Ovación

Central tiene ante Godoy Cruz un partido de presente y pasaje a futuro

Central necesita ganarle al Tomba no sólo para meterse en semifinales de Copa Argentina, sino también para revertir el cuadro deportivo, oxigenar el proyecto y despejar fantasmas

Lunes 23 de Octubre de 2017

A este Central lo envuelve un cúmulo de emociones. Y de grandes desafíos que no entienden de postergaciones. Sin embargo, el plantel llegó a esta ciudad con el ánimo por las nubes. Con la firme convicción de que esta tarde escribirá una nueva página de alegría en la Copa Argentina cuando defina ante Godoy Cruz la llave de los cuartos de final. La comitiva canalla brinda claros indicios de la patriada que se jugará en la cancha de Instituto. Porque habrá muchas cosas más que estarán en juego. El plantel necesita dar un golpe de timón y encauzar el barco, que está a la deriva en la Superliga pero se mantiene firme en esta competencia bien federal. También buscará hacerle un guiño positivo al técnico Paolo Montero y despejar algunos fantasmas que rondan por Arroyito.

La apuesta en escena de Montero parece, en la previa, bastante osada. Porque el encargado de hacer funcionar el sistema ofensivo recaerá exclusivamente en el pibito Joaquín Pereyra, pese a que estará flanqueado por los experimentados Pachi Carrizo y Washington Camacho.

No obstante, la inclusión del juvenil paranaense tiene sus férreos argumentos. En ese aspecto, el entrenador canalla no juega a la ruleta rusa a la hora de armar el equipo, más allá de que hay algunos actores que también deberán rectificarse en cuanto a su producción esta misma tarde. Tienen que empezar a justificar su titularidad con actuaciones sólidas.

Porque Central arrancó con el pie izquierdo la temporada en la Superliga, ya que aún no abrochó ningún triunfo. Y más allá de la apremiante situación por las sucesivas olas de empates y derrotas que acumula sobre la espalda, hay otro factor que pone los pelos de punta a todos los auriazules. Y es la baja performance futbolística que vienen exhibiendo en cada presentación. Hasta ahora cuesta descifrar a lo que intenta jugar el equipo.

Por ese motivo el partido de esta tarde ante Godoy Cruz, que si bien llega de banca cuenta con sus puntos débiles también, debe ser el disparador para encontrar una inmediata respuesta deportiva de una bendita vez. No sólo para garantizar el ciclo del uruguayo sino también para nutrir la autoestima y apuntar hacia el horizonte con otra perspectiva, que permita realmente verlo color esperanza.

Caso contrario podría producirse un indeseado quiebre puertas hacia adentro. Con posibles daños colaterales incluidos. Sin dudas, ninguno de los que integran esta comitiva canalla deseará hoy tocar fondo. Todo lo contrario. Intentará revertir el presente que los sacude en pos de que sea el potente motor de arranque del proyecto que pilotea Montero.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario