Ovación

Colón igualó frente a River y se cayó de la punta en el final

River, que mostró una pobre imagen y el domingo recibirá a Newell’s en el Monumental, rescató un empate 1 a 1 en su visita a Colón, al que bajó sobre el final del liderazgo del torneo. Rubén Ramírez, promediando el segundo tiempo y a pocos segundos de haber ingresado, abrió la cuenta para Colón y Germán Pezzella igualó para el conjunto de Matías Almeyda sobre el final del encuentro.

Lunes 03 de Septiembre de 2012

River, que mostró una pobre imagen y el domingo recibirá a Newell’s en el Monumental, rescató un empate 1 a 1 en su visita a Colón, al que bajó sobre el final del liderazgo del torneo. Rubén Ramírez, promediando el segundo tiempo y a pocos segundos de haber ingresado, abrió la cuenta para Colón y Germán Pezzella igualó para el conjunto de Matías Almeyda sobre el final del encuentro. Por eso el sabor a poco para los sabaleros y de alivio para los millonarios.

Colón, que arrancó la fecha como líder, ahora acumula 11 unidades y dejó la punta del certamen en manos de Boca, con 12 puntos. River, en tanto, suma 8.

En ambos equipos prevalecieron las estrategias defensivas por sobre las intenciones en ataque, y el partido se fue haciendo de dominio repartido y poco peligro.

Lo más claro sucedió a los 32’ con un centro de Mercado desde la derecha, después de una sucesión de toques cuidadosos y pacientes, que Cazares definió con una sutileza de derecha entrando por el segundo palo: el remate cruzado salió apenas desviado.

Colón intentó hacerse protagonista en el inicio del segundo tiempo. Con las buenas herramientas ya exhibidas: Caire se proyectó por derecha, se adelantaron las líneas, Mugni se amigó con la pelota y Moreno y Fabianesi intentó desprenderse.

Y tuvo una clara Colón, a los 5’, cuando Gigliotti le robó con falta la pelota a Pezzella, superó a Barovero y remató al arco: Maidana se cruzó a tiempo y evitó la caída de su valla. El sabalero era más.

Cuando River había equilibrado, llegó el gol de Colón. Tito Ramírez entró por Curuchet y le alcanzó un minuto para modificar el rumbo del partido: primero generó un córner y después anotó de cabeza tras un gran centro de Urribarri desde la izquierda, pero aprovechando el insólito estatismo de los centrales millonarios.

River no tenía respuestas individuales para sus defectos colectivos y marchaba, desesperado, a la derrota. Pero a falta de un minuto apareció Ponzio con un gran pase en profundidad para la entrada de Pezzella y el pibe, sólo, marcó el 1-1. Fue, la de Pezzella, la sorpresa de Almeyda que sí funcionó y River festejó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS