clasico rosarino

César Delgado: "En el clásico la cabeza carbura tres veces más"

El Chelito afirmó que el derby "genera mucha presión". El ex delantero canalla además dijo: "Ahora no me vuelvo loco y lo vivo desde afuera con mucha tranquilidad".

Martes 10 de Septiembre de 2019

Voz pausada. Frases claras. Conceptos sinceros. César Delgado se muestra en estado zen en la antesala del partido más pasional a nivel provincial. Se percibe a simple vista que bajó varios cambios y hoy en día tiene además otra visión sobre el fútbol en sí. "Es que ya me quemé bastante el mate en su momento”, expresa sin dudar el Chelito de movida en el mano a mano con Ovación. "Cuando llega el clásico como ahora, la cabeza de uno carbura tres veces más”, acota sin anestesia. "El domingo iré al Gigante y deseo que Central gane”, afirma el ex delantero canalla y actual punta de Central Córdoba. "Ahora vivo todo esto de otra manera. Más tranquilo. No me vuelvo loco como antes”, confiesa antes de "lamentar la ausencia de Lovera, quien era el único que podía romper al sistematización que muestra el equipo. Era el único que metía una gambeta o una diagonal en medio de tanta mecanización estructural”.

¿Cómo te trata la previa del clásico teniendo en cuenta que ahora lo esperás como un hincha más?

Hoy estando y viéndolo todo desde afuera lo vivo con mucha tranquilidad. No me vuelvo paranoico con esa locura que se genera porque se viene el clásico. Trato de disfrutarlo, vivir el día a día con calma. El domingo por supuesto iré al Gigante como un hincha más y quiero que el equipo gane y juegue bien. También deseo que luego de que termine el partido más importante que tiene la ciudad, todos podamos volver a casa contentos. No me voy a estresar la cabeza ahora por un partido de fútbol. Ya tuve demasiado cuando era jugador.

¿Cómo lo vivías en su momento?

Intensamente. Mi cabeza iba a mil por horas. Creo que a todos nos pasó eso, sobre todo por lo que representa este clásico. Sea para los rosarinos como para los que somos del club, sea de un lado como del otro.

¿Es como que se involucraban más por ser de la ciudad o del club?

Pasa que cuando jugás hay mucha presión. Me pasó en el último tiempo en Central. Tenía la cabeza explotada a morir con ganar o ganar cada partido. Y cuando llega el clásico, la cabeza de uno carbura tres veces más. En cambio, ahora estando de otro lado, miro todo diferente. Por supuesto que quiero que gane Central, pero a la vez estoy más tranquilo. Me cambió mucho el hecho de no estar hoy en actividad con respecto a lo que vivía cuando jugaba.

¿Ahora es más saludable?

Es que lo tomo de esta manera porque sino me hace mal, es la verdad.

¿En qué sentido te hace mal, ya que muchos ex jugadores afirman que cuando estaban en actividad sufrían más este partido en la previa que cualquier otro por todo lo que se genera antes y después?

Es que es así. Este partido te cambia el eje. Si ganás está todo bien. Pero si te toca perder, te queda una bronca por varios días. Al menos es lo que me sucedía.

¿Extrañás este tipo de partidos o por el hecho que genere tanta presión es mejor obviarlo?

No, todos queremos jugar o estar en un clásico porque es el partido más importante de la ciudad. Lógico que extraño jugarlo. Y lo extrañaré. Ahora hay que ser realista y vivirlo desde afuera. Trataré de disfrutarlo desde afuera como un hincha más.

¿Lo disfrutás?

Sí, porque miro otro tipo de cosas.

¿Por ejemplo?

Los movimientos tácticos. Por supuesto que quiero que el domingo ganemos. Pero hay que tratar de disfrutar de esta fiesta.

Más allá de eso, desde que volviste no perdiste ningún clásico.

Sí, es así. Gané dos, uno en cada cancha, y empaté el otro. Todos con el Chacho (Coudet) como entrenador. Pero el día que perdimos en el Gigante con gol de Maxi (Rodríguez) estaba sin poder jugar por estar suspendido por dóping.

¿Y qué recuerdos tenés del gol que hiciste en 2003?

Me marcó mucho en su momento. Haber hecho un gol en un partido tan trascendental es algo que hasta el día de hoy me genera cosas por dentro. Le guardo mucho cariño a ese partido porque además teníamos un gran grupo.

También estuviste la tarde que Central quebró la racha de 22 años sin ganar en el Parque.

Claro, ese clásico también fue muy importante. Me acuerdo que ganamos 2 a 0 con goles del Tom Arriola y de Lucho (Figueroa). Sin dudas, estos dos fueron los derbys que más recuerdo. Sea por lo que representó el triunfo en cada uno sino porque lo hicimos en nuestra cancha y en la de ellos.

Ganaron con Russo y Menotti, dos técnicos que además te dejaron muchas enseñanzas.

Totalmente. Ambos armaron un gran equipo y jugábamos bastante bien, aunque con el Flaco (Menotti) luego agarramos una racha de no poder ganar.

¿Influirá en algo el hecho de que no esté Lovera, quien era el único que podía romper la monotonía táctica que impone Cocca?

Seguramente vamos a extrañar mucho a Maxi (Lovera) porque era el jugador más desequilibrante que había en el equipo. Era quien podía cambiar el rumbo del partido. Y ahora no hay otro como él. Esperemos que alguno se pueda iluminar, pese a que no se ve en Central un futbolista que haga una gambeta o meta un cambio de ritmo como lo hacía Loverita.

¿Cómo lo ves a Central?

Le falta un jugador explosivo como Lovera. Pero luego lo veo equilibrado en líneas generales. Al equipo se lo ve estructurado. Como sabiendo a lo que juega. Aunque carece de un futbolista que rompa esas estructuras porque se ve que está todo mecanizado. Me gustaría ver a alguien que se revele y encare al arco o haga otras cosas.

De afuera se ve que Central juega primero a no perder.

Sí, puede ser que así sea. Y eso es porque, según lo que vengo viendo, el equipo tiene todas las jugadas muy mecanizadas. Y a veces hay que salir de esa línea o patrón rígido porque para eso está la picardía o la impronta que puede darle cada jugador.

¿Coincidís con que esas cosas sólo te las puede dar alguna individualidad?

Totalmente. Por eso nombré a Lovera. Era el único que podía hacer esas cosas diferentes por la gambeta que tiene. Espero que el domingo algunos de los jugadores que están se salgan de esa línea. Porque veo que van todo el tiempo por la derecha y nadie mete una diagonal. Hay que pensar en otras cosas.

¿Es un equipo sin sorpresas?

Sí, porque tiene todos los movimientos practicados en la semana y no se sale de ese molde. Hay que generar un poco de desorden para poder desequilibrar en ese sentido.

¿Influye o condiciona en algo que Central sólo tendrá un sólo jugador de la casa como será Ledesma el día del partido más importante para club?

No, no creo que sea determinante. Porque el jugador es profesional y muchos de los que están ya demostraron que respetan mucho a la camiseta de Central. Sea ganando un título como la Copa Argentina como en otros casos. Obviamente me gustaría que haya más gente del club. Que haya más chicos, pero ya fueron todos vendidos.

No será fácil ver a pibes del club porque Cocca no le da participación. Al menos así lo viene demostrando.

Sí, y es triste porque Central se dedica a vender. Siempre lo hizo. Quizá el hecho de que el club esté pasando por una situación delicada, porque está peleando el descenso, lleve al técnico a poner a todos jugadores experimentados. Pero confío en que pronto irán asomando algunos chicos de las inferiores y se ganarán un espacio en el equipo.

¿Le pesa más al jugador ser local en el clásico?

No, al menos en mi época lo vivía como algo más lindo porque estábamos en casa, con el respaldo de nuestra gente y conocíamos muy bien cada rincón de la cancha. Incluso era más tranquilo porque es como que te sentís mejor. Es como que te metés más en el partido y querés atacar más.

¿Cómo imaginás que se dará el partido entonces?

Espero que Central sea protagonista. No imagino otra cosa. Sobre todo porque creo que Newell’s saldrá a esperarlo.

Quizá Newell’s lo espere porque no tendrá a Formica, quien era el jugador más explosivo que venía teniendo.

La baja del Gato será importante. Newell’s perdió un gran jugador por todo lo que representa el Gato. Aunque todavía tiene a Maxi (Rodríguez), quien siempre está. A la Fiera no le podés regalar un centímetro. Pero más allá de eso, creo que Central llegará bien. Puede ganarlo, pero deberá trabajar mucho el partido. Porque no es uno más. Es un clásico.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario