Ovación

Central se trajo de Mendoza un triunfazo que le permite seguir soñando

Central hizo pata ancha en Mendoza al vencer a Godoy Cruz 1 a 0. Al equipo del Kily no le sobró nada, pero ganó y es lo que cuenta en la lucha por clasificar a la zona campeonato.

Lunes 23 de Noviembre de 2020

Solo se trataba de ganar. La forma no era relevante cuando las urgencias estaban a la orden del día. Central no estaba para seguir ofreciendo pena. No tenía margen de error. Terminó haciendo pata ancha en la noche mendocina al vencer a Godoy Cruz con un cabezazo de Diego Novaretti antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora del partido. Todo lo demás no cuenta. Al menos hasta que sea el momento de volver a ponerse la fajina y preparar la también crucial velada que se aproxima. Porque el triunfazo ante el Tomba es pan para hoy, pero puede ser hambre en breve si no deja de rodillas al millonario el sábado que viene en el Gigante. Los auriazules lograron mantener encendida la llama de la ilusión de poder clasificar a la zona campeonato. Y es lo que cuenta y genera endorfinas en el pueblo de Arroyito en la actualidad.

   La multitud de defensores que puso el Kily González en cancha dio buenos dividendos. La victoria en realidad cotizó alto en la bolsa de las posibilidades. Era clave pegarse la vuelta con los tres puntos debajo del brazo. Al canalla no le quedaba otra si no quería resignarse a pasar a modo mediocre a falta de dos jornadas para que se definiera los dos equipos que pasarán a jugar en la zona que todos aspiran. Esa que vale la pena de verdad. La que inyecta orgullo y permite transitar con otro semblante en la Copa de la Liga Profesional.

   Central hizo lo único que tenía permitido: ganar. No le sobró nada. Incluso desde el juego sigue endeudándose cada vez más. Todavía no muestra un patrón definido. Exhibe muchos interrogantes en el fondo. Así y todo va. Sigue con vida. Y es lo que importa.

   Porque los porrazos ante River en la cancha de Independiente y Banfield en el mismísimo Gigante generaron heridas que no cicatrizaron. Por más que haya pasado el tiempo, aún duele haber quedado sin nada y condicionado a corto plazo.

Resumen de Godoy Cruz vs Rosario Central (0-1) | Fecha 4 | Zona 3 - Copa Liga Profesional

   Pero esta vez pudo hacer pie. No por haber sido una tromba precisamente. Porque Central pasó algunas zozobras en varios pasajes del encuentro. Godoy Cruz sigue en la lona por ingenuo. Sea en ofensiva como en defensa. La tabla de la zona 3 lo certifica. Quizá si el rival tenía otra camiseta, la historia auriazul hubiese sido otra también.

   Los dirigidos por el Kily González quedaron en varias ocasiones mal parados. A eso hay que sumarle que la puesta en escena volvió a ser austera. El entrenador de Arroyito tenía los argumentos para no andar malgastando energía en una época donde hay más carencias que abundancias a nivel colectivo. Ni hablar desde lo individual. Pero ganó. Y es lo que importa.

   Sobre todo cuando el tiempo apremia. Central no tenía permitido claudicar en esta cuarta fecha si es que no quería firmar el acta de defunción en Mendoza. Tenía la presión de obtener un triunfo sin importar las formas. Sobre todo cuando hay necesidades extremas. Aunque la fuerza interna floreció en el estadio Malvinas Argentinas y permitió prolongar la esperanza.

   Una ilusión que alimenta a cada canalla en pos de poder clasificar a la zona campeonato, pese a que Banfield y River tienen tres puntos más. Pero Central no baja los brazos. Pelea con lo que tiene. Con lo que puede realmente porque cae de maduro que el Kily aún no logra inyectarle identidad. Por ahora viene poniendo en campo una formación plagada de defensores más que una puesta de tinte ambiciosa. Esta versión auriazul funciona a gas, pero sigue en carrera. Y es lo que importa. Y vale.

   Sobre todo cuando restan dos fechas para que se defina la verdad de los clasificados. Ahí se verá realmente para que está este Central. Si para pelear en la zona campeonato frente a los verdaderos pesos pesados, o bien se codea con los mismos rivales que tienen igual o más inconvenientes de los que exhibe el equipo del Kily González, pese a que ayer clavó un triunfo que todavía lo mantiene vivito y coleando.

Primera vez con el arco cerrado

Y a la cuarta fecha logró ponerle cerradura al arco. Central terminó la noche en Mendoza con la valla invicta por primera vez desde que arrancó la competencia. Todo un buen síntoma, pese a que también hay que reflejar que el canalla mantuvo cinco defensores en cancha en todo momento. Sin embargo no recibió goles y es un plus para un equipo con falencias.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS