Ovación

Chile, corazón del fútbol

La ceremonia de apertura fue sobria y breve, con impactantes juegos de luces, danzas tradicionales y un colorido show de fuegos artificiales. El estadio Nacional de Santiago lució a pleno.

Viernes 12 de Junio de 2015

La llamaron El Corazón del Fútbol y duró nada más que media hora, para dar paso al partido inaugural entre Chile y Ecuador. La ceremonia que organizó ayer el país trasandino para la Copa América fue sobria y “sin pretensiones” pero “mágica y con el eje puesto en América latina y Chile”, tal como lo había advertido el productor general del show, Esteban Icardi, que echó mano a profesionales internacionales de primera línea para desplegar  globos, juegos de luces, pirotecnia y un espectáculo de danza sobre una cancha que supo ser uno de los centros de detención más criminales de la dictadura de Augusto Pinochet.
El Estadio Nacional, con capacidad para 48.700 espectadores, esta vez fue una fiesta. La música “Al fin del mundo” fue creada especialmente para este certamen por el artista español Salvador Niebla, especialista en eventos deportivos como Barcelona 92.
Diez máquinas de fuegos artificiales y un sofisticado sistema de luces de 200 focos de colores _el más grande que se haya visto en un estadio de Chile, según Icardi_ fue programado a través de una red inalámbrica. Y la coreografía del baile y  las acrobacias estuvieron a cargo de Hansel Cereza, fundador de la compañía catalana La Fura dels Baus.
El espectáculo abrió con la presentación del actor chileno Juan José Gurruchaga. Luego, un video mostró a un hombre caminando aburrido por las calles de Santiago tras salir del trabajo (o “la pega”, como dicen los chilenos) hasta que una pelota de fútbol llegó a sus pies. La dominó, la pateó y así inició el recorrido por todos los países que participan del encuentro continental. Al final del filme la pelota desapareció y cayó en el estadio, en manos de un bailarín que inició la tradicional danza ritual Hoko (la más antigua de los nativos Rapa Nui, de Isla de Pascua).
“Contábamos con presupuestos bastante cortos, pero suficientes. Con poco hicimos mucho. No queríamos ser pretenciosos, sí realistas; pero sin dejar de impactar”, dijo Icardi.
La ceremonia contó con la presencia de la presidenta Michelle Bachelet. También estuvieron el titular del fútbol chileno, Sergio Jadue; el presidente de la Conmebol, el paraguayo Juan Angel Napout, y dirigentes de las federaciones sudamericanas. Los ausentes fueron  el brasileño Marco Polo del Nero, investigado por fraude en su país, y el venezolano Rafael Esquivel, quien permanece detenido en Suiza por el escándalo en la Fifa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS