Ovación

Central ya no necesita jugar bien para ganarlo

Esta nueva victoria de Central obliga a la reiteración. A caer en el facilismo de volver a decir prácticamente lo que se dijo o se escribió cada vez que la historia terminó como ayer en el Gigante.

Lunes 11 de Diciembre de 2017

Esta nueva victoria de Central obliga a la reiteración. A caer en el facilismo de volver a decir prácticamente lo que se dijo o se escribió cada vez que la historia terminó como ayer en el Gigante. Es que Central juega ante Newell's con la misma naturalidad con la que respira un ser humano. Ya no necesita ni siquiera jugar medianamente bien para quedarse con el clásico rosarino. De hecho, esta vez lo ganó con el cabezazo madrugador de Germán Herrera y con eso le alcanzó para quedarse con la última palabra frente a Newell's. El equipo de Leo Fernández no le escapó a la mediocridad en la que se hundió el partido, pero así y todo lo logró con una jugada. Igual, a esta altura ya no hay que tenerle miedo a asegurar que Central le gana con la camiseta. Lo chapea y logra su cometido. También es evidente que se aprovecha de su rival con cualquier técnico que esté sentado en el banco. Lo hizo con Miguel Russo, Eduardo Coudet, Paolo Montero y ahora con Leonardo Fernández, quien todavía no fue confirmado en el cargo pero será el DT para 2018. Lo cierto es que Central con ellos siempre encontró el antídoto adecuado para lograr que a Newell's le entre un estatismo inexplicable cada vez que tiene la camiseta canalla enfrente. El agónico triunfo leproso del año pasado en el Gigante, cuando Maxi Rodríguez la metió a la ratonera en el adicional, hoy aparece como un oasis en esta saga de alegrías de Central. Realmente aquel desahogo no alcanza para tapar esta supremacía que viene ejerciendo Central. Hasta los propios hinchas de Newell's lo entienden de esa manera y por eso ya quieren ver rodar la cabeza de los dirigentes y también algunos se animan a ponerle plazo a Llop. Es que Newell's hace rato que no sabe cómo jugar estos partidos. No lo supo cuando tenía un equipo de jerarquía y ayer volvió a tropezar con esa piedra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario