Ovación

Central: Tuvo un mal inicio e intentará no cometer los mismos errores

Miguel Angel Russo entregó unos cuantos conceptos puntuales ni bien tomó las riendas del equipo. Entre ellos habló (e insistió) de lo difícil que consideraba iba a ser el inicio del torneo, tal vez...

Viernes 28 de Diciembre de 2012

Miguel Angel Russo entregó unos cuantos conceptos puntuales ni bien tomó las riendas del equipo. Entre ellos habló (e insistió) de lo difícil que consideraba iba a ser el inicio del torneo, tal vez previendo que se trataba de un equipo en formación o vaya a saber porqué motivo, lo cierto es que no se equivocó. El tema es lo que ocurra de aquí en más. Pensar en un comienzo de segunda rueda como el del inicio del campeonato sería tropezar dos veces con la misma piedra y ese es un lujo que Central no se puede dar. Por supuesto es imposible dejar de señalar que parte del aprendizaje ya está internalizado y, sobre todo, que el nivel de juego que se mostró en la recta final y catapultó al equipo a la segunda posición es el bien más preciado y del cual debe valerse para encarar lo que viene con una mirada mucho más optimista.

Una lectura paralela: en el arranque de 2013 Central tendrá cierto margen de maniobra. Por ahí una derrota podría no causarle demasiados dolores de cabeza por la sencilla razón de que está mejor posicionado, a excepción de Olimpo, que todos los demás equipos. Pero esto es tan cierto como temerario. Por eso la otra postura es la que más peso tiene.

Pasando en limpio, el desafío será no atravesar por el sufrimiento y los momentos ingratos (llámese repudio e insultos a jugadores, cuerpo técnico y hasta dirigentes) como los ya vividos. Y, se insiste, la enseñanza es la mejor aliada.

Aquel inicio imaginado por Russo pudo tener varios parámetros desde los cuales el entrenador canalla pudo haberse parado para analizar y proyectar. Ahora, por citar sólo un ejemplo, el cuerpo técnico y los futbolistas saben de qué manera juegan Sarmiento, Huracán, Banfield, Olimpo, Patronato (algunos de los rivales contra los que al Canalla no le fue bien) y muchos más —siempre teniendo como base que cada partido es una historia aparte y que un gol, una expulsión, pueden modificar el escenario de cualquier partido—. Ni hablar de lo que tiene que ver con el nivel futbolístico en sí. No valerse del funcionamiento que el equipo adquirió en la recta final de la primera rueda sería un error más grosero todavía, aun sabiendo que hubo un parate importante y que las pretemporadas vuelven a nivelar las cosas.

Esto no deja dudas de que el escenario será totalmente distinto. Con unos cuantos errores que estuvieron bien marcados y que ocasionaron sinsabores por doquier, pero con un aprendizaje que terminó valiendo la pena.

Tomar ese aprendizaje como un verdadero cimiento para el crecimiento es el objetivo. Aquella vez Russo no se equivocó en eso de que lo más complicado iba a ser el arranque. Ahora él y sus jugadores cuentan con el plus del conocimiento de las cosas que se hicieron mal y que son condición sine qua non corregirlas para que la reanudación del torneo transite por un camino sin tantas espinas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario