Ovación

Central tuvo garra, fútbol y convicción para entrar por la puerta grande

El equipo del Chacho Coudet logró un triunfazo en Montevideo ante Nacional en base al coraje y a una ambiciosa propuesta futbolística. Donatti y Herrera, los goles.

Viernes 15 de Abril de 2016

Central está más vivo que nunca, desde lo futbolístico y lo anímico. Ayer hizo pata ancha ante Nacional, se impuso con autoridad 2 a 0, le arrebató al Bolso el primer puesto del grupo 2 y ahora está entre los 16 mejores equipos del continente. Triunfazo canalla por donde se lo mire. Tejido en base a una alta cuota de fútbol de Cervi y Lo Celso, con un coraje colectivo que estuvo a la altura de lo que había en juego y sin guardarse nada a pesar de que el empate le servía. Central no se conformó, fue por todo y le salió bárbaro.
  En el primer tiempo tuvo como mayor virtud saber adaptarse a las contingencias de un partido muy chivo en todo aspecto. Porque si bien Nacional no puso en cancha todo su potencial y cuidó a varios titulares porque ya tenía el boleto a octavos, sí buscó maniatar y morder al Canalla en la salida y preocuparlo con un par de réplicas rápidas de contraataque.
  De arranque el equipo del Chacho buscó ser prolijo con la pelota, pero le faltó profundidad en tres cuartos y la sensación era que el arco de Nacional siempre le quedaba muy lejos. Encima el Bolso, sin la obligación de ir a buscar, apostaba a su mejor arma, presionar y proponer la contra.
  A los 22’ Leandro Barcia quedó cara a cara con el arquero Sosa y el uno auriazul a puro reflejo tapó arriba lo que tenía perfume de apertura para el local. Las únicas respuestas fueron dos tiros por arriba del travesaño de Jonás Aguirre, el primero que pinchó una nube y el otro con cierto riesgo.
  Pasada la media hora Pablo Alvarez, que estaba jugando de primer zaguero central, no aguantó más un tremendo dolor intercostal y salió en el carrito de asistencia médica para no regresar. Entró Giovani Lo Celso, que en la primera que tocó tiró una caño delicioso, y su ingreso generó que se cierre Pinola como zaguero junto a Donatti y retroceda Jonás como lateral izquierdo.

   El doble cinco no se modificó con Musto y Colman. Y cuando la etapa inicial expiraba se produjo el desborde de Cervi que forzó el córner, y de la ejecución del propio Franco llegó la entrada solitaria de Donatti para el testazo goleador. Fue por sobre todo un grito de tranquilidad, de alivio y de confianza para encarar la segunda etapa.
  En el reinicio de la acción, Cervi pateó cruzado, tapó Mejía y no pudo corregir al gol el Chaqueño Herrera abajo del arco.
  Central empezó a manejar la pelota en los pies de Lo Celso, Cervi y Colman, y en varios pasajes lo consiguió con efectividad, pero el Bolso igual estaba dispuesto a vender cara la derrota y seguía metiendo garrote y yendo a puro orgullo. Avisó con un tiro libre de Ignacio González que se fue por arriba.
  Ya con Becker en cancha, Cervi continuó haciendo de las suyas por la derecha y habilitó a Herrera, que enfiló como una tromba para el arco y clavó un golazo que anunciaba la clasificación auriazul y nada menos que como puntero del grupo 2.
  Central terminó jugando con autoridad, con garra y lo más importante es que jamás se desentendió del control de la pelota ni renunció a la intensidad para presionar en todos los sectores. Estas son las banderas que lo hacen un equipo serio, confiable, con oficio y un enorme compromiso colectivo, más allá de alguna jugada puntual que no salga o de esos puntos que en partidos anteriores han quedado en el camino.
  Así abrochó un partido redondo, ante un Nacional siempre incómodo y que le dolió perder. No tuvo que mirar la calculadora ni espiar la cancha de Palmeiras. El Canalla está entre los 16 mejores del continente y eso no se consigue todos los días. Coudet y sus muchachos lo lograron en tierra ajena y con sus mejores armas: jugar con ambición y defender con carácter.

Alvarez se lesionó y no estaría ante San Lorenzo

En medio de la alegría por el triunfo y la clasificación a octavos de final en el primer puesto, Central se volvió de Uruguay con la ingrata noticia de la lesión de Pablo Alvarez, quien debió ser reemplazado a los 35’ del primer tiempo (ingresó Lo Celso) a raíz de un fuerte dolor en la zona intercostal. El golpe fue a los pocos minutos de iniciado el encuentro, por lo cual fue vendado. Intentó seguir, pero no aguantó. Fue él quien miró al banco y dijo que no podía seguir. No hubo precisiones sobre el grado de la lesión, pero por la forma en que se fue es probable que no pueda estar el domingo ante San Lorenzo.

Un triunfo con el ímpetu de las divisiones juveniles

Central tiene jugadores de experiencia que sin duda son la base del equipo. Entre los que estuvieron anoche se destacaron Alejandro Donatti, Javier Pinola, Sebastián Sosa, Damián Musto, el propio Gustavo Colman y el Chaqueño  Germán Herrera. Pero lo más saliente de la noche fue el rendimiento que mostraron los juveniles de las inferiores, que ayer tuvieron el fútbol y el carácter necesarios para estar a la altura de las circunstancias, bancarse un partido chivísimo y meter al Canalla en los octavos de final de la Copa Libertadores.
    Anoche los que estuvieron en el podio de la nueva camada fueron Franco Cervi, la gran figura del partido, y el cada vez más maduro Giovanni Lo Celso, que entró en el primer tiempo por Alvarez, no le costó adaptarse al ritmo de juego y fue la manija auriazul. Entre los dos bancaron las patadas y la presión de los aguerridos marcadores uruguayos y pusieron una cuota de fútbol saludable en el histórico Parque Central.
   Además cumplieron una buena actuación Víctor Salazar y Jonás Aguirre, que tuvo que jugar de tres cuando salió lesionado Alvarez y fue uno de los puntos más altos del equipo de Arroyito. Otro que fue siempre para adelante aunque no estuvo tan inspirado anoche fue Walter Montoya, pero nada se le puede reprochar al volante derecho a la hora de correr y meter.
    Los pibes del Chacho ayer dieron la cara en un estadio complejo, dijeron presente y fueron claves en la misión de meter al Canalla en los octavos de la Copa. Otra gran noticia para Central.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario