Ovación

Central tiene en claro las obligaciones que tiene por delante

El equipo canalla se presentará desde las 17 en el sur bonaerense con la clara metodología de juego que tiene incorporada.

Sábado 24 de Febrero de 2018

Central buscará esta tarde acopiar más porotos de los que tiene. No sólo para ratificar la alza en los valores deportivos. También para cotizar en un futuro cercano en la bolsa de la Copa Sudamericana. El equipo canalla se presentará desde las 17 en el sur bonaerense con la clara metodología de juego que tiene incorporado y sabiendo que no está contaminado por las urgencias de turno. Sin embargo, en Arroyito asumen que este desafío no será una simple parada burocrática en la estación de Lanús a raíz del débil presente que atormenta al granate, que a su vez plasmará un escuadrón muletto (ver página 5). Todo lo contrario. Asumen responsabilidades y obligaciones por el sólo hecho de que puertas hacia adentro tienen bien claro qué es lo que desean y necesitan para conseguir los objetivos.

   Leo Fernández y su pelotón tienen más que claro que la vara popular está muy alta debido a la gran cosecha de puntos que vienen levantando desde hace varias jornadas. Basta pegarle una mirada a las estadísticas para sellar sin dudar el certificado de calidad que ostenta el elenco auriazul en la actualidad de esta Superliga que gobierna con autoridad Boca.

   Ya no es ninguna novedad afirmar que Central goza de un buen andar. Y que eso le concede automáticamente una cierta confiabilidad a todo hincha a la hora de sentarse a ver al equipo en acción. Sea cuando se presenta en el Gigante o en territorio ajeno.

   Para esta cita ante Lanús no formateó la idea madre por más que el rival haya decidido presentar una alineación alternativa. El DT canalla la potenció con los ingresos de dos piezas fundamentales para la estructura colectiva de juego como son Mauricio Martínez y Federico Carrizo. Caramelo regresará a la zaga central en lugar de Oscar Cabezas, mientras que pichi hará lo propio por el pibito Joel López Pissano.

   Los restantes apellidos serán los mismos que vienen de bailar a Olimpo con el Paraná de fondo. Otro dato significativo para valorar es que Leo Fernández respetó el gran presente de Maxi Lovera. Apeló al raciocinio por encima de la portación de apellido de Marco. Esta vez Ruben deberá seguir el encuentro desde el banco. Si le toca entrar luego tratará de demostrar que dejó atrás el desgarro y que apunta a tener un nivel acorde a las exigencias del momento.

   No caben dudas de que para Central este partido puede significar además una especie de catapulta hacia el gran objetivo final que tiene como meta. Porque instalarse en la zona de clasificación a la Copa Sudamericana es la obsesión auriazul. Y a eso apuntan todos los habitantes de la comunidad de Arroyito mientras consolida su imagen en una Superliga que ahora va teniendo otro color para el representativo auriazul.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario