Ovación

Central visita a Arsenal mirando de reojo al desafío ante San Pablo

El canalla juega ante el ferretero a las 13.15. El DT interino José Chamot no confirmó el equipo.

Sábado 05 de Mayo de 2018

El tren auriazul no llegó a descarrilar. Pero tampoco arribará al destino soñado. La herida sufrida la semana pasada en Florencio Varela se tornó además como una especie de depresión en el pago de Arroyito en la fase final de esta vertiginosa Superliga. No sólo perdió el partido ante Defensa y Justicia. También se quedó sin Leo Fernández como entrenador. Desde Arroyito activaron automáticamente el paracaídas para evitar el porrazo de lleno. Fue así que taparon el hueco que dejó el Gordo con la figura de José Chamot. Un entrenador que fue designado de manera interina. Un técnico que esta tarde estará al frente de un equipo que no fue confirmado y que además no tuvo el suficiente banco de prueba en la semana por diversos motivos. Bajo este particular contexto visitará, desde las 13.15, al descendido y golpeado Arsenal en Sarandí. A eso hay que sumarle que el próximo miércoles 9, Central se presentará en Brasil para disputar a cara de perro el partido de vuelta de la Copa Sudamericana. Todo un desafío para dirigentes, jugadores y cuerpo técnico.

La semana fue tan galopante que pasó volando para el mundo canalla. Con diferentes matices, por cierto. La vida deportiva e institucional vibró como una olla de presión día a día. Con un Marco Ruben que arrancó la semana exponiendo públicamente que "pueda pasar que haya llegado el fin de mi etapa en Central".

El goleador que tanto necesita el equipo confesó además: "No me siento bien. No me siento cómodo por más que lo intente, no tengo la confianza que tuve en otro momento". Quizá abrió el paraguas protector antes de que se largue el diluvio. Pero a la vez como capitán y referente no eligió el mejor momento para intentar bajarse del barco cuando entra un poco de agua por la proa. Al menos que tenga decidido ir a alguna isla futbolera después del Mundial.

Luego los días de entrenamiento se fueron consumiendo entre la faz física y los interrogantes que debía resolver Chamot en cada sesión. Porque recién paró un equipo el jueves pasado. Apenas 48 horas antes de un partido muy importante. Porque Central necesita quedarse esta tarde como sea con los tres puntos que estarán en pugna debido a que cotizarán alto en los promedios en el futuro cercano.

Claro que el entrenador interino decidió modificar ayer. Porque reacomodó todas las líneas (ver aparte). Tal vez en señal de que no logra ensamblar en el puesto en estos momentos, cuando el horno no está para bollos.

La última práctica no arrojó concreciones. El técnico se refugió en el silencio y emprendió el viaje hacia Capital Federal después de la merienda. Lo hizo al frente de un grupo que también quedó sorprendido por la ola de cambios que hizo a último momento. Metió mano en la bolsa de las posibilidades como ciego nuevo.

A tal punto que ni los propios jugadores saben quiénes entrarán esta tarde en Sarandí, ante un Arsenal que viene abofeteado desde todo punto de vista. Está peor que Central en ese sentido. Porque las estadísticas indican que el canalla suma tres derrotas consecutivas.

Sin embargo, hoy deberá salir de perdedor como sea. Porque después tendrá que afrontar otro gran desafío. Será dentro de un puñado de días en Brasil contra San Pablo, por la Copa Sudamericana. Será a todo o nada. Uno de los dos quedará en el camino, más allá de que en Arroyito salieron 0 a 0.

Para Chamot y compañía llegó la hora señalada. El momento de asimilar con la mejor cara los grandes cambios sufridos en los últimos días. Un cóctel que a la vez puede terminar siendo explosivo para el riñón canalla si no sale bien parado esta tarde.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario