Ovación

Central visita a Independiente, con ganas de mandarlo al Diablo

Russo confirmó los titulares. Optó por poner prácticamente los mismos jugadores que dejaron hace tres días en el camino de la Copa Argentina a Tigre. Desde las 15. Seguilo en La Capital.

Sábado 27 de Septiembre de 2014

El lastre de los partidos en serie atenta contra la verdadera evolución deportiva de Central. El clima político, donde la cancha parece estar bastante embarrada y donde además no abundan propuestas conceptuales, también produce sus estelas de manera indirecta. En el medio de la escena aparece el puñado de jugadores y cuerpo técnico canalla que vienen poniéndole el pecho y cara a la realidad. Luego de algunos cachetazos seguidos, los auriazules demostraron en las dos últimas presentaciones que el amor por la causa es más fuerte. Y hoy tratarán de enarbolar la tercera alegría al hilo que le permita meterse en la pelea, en un campo que parecerá una caldera de verdad si Independiente no da señales de vida de entrada tras su espantosa derrota ante River. El estadio Libertadores de América será el escenario donde ambos irán por lo mismo desde las 15: el triunfo.

   Miguel Russo confirmó los titulares tras la práctica de ayer. Optó por poner prácticamente los mismos jugadores que dejaron hace tres días en el camino de la Copa Argentina a Tigre, en Córdoba. Desde afuera se puede apreciar como una puesta en escena forzosa debido al trajín que viene acarreando el equipo, que viene jugando más seguido que todos.

El canalla saldrá a la cancha con. Caranta; Ferrari, Berra, Acevedo, Delgado; Becker, Domínguez, Musto y Jonás Aguirre; Niel y Valencia.

   Pero está claro que el técnico conoce a la perfección el verdadero estado físico y mental del grupo. Por eso sigue confiando en ellos. Los canallas tendrán la chance de fortalecer su espíritu ganador ante un Rojo que sucumbió en Núñez.

   Si se toma la historia reciente como dato, entonces saldrá a la luz que el triunfo ante Arsenal y el Matador lo deja posicionado de otra manera para encarar el desafío en Avellaneda. El plus de las victorias generan fortalezas y realzan los semblantes. Potencia la faz individual y colectiva. Sin dudas, Central tiene motivos de sobra en su mente para mandar al Diablo a Independiente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario