Ovación

Clásico no apto para cardíacos

El cardiólogo Alberto Davidovich advierte que el estrés del partido aumenta los cuadros coronarios de los hinchas.

Viernes 11 de Septiembre de 2015

Si usted es hincha “enfermo” de Newell’s o de Central, de esos que gritan como poseídos e insultan hasta en arameo; si tiene que controlar su presión habitualmente, si previo al clásico padece de insomnio, se come un asadazo o una picada suculenta con varios vasos de vino o cerveza y durante los 90 minutos del partido fuma más cigarrillos que desde su adolescencia: sépalo, su corazón corre riesgos. Con palabras más científicas que las de este retrato expresó su advertencia médica el cardiólogo y emergentólogo Alberto Davidovich, con 34 años de experiencia en ambas especialidades.
“El estrés emocional que genera una definición o el gol son potencialmente capaces de aumentar el riesgo de padecer problemas de corazón, como lo demuestran varios estudios. Aquellas personas que padezcan problemas cardíacos y sigan de manera emocionalmente intensa al club de sus amores deben tener controlada su tensión arterial, el azúcar en sangre y el colesterol”, recomendó.
Para el médico suele suceder que un paciente padezca una crisis el día del partido, como dolor de cuello, a la altura del corazón o en un brazo, y la banalice pensando que es sólo tensión o angustia y en las horas posteriores al partido terminan en la guardia de un hospital porque padecen un infarto o un accidente cerebrovascular (ACV).
“Ante la menor duda hay que consultar al médico, el paciente debe ser bien interrogado por sus síntomas y se le debe hacer un electrocardiograma”, sugirió Davidovich, quien aclaró que en general los pacientes que se enmarcan en este cuadro tienen alrededor de 50 años y pueden ser tanto varones como mujeres, las que “cada vez asimilan más la cultura futbolera”.
Ante la posibilidad de una crisis cardíaca, el médico recomendó  “no comer o beber en cantidades exageradas. Evitar grasas, sal, tabaco y alcohol porque todo aumenta la tensión arterial; evitar el estrés y las discusiones y recurrir a pausas activas como levantarse,  elongar los brazos y piernas y caminar unos minutos durante el entretiempo”.
La relación entre el estrés que desata la pasión por un equipo y las afecciones cardíacas tiene tal relevancia que llevó a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Fifa) a disponer de una serie de medidas de prevención para la Eurocopa 2004. Fijó que hubiera equipos sanitarios especiales para atender emergencias cardíacas en los estadios. Además, una investigación publicada en la revista médica de Estados Unidos, The New England Journal of Medicine, demostró que en Alemania 2006 cada vez que jugaba el equipo local se triplicaban las consultas de los hombres y se duplicaban las de las mujeres.
“Ese panorama no está tan alejado a nuestra realidad. El fútbol, y más aún el clásico rosarino, produce alegrías, tristezas, emoción, en fin, una algarabía colectiva que debe ser manejada como tal, para evitar que corra riesgo la salud de los hinchas”, dijo Davidovich.

Recomendaciones:

►Evite previo al partido, y durante el encuentro, el consumo de bebidas azucaradas o alcohólicas. Y sobre todo modere la cantidad de la ingesta.

►Trate de no fumar o de fumar menos que lo habitual (separe unos pocos cigarrillos del paquete  previo al partido e intente fumar sólo esa cantidad).

►Recurra a pausas activas durante el partido (si lo ve por televisión)  o en el entretiempo. Levántese, elongue brazos y piernas, y camine unos minutos.

►No se desabrigue: el frío favorece la vasoconstricción (para los enfermos cardíacos es peor el frío que el calor, por ende hay más infartos en invierno).

►Intente dormir bien la noche anterior al partido y evite verlo en grupos en los que pueda vivir el espectáculo en un clima irascible o de discusión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS