Ovación

Central y Newell's esquivaron todo

Uff. Ahora sí, Rosario Central y Newell’s Old Boys lograron sacarse la mochila que cargaron durante toda la temporada. Se podrá decir que no dieron ellos mismos la puntada final, pero también se puede interpretar que eso sólo se debió a que el fútbol moderno se juega para la TV y en distintos días y horarios.

Lunes 09 de Junio de 2008

Uff. Ahora sí, Rosario Central y Newell’s Old Boys lograron sacarse la mochila que cargaron durante toda la temporada. Se podrá decir que no dieron ellos mismos la puntada final, pero también se puede interpretar que eso sólo se debió a que el fútbol moderno se juega para la TV y en distintos días y horarios. Con los resultados puestos del domingo entonces, el cómo parece una menudencia. Más si se repasa esta historia cargada de angustia que los envolvió. Al fin, que no les hayan ganado en la penúltima fecha a San Martín de San Juan y Gimnasia de Jujuy, refleja también que los dos equipos no estuvieron para tirar manteca al techo, más allá de algún amague rojinegro. Son de primera, sí, como todo el mundo los considera. Pero debieron rendir examen de permanencia todos los partidos y aprobaron antes de la última bolilla. Marche una celebración para la ocasión.

El empate 2 a 2 de Newell’s en el Coloso y el posterior 0 a 0 de Central en San Juan resultaron una mueca de insatisfacción para todo el mundo. Es que si ambos ganaban se hubieran aliviado ahí mismo, sin esperar a Olimpo o Colón. Pero debieron contenerse y hasta los auriazules se habrán incomodado con el empate parcial bahiense, ya que si en ese momento los sabaleros metían un gol en La Plata los obligaban a definir en la última fecha. Pero rápidamente el pequeño fantasma se alejó y el segundo gol de Buonanotte trajo alivio.

Puede sonar exagerado que el sábado Leonardo Madelón dijera que el punto conseguido en San Juan "puede ser glorioso", pero en esta temporada donde la gloria no se la daba un título sino salvarse, más en los momentos que tanto él como Ricardo Caruso Lombardi tomaron a sus equipos, se comprende su extralimitación.

Basta si no recordar el día de la asunción de Madelón. Fue exactamente una rueda atrás, cuando Central sumaba su primer triunfo en el Gigante ante San Martín por 3 a 2, y Newell’s vencía a otro rival directo como Gimnasia, en Jujuy, por 1 a 0. Y sin embargo, al término de esa jornada, quedaban igualados en el promedio y debían desempatar para ver cuál descendía y cuál jugaba la promoción.

Fue la única ocasión en que Central se codeó con el descenso directo, pero no Newell’s, que varias veces estuvo en esa zona antes.

Es más, arrancó la temporada como el de peor promedio entre los que divdían igual, a 6 puntos de su antecesor, Colón, y a 11 de Central. Y sólo a partir de la última fecha del Apertura, con su triunfo en San Juan, logró salir ya definitivamente del descenso directo. Aunque, al igual que Central, coqueteó durante muchas jornadas del Clausura con la promoción, esa de la que ambos también se olvidaron ayer.

Ese pasado reciente no debe olvidarse, ni se lo debe censurar a Madelón por sentirse en la gloria. Igual si a Caruso le pasó lo mismo. Los convocaron para eso, en un lugar donde ningún técnico de más chapa quiso estar. Y no se puede ser desagradecido. Por eso los dirigentes debieran cortar ya de raíz las dudas sobre su continuidad. El homenaje de los hinchas debe ser para ellos, como para los jugadores, que en defintiva se bancaron la presión de una situación inimaginada, que seguramente los habrá ayudado a madurar.

Central y Newell's. Newell's y Central, son de primera. ¿Había alguna duda? Sí. Y debe ser un alerta para el futuro, preguntándose, para hacer los correctivos que hagan falta: ¿Qué hice yo para merecer esto?

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario