Ovación

Central: Toledo le dijo adiós a la temporada 2010

Tras la alegría por el triunfo ante Instituto el cuerpo técnico canalla recibió ayer una muy mala noticia, y tiene que ver con la lesión de Javier Toledo. Es que el delantero sufrió un desgarro en la fascia plantar del pie izquierdo, y deberá estar inactivo no menos de 30 días.

Jueves 11 de Noviembre de 2010

Después de la alegría que significó el triunfo ante Instituto el cuerpo técnico de Rosario Central recibió ayer una muy mala noticia, y tiene que ver con la lesión de Javier Toledo. Es que el delantero sufrió un desgarro en la fascia plantar del pie izquierdo, y deberá estar inactivo no menos de 30 días, por lo que se perderá las cinco fechas que restan para el final de la primera rueda (la 19ª se disputará en 2011). Así lo confirmó el médico Hernán Giuria en diálogo con Ovación. A partir de ahora todos esperan (y creen) que llegará en condiciones para realizar la pretemporada desde los primeros días de enero. Hoy lo van a evaluar en la práctica y allí el cuerpo médico decidirá cuál será el tratamiento a seguir.

El largo tiempo de recuperación tiene que ver con la zona en la que se encuentra la lesión. "Es un lugar complicado porque molesta sólo al pisar", argumentó Giuria, quien informó que el tratamiento deberá ser "lo más funcional posible". Una posibilidad es inmovilizarlo y otra es que use muletas para que pueda pisar. En todo ese tiempo lo que se tratará es de realizar algún trabajo específico para fortalecer la rodilla. "Pensamos en cuatro semanas pero por ahí puede ser menos. Seguramente va a estar recuperado antes del inicio de la pretemporada", agregó el facultativo.

Cuando Toledo se quedó al margen de la práctica del martes en Arroyo Seco nadie imaginó este desenlace, aunque el médico Hernán Giuria rápidamente le ordenó un estudio de imágenes para determinar el grado de la lesión (se lo realizaron el martes por la tarde). Ese día el delantero directamente no participó del entrenamiento y estuvo toda la práctica sentado en uno de los bancos de suplentes con una bolsa de hielo debajo del pie.

"Apenas terminó el partido contra Instituto acusó una molestia, pero el problema fue al día siguiente porque prácticamente no podía ni caminar", dijo Giuria.

Esta es la segunda lesión de magnitud que sufre Toledo desde que llegó a Central. La primera fue la fractura del quinto metatarsiano del pie izquierdo, en el encuentro frente a Patronato que lo marginó un par de partidos. La semana pasada debió lidiar con una lesión ligamentaria en la rodilla derecha que lo mantuvo en duda hasta último momento para el choque contra la Gloria, aunque finalmente terminó yendo al banco de relevos.

Pero esto es diferente y mucho más complejo. Este tipo de lesión lleva mucho más tiempo de recuperación y hoy quien lo sufre, además del propio futbolista, es el cuerpo técnico, que perderá un hombre importante en las cinco fechas que restan (la última se jugará ya en 2011).

En medio de todo esto aparece el interrogante del porqué de este tipo de lesiones. Giuria habló de varios factores, pero sin dudas uno de ellos es la dureza de los campos de juego en el predio de Arroyo Seco, especialmente la cancha principal. Sin ir más lejos, Walter Ribonetto pasó por lo mismo. El Tino se lesionó en noviembre de 2008 y volvió para la pretemporada. Un toque de alerta para la dirigencia.

Hoy los lamentos de poco valen y de ahora en más la apuesta pasará por lograr una rehabilitación lo más rápida posible. Más allá de eso al técnico Héctor Rivoira se le cae un soldado importante para las cinco fechas que restan de 2010.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS