Ovación

Central ante una llave para abrir una final o para cerrar un semestre

Rosario Central juega ante Argentinos Juniors un partido clave para llegar al único objetivo vigente: la Copa Argentina. Seguilo minuto a minuto desde las 22 por La Capital.

Miércoles 19 de Noviembre de 2014

Jugar una final siempre es bueno. Ser finalista de un torneo implica la posibilidad de ganar un trofeo. Y cuando ese trofeo, además de la importancia en sí mismo, representa la visa para seguir compitiendo en niveles superiores es aún más trascendente. Para llegar a esa instancia decisiva como finalista, Central esta noche debe ganar un partido. Tanto y tan poco. Una ecuación contradictoria desde lo semántico pero precisa desde lo futbolístico.
  Porque es cierto que los canallas tienen en Argentinos Juniors una semifinal que en la previa presenta un saldo a favor desde las equivalencias, pero también es verdad que esa balanza se equilibra cuando se analiza el presente auriazul, el que establece una realidad incontrastable: desde el clásico hasta aquí mantienen un divorcio con la victoria en los noventa minutos.
  No obstante, esa aparente ambigüedad entre el tanto y el tan poco tiene un responsable, que es el mismísimo Central. Por eso dependerá del conjunto canalla el devenir de esta semifinal que se juega esta noche desde las 22 aquí en el estadio Bicentenario de San Juan, provincia que hasta ayer no estaba involucrada y apenas enterada de esta semifinal de Copa Argentina en su suelo, donde el calor y la inestabilidad climática juegan a las escondidas con un Zonda que pasa pero vuelve, con todo el efecto residual que su transcurrir genera.

   Aquí Central disputará la semifinal número 13 de su historial, un dato estadístico que establece y marca sólo antecedentes, que no juega ni gravita en el juego propiamente dicho, porque en esta ocasión los dirigidos por Miguel Russo deberán demostrarse a sí mismos que la mejoría evidenciada en el encuentro del pasado viernes frente a Vélez tiene que ser sostenida por más tiempo en un partido, que esa solidez defensiva debe sostenerse, que en la zona de volantes deben contener pero también generar, y en materia ofensiva tienen una cuenta pendiente: pagar con contundencia tanta anemia con el gol. Independientemente de la presencia de Juan Román Riquelme en la formación de Pipo Gorosito, Russo insistió en la últimas prácticas con la necesidad de evitar infracciones cerca del arco de Mauricio Caranta, como así mantener mucho orden y atención en las jugadas que surgen de pelota parada, al tiempo que recalcó la trascendencia para el funcionamiento colectivo que el juego externo pueda plasmarse tal como se trabajó en los entrenamientos.
  Central busca hoy en San Juan la llave de una final en la Copa Argentina, para ello tendrá que recurrir al ingenio, habilidad y estrategia para encontrarla antes que Argentinos, y así poder abrir la puerta del partido determinante que también se jugará en este suelo en una semana. Y allí, en caso de estar, la búsqueda será llegar a otra llave más importante aún, porque esa abrirá el portón de la Copa Libertadores de América, sin dudas el gran premio que otorga este certamen nacional, al que todos relativizan en un comienzo, pero que en el cierre del año muchos equipos quisieran estar jugando.
  Así entonces hoy se definen los finalistas de la Copa Argentina. Central tiene en Argentinos Juniors al escollo para acceder a la última y gran instancia. Si gana será la final. Si no lo logra el final será de un semestre que habrá dejado poco para comentar. Y mucho por hacer. Del partido de esta noche depende.

Reencontrarse con el gol le daría una gran mano

Por ahí no le haga falta, pero Rosario Central tendrá prácticamente la obligación de reencontrarse con el gol. Es que hay un dato irrefutable: el equipo de Russo lleva 414 minutos sin convertir. La última conquista fue de Nery Domínguez, a los 36’ del primer tiempo en el clásico ante Newell’s. Después de eso pasaron los encuentros frente a Belgrano, Estudiantes y Vélez. Todos sin gritos. Hoy podría pasar aun empatando sin goles, pero tendría más chances si mejora en ese aspecto.

Los pasajes, agotados

La previa de la Copa Argentina no parece motivar mucho a los sanjuaninos porque ellos siguen desenvolviéndose con su ritmo habitual. Pero sí a los canallas, quienes arribarían hoy en buen número para hacerle el aguante al equipo que lidera Miguel Angel Russo. Es que los simpatizantes agotaron todos los pasajes en micro que se habían puesto a la venta, mientras que el chárter estaba casi completo al cierre de esta edición, según argumentaron los dirigentes auriazules.
  En otro orden, la llegada de Argentinos Juniors a esta ciudad, donde ayer la sensación térmica llegó a los 40 grados, convocó a algunos pocos curiosos hinchas de Boca para ver de cerca a Juan Román Riquelme.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario