Ovación

Central va por San Lorenzo y quiere meter más presión en la pelea por el campeonato

El equipo del Chacho Coudet vista al del Patón Bauza, en un choque decisivo para ambos clubes. Desde las 18.10. Televisa Canal 5. También podés seguirlo en La Capital. 

Sábado 03 de Octubre de 2015

Todo el esfuerzo de una temporada en 90 minutos. La mejor campaña en muchos años se pone en juego en una hora y media de partido. El Nuevo Gasómetro será una prueba bisagra para el Central de Coudet, un equipo de campaña extraordinaria que puede quedarse con todo y sin nada. En esa sensación extrema, casi bipolar, típica de finales, se apoyarán gran parte de los fundamentos de un desarrollo que también se puede bocetear desde lo estrictamente futbolístico, pero que tendrá un gran componente temperamental. No sirve el empate. Si no se ganan, pierden los dos.

   Es mucho más sencillo imaginar el partido sólo desde el juego y se hará más adelante, pero el factor anímico pesará esta tarde. Y ese será el primer desafío de Central: estar a la altura de un partido con características de final, con aquella bipolaridad como protagonista. La mezcla de angustia y éxtasis será un cóctel hasta ahora desconocido por el que tendrá que atravesar el equipo del Chacho para llegar al objetivo. Para el entrenador también es una prueba en ese rubro. Capacitados están todos, la cuestión es dar la talla en el momento justo. Y este lo es. Para ambos, ganar es impostergable. Si empatan, Boca se transformaría, Crucero del Norte mediante, en un virtual campeón.

   Los clásicos frente a Newell’s fueron hasta aquí las pruebas más exigentes que tuvo Central en ese rubro, pero no fueron finales. Más allá de la histeria y la historia de la que se alimentan, había tiempo de resarcimiento deportivo después de ellos. Hoy no hay margen. Central gana o se baja, no hay grises.

   San Lorenzo saca ventaja allí. Es un equipo mucho más acostumbrado a partidos in extremis con un cuerpo técnico de amplísima y exitosa trayectoria en ese punto. Además, el promedio de edad de los azulgranas, que supera claramente los 30 años, es un plus. Después se verá que puede transformarse en un apunte favorable para Central.

   Bien puede concluirse que el gran desafío canalla es no dejarse absorber por la presión. Si lo logra, lo demás debería llegar por decantación. Lo que pasa es que la vara es muy alta: un partido definitorio sin siquiera una revancha.

   Si lo logra, gran parte del camino estará allanado porque el momento futbolístico de Central es notoriamente superior al de San Lorenzo. A Bauza le preocupa la intensidad de su querido Central. El Patón reconoce que es el equipo más efectivo del torneo (ver página 4), pero pone a Boca por encima de todos en calidad de juego. Y no lo dice por pudor, pero si le daban a elegir es absolutamente probable que hubiera elegido jugar en Arroyito y no en el Bajo Flores. Central rinde mucho más de visitante que de local porque le resulta más sencillo encontrar los espacios para asfixiar por todos lados a su rival. Y es ahí donde la veteranía de los jugadores de San Lorenzo se transforma en un obstáculo para el Ciclón: sufre mucho el desgaste.

   Ya lo insinuó Coudet el jueves en la conferencia de prensa: “Es un campo de juego donde si te movés bien podés encontrar los espacios. Trataremos de explotarlo de la mejor manera”.

   Por eso no es muy difícil imaginar el partido. Central es, o intenta serlo, voraz en todas las canchas en las que juega. San Lorenzo se toma sus tiempos. Hasta aquí les fue fenómeno a los dos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS