Ovación

Central ya no tiene margen para errores

"Si nosotros hubiésemos convertido todo lo que generamos, la diferencia hubiese sido clara. Pero esto es fútbol y se juega con los errores, por eso el que está más concentrado a la hora de definir o de defender es el que saca la ventaja”, fue la frase de Federico Vismara ante las siete fechas decisivas que se vienen para Central.

Viernes 06 de Mayo de 2011

"Si nosotros hubiésemos convertido todo lo que generamos, la diferencia hubiese sido clara. Pero esto es fútbol y se juega con los errores, por eso el que está más concentrado a la hora de definir o de defender es el que saca la ventaja”. Respuesta de Federico Vismara después de la práctica de ayer en relación a lo que fueron los 90 minutos frente a Boca Unidos, pero claramente extensible a lo que viene. Porque se avecinan siete fechas en las que Rosario Central definitivamente tiene el margen de error acotado.

Ni más ni menos que lo que viene sucediendo desde la reanudación del torneo, sólo que ahora cada falla en particular puede llegar a generar efectos decididamente negativos. Y cuando se habla de errores se incluye a todo: a las desatenciones en defensa, a la falta de eficacia en el ataque y a las grietas que puedan aparecer desde lo estrictamente táctico. De todos ellos hubo un porcentaje el lunes pasado en el Gigante.

Tan difícil fue la remontada futbolística que fecha tras fecha el margen se fue achicando. Lo cierto es que mientras se pensaba que el tiempo “alcanzaba” las alarmas jamás sonaron con demasiada fuerza. Ahora la cosa es distinta.

Lo que ocurra en la tarde-noche de mañana, en Alta Córdoba, puede resultar decisivo en las chances canallas. No si se obtiene un triunfo, pero sí si se cosecha un nuevo revés.

Por eso la concentración deberá ser extrema en la última línea, donde no habrá lugar para fallas como las que se vieron ante Boca Unidos. El primer gol del equipo correntino (luego de un córner dos jugadores la tocaron en el área libres de marca) es una muestra. Más allá de eso, en la retina de los hinchas las imágenes más fuertes son las que se dieron en el arco rival. A esta altura del torneo, cuando la contundencia comienza a ser la principal aliada de los equipos, Central no podrá darse el lujo de volver a mostrar tanta negligencia en el último toque.

Las decisiones que se tomen de la línea para afuera también serán claves. Es que tampoco habrá tiempo ni lugar para innovaciones tácticas, salvo que resulte necesario quemar las naves con un partido ya en marcha. El cuerpo técnico (con el atenuante de que el partido era en el Gigante) arriesgó el lunes pasado y le salió mal. Por eso se vio en la obligación de volver a meter mano y reordenar piezas. Con lo que ponga mañana en cancha las cosas podrán no salir, pero seguramente lejos se estará de lo visto en el primer tiempo del lunes.

Muchos minutos de fútbol le quedan a Central aún por delante, pero cada partido será una historia distinta. Cada una de ellas contará con sus particularidades, aunque todas tendrán un hilo conductor: en ninguna de ellas habrá margen para los errores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario