Ovación

Che Pep, la conexión de Guardiola con el fútbol argentino

Vicente Muglia reeditó "Che Pep", sobre la ligazón de Guardiola con Argentina y esta ciudad a través de Messi, Menotti y Bielsa

Sábado 17 de Marzo de 2018

"Che Pep. La conexión de Guardiola con el fútbol argentino", no es una biografía más. Es un cruce de miradas. Las de Pep Guardiola hacia el fútbol argentino y las del fútbol argentino hacia Pep Guardiola. Así se arma la trama de este libro del periodista de Olé Vicente Muglia. Un trabajo de archivo y entrevistas que se reeditó tras dos años y ampliado: son 30 voces que hablan del "guardiolismo" o el nuevo paradigma del fútbol que nació en 2008 cuando el ex jugador de Barcelona se hizo cargo de la primera culé y la convirtió en multicampeona. A esas voces se suma la de Guardiola, hoy técnico del Manchester City (experiencia que se agrega en esta nueva edición). Un admirador y discípulo de los holandeses Rinus Michels y Johan Cruyff, pero también respetuoso de varios rosarinos: César Luis Menotti, Marcelo Bielsa y Leo Messi.

"A los dos primeros los nombró en 2013 cuando vino a Buenos Aires. Dijo que los argentinos deberíamos agradecerles a Menotti y a Bielsa por todo lo que hicieron por el fútbol. A Messi lo sigue alabando. Y Messi, más tímido, también lo reconoce. Por eso la tapa del libro intenta reflejar en un abrazo ese agradecimiento mutuo", dijo en diálogo con Ovación Muglia, quien aseguró que Guardiola nunca pisó Rosario (sí Máximo Paz, cuando visitó a Bielsa), pero tiene una conexión íntima con varios de sus valores futbolísticos.

El texto apunta al técnico de vóley Julio Velasco como otro admirado por Guardiola y a varios de sus discípulos.

Sí, cuando Pep era futbolista y Velasco entrenaba vóley en Italia y no se cansaba de ganar se reunía con él para entender cómo mantenía ese hambre de gloria. Allí entendió que lo emotivo influye en lo futbolístico: que no todos los jugadores son iguales y por lo tanto no hay que tratarlos igual. Algunos necesitan que los retes, para motivarlos, a otros hay que cuidarles más la autoestima. En eso algunos dicen que Guardiola se asemeja a los argentinos, porque demuestra afectos y se distancia de la frialdad europea. Y entre quienes intentaron seguir sus pasos, hay muchos, pero un buen exponente es el Tata Martino, en el Newell's campeón de 2013 se ven marcas del legado que pregona Guardiola.

¿Cuáles son los puntos básicos del legado Guardiola?

Pep habla de actitud protagónica, de convertirse en el dueño del partido a través de la posesión de la pelota. "Yo quiero tener siempre el balón y mi rival tiene que saber que voy a ir a quitárselo, no a esperar que se equivoque". Además, los defensores se paran en la mitad de la cancha para jugar en el campo rival y valora salir desde el arco, no con un pase largo, sino comenzar a construir el juego desde el propio arco. Pero su gran mérito es que Guardiola logra que el equipo juegue como él pretende que lo hagan. Menotti dice que Guardiola es único y tiene las ideas claras, al punto que cuando entra por primera vez al vestuario, los jugadores ya saben qué tienen que hacer.

¿El paradigma Pep fue el que cambió al técnico de pizarra y tiza por uno más tecnológico?

Sí, el nuevo paradigma implica tomar algo de esa lírica de los entrenadores que apostaban a la libertad del futbolista, con poco trabajo, y le mete obsesión, el detalle: analiza al rival con todo lo que le pueda aportar la tecnología. Hay otro rosarino que surge de allí, un admirador de Guardiola, uno de los argentinos que más lo conoce: Matías Manna, hoy parte del cuerpo técnico de (Jorge ) Sampaoli, el que estudia al rival para la selección.

La tapa abre con foto de Messi y la contratapa cierra con frase de Maradona. ¿Es casual?

No, no fue casual. Es un buen retrato de Pep nada menos que de boca de Maradona y fiel a su estilo. Dice: "Es un técnico que cambió el juego de los últimos años. Claro que tiene cosas nuestras, de nuestro fútbol...Pep tiene la filosofía del Flaco Menotti, los huevos del Coco Basile y es ganador como yo". Diego rescata al Flaco, considera a Basile como el técnico que va al frente y, bueno, se incluye como ganador. Una buena figura.

Guardiola parece incómodo con los halagos. Al menos eso devela una de las tantas citas en el libro. "Creo que nunca podría dirigir en la Argentina. Es impresionante la expectativa que despierto. Ni que hubiera inventado la sopa de ajo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario