Ovación

Central, un juego de mente entre la Copa y la Superliga

La necesidad de Central en Superliga peleará codo a codo con la proximidad del clásico de Copa Argentina. Para Bauza y el equipo es todo un desafío pensar sólo en Patronato

Domingo 28 de Octubre de 2018

Discursivamente las cosas suelen resultar mucho más sencillas. El tema es cuando esas palabras deben ser llevadas a la práctica. El partido ante Patronato de hoy al mediodía en un rincón. El clásico ante Newell's por Copa Argentina de la próxima semana en el otro. Por ahí pasará un poco la atención hoy en Paraná, en saber qué grado de abstracción logre el equipo canalla para focalizarse exclusivamente en los 90 minutos frente al Patrón sin dejar resquicios para las apariciones lógicas de las imágenes que puedan sucederse dentro de sólo cuatro días en Sarandí. Central necesita reponerse en la Superliga para recuperar parte del terreno que cedió en los últimos partidos, pero para lograrlo no podrá permitirse dispersarse y pensar en otra cosa, aunque resulte difícil. Allí estará el gran desafío de Bauza y los suyos.

Algunas voces sonaron contundentes sobre que "el próximo partido" es el más importante y que nadie podía pensar más allá eso. Otras mostraron un mayor grado de franqueza, aludiendo a las dificultades lógicas de enfocarse sólo en el presente. Difícil de establecer cuál de las dos posturas es la más cercana a la realidad.

Resultaba mucho más lógico creer que contra Boca la mente mostraba un horizonte más concreto. Quizá por lejanía todavía con el clásico y ni hablar si de categoría del rival se trata. Pero Boca ya pasó y ahora es Patronato, un equipo en nombres muchos más endeble, y en lo que ya indefectiblemente es la previa del choque copero ante la Lepra. Porque de eso se trata, de saber que un paso en falso puede provocar una merma en la confianza pero que un buen resultado resultará un espaldarazo enorme.

La idea "Patronato como previa del clásico" no parece ser del todo disparatada. A la pruebas hay que remitirse. De hecho, Edgardo Bauza puso en la balanza un montón de cosas para el armado del equipo para hoy, atendiendo a eso que se viene. Y es lógico que el técnico haya obrado de esa manera. Un jugador que no estaba al ciento por ciento de sus posibilidades no iba a ser arriesgado en Paraná si su presencia corría algún riesgo para el próximo jueves.

Después, lo que ocurra en la cancha formará parte del propio juego. Es más, un flojo partido de Central no ameritará un único análisis de que jugó pensando más en Newell's que en Patronato. Por una sencilla razón: después de aquel arranque de torneo a todo vapor en el que metió tres triunfos consecutivos (además de una victoria en los 90 minutos por Copa Argentina, a la postre la única que logró de esa forma) apareció un declive pronunciado del equipo. Por eso, si el equipo canalla no funciona correctamente podrá ser porque pudo dar el verdadero salto de calidad en el juego que el técnico pretende. El tema es la forma en la que se juegue, la concentración que se muestre y el rédito que se pueda sacar de todo eso.

Un buen indicio de que Patronato es lo más importante y que para lo otro ya habrá tiempo será mantener aquellos atisbos de recuperación que el equipo mostró en la mismísima Bombonera, donde pese a no ganar exhibió algunos postulados futbolísticos que se asemejan bastante a las pretensiones del cuerpo técnico.

Logrando eso se estará en presencia de un Central más decidido a recuperarse que proclive a seguir transitando por la medianía de las últimas fechas. Patronato es un buen rival para afianzar esa recuperación. Lejos se está de caer en un menosprecio que hasta resultaría contraproducente, pero el presente del conjunto paranaense se transforma en un plato tentador. Sobre nueve partidos jugados, el equipo hoy de Mario Sciaqua (reemplazó a Juan Pablo Pumpido) ganó una sola vez (a Talleres, en su cancha).

De eso debiera sacar provecho Central en un juego en el que moverá fichas, destapará cartas o buscará las respuestas adecuadas a cada consigna que el partido le presente.

Es Patronato, pero es también la previa, ahora sí, del clásico por Copa Argentina. Para Central será un partido en el que los pies harán su parte, pero en el que el juego de la mente será imprescindible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});