas que sí o sí hay que mantener para no favorecer el contagio.

Trabajaron mucho en el área de prevención

Sí, es fundamental en todo esto. Cuando empezamos a estudiar deporte por deporte, nos dimos cuenta de que algunos de ellos ya desde sus estructuras, respetan el distanciamiento social y no comparten el material deportivo. Estos son los que en teoría tendrían que ser los primeros en empezar.

tenis.jpg

¿Cómo estaría planeada la vuelta?

Planteamos cuatro fases, donde cada una de ellas dura catorce días, que es el tiempo que te permite ver si hay algún impacto en las acciones que estás realizando. En una primera etapa comenzarían los deportes que casi no tienen riesgo, como podrían ser el tiro con arco, el tenis, el remo o el canotaje, siempre y cuando no compartan los elementos. Si podemos moderar la vuelta todos los deportes podrían comenzar juntos. Pero por otro lado, si los separamos desde los que tienen menor riesgo hasta los que más, nos va a ayudar a acomodarnos en los clubes ya que en la primera etapa iría mucha menos gente a los clubes porque estarían habilitados solamente dos o tres deportes.

¿Qué pasa después?

A los catorce días, si esto tiene un impacto positivo, pasaríamos a otra tanda de deportes individuales que no tienen combate.

¿Lo del combate es por un tema de cercanía?

Efectivamente. El tema del combate, como pueden ser las artes marciales, tiene mucha cercanía. Ni hablar del rugby, que va a ser uno de los deportes que van a entrar en la última etapa, junto al handball y el básquet. El único aliciente que tiene el rugby es que la cancha es muy grande para los treinta jugadores. Pero tiene algunos aditamentos que no tienen otros deportes, como el scrum, el ruck, el maul o el line, que suceden muchas veces en un partido y poner un distanciamiento en eso es imposible. Por eso hasta que no esté la vacuna o el tratamiento y se liberen todas las actividades no lo podríamos volver a jugar, a menos que sea a nivel profesional y se hagan los hisopados, se garantice que no estén contagiados y estén encerrados para jugar. Además, los partidos tendrán que jugarse a puertas cerradas y tener en cuenta otras cuestiones que empezarán a jugar pero que tienen que ver más con el profesionalismo que con el deporte amateur, que es lo que sucede en la ciudad habitualmente.

Desde la Secretaría, ¿Cómo están ayudando a los clubes de barrio, ya que esta pandemia provocó una tremenda crisis en el tema económico y hoy hay varios en peligro de extinción?

En realidad ya veníamos con una situación económica complicada y el tema de la pandemia hizo que se complicara el doble, porque no sólo están complicados los clubes sino también aquellos que brindan su ayuda a los clubes. Hoy la situación económica de la Nación, la Provincia o la Municipalidad es muy complicada porque está recaudando mucho menos de lo que lo hacía antes, ya que por el mismo aislamiento los negocios están cerrados y no pueden tributar, pero soy optimista y vamos a salir de esto.

scrum.jpg
El rugby, como todos los deportes de contacto, serán los últimos en salir a escena.

El rugby, como todos los deportes de contacto, serán los últimos en salir a escena.

Para los clubes es un momento raro

Los clubes tuvieron que tener las puertas cerradas y son como una pyme. En muchos casos la gente no mantiene la cuota societaria si el club no le brinda el servicio y por eso han tenido muchas bajas en los socios. A los clubes que tenían las cosas en blanco, el estado le pagó la mitad de los sueldos (al igual que a las pymes), pero en este momento es muy importante que el socio pague la cuota. Es fundamental. Hoy es cuando el club necesita más de sus socios. Paradójicamente se da esta situación cuando menos servicios está dando, pero eso no es culpa del club sino porque hay una pandemia que obliga al aislamiento. No es que ahora nos tenemos que borrar del club, sino todo lo contrario, es cuando más cerca tenemos que estar. Porque dentro de poco tiempo, seguramente, los vamos a necesitar y con mucha más necesidad de la que teníamos antes porque hemos guardado muchas ganas para volver al club, para hacer deportes o actividades físicas. En esto hay toda una cadena: hay empleados, hay profesores que están a cargo, hay entrenadores.... realmente todos están haciendo un gran esfuerzo para sostenerlo. Esperemos que esto pase pronto así podemos volver a la actividad física, pero con el cuidado de no hacer cosas que nos hagan retroceder. No por adelantarnos un casillero, vamos a terminar retrocediendo tres. Hay que ser conscientes de eso y creo que el intendente Pablo Javkin lo es. Si esto sigue en una forma estable y la curva achatada creo que en las próximas semanas puede haber una apertura en esas fases que proponemos, las que te repito, serán de manera progresiva para ir previendo las cosas de manera de que no retrocedamos.

¿Cómo es el vínculo de la Secretaría con los clubes?

La Secretaría hace tiempo que viene trabajando mucho con los clubes. Tenemos una comunicación estrecha, a veces solucionándole algunos problemas. Tenemos personal atendiendo las distintas problemáticas que tienen, ya sean económicas, de normativas, de capacitación de dirigentes y/o entrenadores. Obviamente en este tipo de situación lo que prima es lo económico, porque al club, al desaparecerle el tema de las cuotas, es lo primero que toca. Por eso hay que estar presente también en eso. También pienso que si trabajamos todos juntos, entre asociaciones, clubes, el gobierno y la gente será mucho más fácil volver y tener a todos los socios adentro del club.

¿En qué situación quedaron los Juegos Sudamericanos de la Juventud 2021 que se iban a hacer en Rosario? ¿Cómo sigue el tema?

Habíamos logrado con la gestión de Pablo Javkin, juntar los tres niveles del estado. Es más, una semana antes de que empiece la pandemia, habíamos hecho una recorrida por los lugares donde iban a ser los espacios deportivos y de juego, con el intendente Javkin, con el gobernador Omar Perotti y con el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens. A todos el proyecto los seducía y habíamos quedado de acuerdo cómo lo íbamos a llevar adelante, pero el coronavirus dejó todo en impasse. Los Juegos Olímpicos se pasaron un año y nosotros le planteamos a Odesur, correr mínimamente un año la fecha, pero en realidad lo que estamos esperando es que pase la pandemia y en septiembre u octubre ponernos a pensar que se hace con los juegos. Hay que ver también que pasa con los Juegos de la Juventud, que también estaban en duda. Nuestra intención es hacerlos, pero todo está atado a un montón de variantes. Tenemos que ver cómo queda la Argentina social, económica y deportivamente cuando realmente salgamos de esta pandemia, porque hacer unos juegos de este tipo sin público no tiene sentido. Si se hacen, es en parte, para que toda la sociedad pueda participar de una fiesta de la ciudad, como pasó con los Juegos de Playa. Como nosotros los fuimos a buscar, tenemos las mismas ganas de hacerlo pero estamos en una situación especial que hay que evaluarla cuando esto termine. Quizás las prioridades en ese momento sean otras y nosotros no podemos no ver eso. Aunque seamos gente del deporte y querramos que se hagan, tendremos que evaluar todo.

¿Qué pensás de todo esto?

Aunque suene a frase hecha, creo que las crisis tienen sus oportunidades. Ayudó a que todo el deporte rosarino se junte y lo ponga a prueba. No hubo celos y todos entendieron que íbamos para el lado de que el deporte rosarino empiece a moverse de nuevo. Esto es un proceso en el cual tenemos que demostrar que vamos a empezar y no podemos retroceder.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS