Ovación

Chacho Coudet ensaya para no tener que gritar en el entretiempo

Más allá de recurrir a un cambio obligado, el técnico de Rosario Central pensó en Colman pero se lesionó. Iría Aguirre. Tiene ahí a Delgado y pondría a Jonathan Ferrari.

Viernes 20 de Marzo de 2015

Central está puntero. Tiene puntaje ideal. Y sin embargo su técnico no se queda con la máxima del fútbol de que "equipo que gana no se toca", más allá de tener que recurrir a una variante obligada por la suspensión de José Luis Fernández. Esta es una clara muestra de que no todo está bien en la construcción futbolística del equipo. El juego tiene desniveles notorios y la inconsistencia de los rivales, por lo general bastante inferiores, le permitió salvar los contratiempos y aprovechar la contundencia del goleador Marco Ruben. Esto es algo que se vio reflejado en los últimos dos partidos, cuando el Chacho Coudet "hizo temblar las paredes del vestuario en el entretiempo" para sacudir a sus jugadores, que reaccionaron hasta lograr las victorias.

En el cambio de imagen que exhibió Central entre los dos tiempos frente a Olimpo y Temperley influyó mucho Gustavo Colman, y por eso era número puesto para reemplazar a Fernández. Pero el experimentado volante se lesionó (ver página 5). Entonces aparece en escena Jonás Aguirre para ingresar entre los once, que es quien sigue en orden de méritos (ver aparte).

Y si bien el entrenador auriazul también tendría otras opciones, no parece que el partido del domingo en Rafaela sea el momento. Más allá de que se trate de enfrentar al último de las posiciones, y sobre todo porque el técnico (Roberto Sensini) se juega el puesto y los jugadores intentarán defenderlo con un buen resultado.

Entre esas chances que deben rondar el pensamiento de Coudet, quien no se expresó al respecto en ningún micrófono o grabador, está la opción de darle pista al Chelito Delgado para ocupar un puesto ofensivo desde el carril derecho. Sin embargo, para ubicarlo ahí debería modificar otras posiciones y, a la vez, arriesgar con un futbolista que viene jugando poco (ingresó sólo 15' ante Olimpo y jugó 65' con Tigre). Aunque desde su experiencia resolvería situaciones incómodas.

Pero por algo en tierra auriazul se menciona su chance. Incluso hasta de reemplazar a Fernando Barrientos, que si bien no pasa por un momento destacado tampoco atraviesa un bajón.

Lo que sí está claro es que ofensivamente la dupla Niell-Ruben está firme. Y que la presencia de Franco Cervi es imprescindible, ya sea por derecha, izquierda o hasta como volante más suelto.

Nery Domínguez también está seguro en el centro del mediocampo. Volvió para reemplazar a Damián Musto (lesión en el recto anterior de la pierna izquierda) y seguirá entre los once. Mientras que pese a que el ex Olimpo llegaría con lo justo al domingo, sería demasiado arriesgado considerarlo, menos para un cotejo en cancha chica, cuando no asoma necesario formar un doble cinco.

Entonces, la ecuación que cerraría más simple sería un mediocampo con Barrientos, Domínguez, Cervi y Aguirre. Quedando el Chelito como primera carta de cambio ante la necesidad de variantes durante el partido en Rafaela.

De mitad de cancha para atrás también mira Coudet. No en las cercanías del arco que custodia Caranta. Hoy está tranquilo con los centrales Gómez Andrade y Donatti. Sí ve a los costados, porque buscaría aprovechar la altura de Jonathan Ferrari, que además cuenta con el plus de conocer la cancha y a varios rivales por su paso por la institución rafaelina.

Con Ferrari sobre la derecha, Cristian Villagra volvería al andarivel opuesto y saldría Elías Gómez, quien además no cumplió una buena labor ante Temperley.

Estas son las opciones que baraja Coudet para darle mayor consistencia al juego. Para no tener que pegarles un par de gritos a los jugadores en el entretiempo, para no regalar 45 minutos porque no siempre los rivales le darán chances de encontrar el camino a la victoria, como viene sucediendo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS